General

OPINIÓN. No hay derecho. Por José Cosín
Abogado

16/10/13. Opinión. El abogado José Cosín escribe sobre inmigración tras la tragedia de Lampedusa. Retoma su colaboración con EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com para hablar de la “miserable” política europea contra la inmigración al tiempo que recuerda que existen “muchas Lampedusas españolas”, como Melilla, “un lugar donde los derechos

EL OBSERVADOR opera bajo licencia Creative Commons BY-SA.

Lo que se traduce en las máximas posibilidades de utilizar los contenidos que esta revista publica, bajo las condiciones que a continuación se detallan.


Está autorizado siempre y para cualquier fin la copia, difusión y remezcla con destino a Internet de cualquier contenido que se encuentre alojado en la web www.revistaelobservador.com. Para usuarios de esta misma licencia CC-BY-SA se permite incluso el beneficio económico. La única condición es citar y enlazar tanto la fuente, (en este caso www.revistaelobservador.com), como el autor, en caso de que lo haya.

Para usar con fines comerciales los contenidos de www.revistaelobservador.com sin estar en posesión de esta modalidad de licencia, es necesario ponerse en contacto con esta revista, que debe autorizar expresamente el uso de cualquier contenido en este caso.

EL OBSERVADOR decidió acogerse a esta licencia por varias razones:

La pretensión básica de cualquier medio de comunicación, y esta revista no es excepción, es llegar al máximo número de personas con el menor esfuerzo posible por parte del público. La información en Internet es y debe ser un bien común y compartido. La mercantilización y subsiguiente monetarización de la información con que trafican los grandes grupos es una de las causas de su crisis, que sobre todo están pagando los trabajadores y trabajadoras de la prensa y un público al que cada día se le sustrae un poco más de su derecho constitucional y democrático a recibir información veraz. Por otra parte, no puede existir una información fiable e independiente que no esté elaborada por equipos de periodistas que realicen su labor según criterios profesionales.

Llegar a todas las personas y hacerlo con información de calidad y veraz, ese es el objetivo de
EL OBSERVADOR. Por esa razón, forma parte de la política de EL OBSERVADOR que su información sea utilizada con total libertad en blogs, webs, redes sociales y cualquier posibilidad que genere la propia dinámica de la Red.

Partiendo de esta convicción, es también objetivo de estar revista conseguir la máxima visibilidad y presencia, y la redifusión que los lectores puedan hacer de los contenidos significa una aportación de gran valor para
EL OBSERVADOR. De hecho esta revista utiliza contenidos de otras publicaciones, siempre con el máximo respeto tanto por sus autores como por las plataformas en que se publican.

Excepciones

1. Los contenidos (de cualquier tipo: texto, infografías, imágenes, ilustraciones…) pueden provenir de otras empresas que no asumen licencia de CC y que aparecen en www.revistaelobservador.com por algún tipo de contrato, convenio o intercambio. Por tanto,
EL OBSERVADOR no sería, en ningún caso, titular de ningún tipo de derechos sobre ellos, que hace uso de los mismos por su autorización expresa, como se consignará convenientemente. Eso significa que esos derechos no son transferibles ni EL OBSERVADOR puede autorizar nada. Cualquier persona que quiera hacer uso de esos contenidos debe ponerse en contacto directamente con el legítimo titular de los derechos y obtener de él la autorización.

2. Las viñetas también tienen autor. Aunque se acogen a CC, en ningún caso ni circunstancia se podrá hacer uso de ellas con fines comerciales.

La redacción

La revista EL OBSERVADOR está dirigida por el periodista Fernando Rivas, que a su vez es el propietario único y director de su empresa editora, Airon Sesenta SL. La plantilla indispensable para su edición diaria está compuesta por 4 personas como mínimo. Todas ellas se ocupan de todos los trabajos relacionados con la publicación: redacción, diseño, gestión informática, administración, publicidad, etc.

Los colaboradores

EL OBSERVADOR
tiene una plana de colaboradores que cubre todo el espectro de la actividad humana: política, economía, medio ambiente, cultura, geografía, urbanismo, arquitectura, salud, entretenimiento… Al igual que ocurre con la actividad informativa, todos ellos poseen punto de vista personal, alto nivel profesional y técnico, singularidad estilística y un discurso propio.

Los nombres que se pueden encontrar en la web de EL OBSERVADOR serían suficiente motivo para pagar la suscripción a esta revista: Alfredo Rubio, Rogelio López Cuenca, Paco Puche, José Cosín, Juan Torres, Encarnación Páez, Ángel Idígoras, José D. Ruiz Sinoga, Dardo Gómez, Rubén Lirio, Alberto Montero, S. Moreno Peralta, Luis Callejón, Rafael Yus Ramos, Carlos Taibo, Fernando Wulff, Jorge Alaminos, Antonio Villanueva, Fernando Ramos Muñoz, Sergio Brenes Cobos, Anton Iván Ozomek, Eduardo L. Quintanilla, entre otros.

Línea editorial de EL OBSERVADOR

Espíritu crítico, rigor, veracidad y la indispensable independencia. El medio de comunicación que no sea capaz de unir estos cuatro conceptos en su práctica diaria a lo largo del tiempo puede estar transmitiendo información, pero en ningún caso estará haciendo periodismo. EL OBSERVADOR quiere hacer periodismo con un fuerte sentido crítico y una radical toma de partido por la independencia, la veracidad y el rigor. No hay otro medio local que publique en Málaga lo que EL OBSERVADOR lleva a sus lectores a diario. Así lleva más de 25 años.

La financiación de
EL OBSERVADOR


EL OBSERVADOR tiene unos ingresos por publicidad que no llegan a cubrir los gastos que genera. Parte de los beneficios que su empresa editora, Airon Sesenta SL, obtiene de realizar otros trabajos se invierte en la revista. Esta empresa, como EL OBSERVADOR, no pertenece a ningún grupo de comunicación ni padece similares sinergias. No hay contratos, convenios ni acuerdos con empresas públicas ni privadas, ni con la Administración pública en ninguno de sus niveles. Tampoco tiene relación económica con ningún partido, ni sindicato, ni poder judicial, ni entidad religiosa, ni ningún otro organismo específico de los poderes públicos o privados del Estado o del capital.

La plantilla de
EL OBSERVADOR divide su jornada entre las labores de la revista y la atención a los otros trabajos que sirven de fuente de ingresos de la empresa. Así ha sido desde los comienzos, y, aunque tenga sus contrapartidas incómodas, esta estrategia ha servido para garantizar la indispensable independencia de EL OBSERVADOR a lo largo del tiempo.

EL OBSERVADOR
y la crisis de la prensa

EL OBSERVADOR
 fue un medio pionero en la reconversión digital. Hace más de 7 años que se dejó de publicar como revista impresa de periodicidad bimestral y pasó a ser un medio online que distribuye información de lunes a viernes. Cuenta con casi 25.000 suscriptores diarios.

Es importante saber que la digitalización por sí misma no significa una reducción de costes. Solo en apariencia. Crear y mantener tanto una plataforma permanente como un sistema de correo electrónico masivo suponen una inversión que, en la escala en que esta empresa se sitúa, no resulta inferior a la de imprimir 6 u 8 números de una revista de 64 páginas cada dos meses. A esto se añade un coste esencial: el del trabajo. EL OBSERVADOR necesita un equipo de 4 personas dedicadas a su gestión global.

La prensa informa habitualmente de la crisis económica por la que atraviesa el sector, y no es este el lugar para dar una explicación sobre esto. La realidad es simple: los ingresos por publicidad han apoyado pero nunca garantizado la sostenibilidad de
EL OBSERVADOR, y la empresa editora, que lo mantenía con el margen de sus beneficios correspondiente, ha entrado en pérdidas, por otras razones, pero cuyo resumen es fácilmente comprensible: la crisis de negocio que afecta a todos los sectores afecta radicalmente a las empresas de servicios de comunicación y de gestión cultural, los campos en que se mueve Airon Sesenta SL.

EL OBSERVADOR y la crítica

EL OBSERVADOR
es un medio crítico, hipercrítico cuando es necesario. Nada de esto se ha ocultado jamás (¿cómo podría, un medio de comunicación?). Quien se acerca a los textos de EL OBSERVADOR encuentra una perspectiva crítica y con frecuencia un lenguaje duro. No hay que aclarar que esto ha generado una base social de miles de seguidores que comparten la necesidad de una información veraz y sin contemplaciones, pero también una estética periodística alejada de esas convenciones que tantas veces se acercan a las componendas y buen entendimiento con determinados poderes. También ha causado no poca crítica, por los términos en que a veces se refieren a determinadas personas, entidades o instituciones, los textos aparecidos en la revista, especialmente en ciertos artículos de opinión.

La redacción de EL OBSERVADOR va a seguir siendo fiel a sus principios de libertad editorial, indispensable independencia, sentido crítico e, indudablemente, seguirá publicando textos corrosivos cuando la ocasión lo merezca. Este es un medio que se precia en dejar absoluta libertad a sus colaboradores tanto como a la propia redacción. El veneno en la palabra exige una convicción previa: nadie que, encaramado a un puesto público o desde una posición de privilegio de otra índole, menoscaba el espacio público puede pedir respeto político, profesional ni personal.

EL OBSERVADOR y el margen de participación del lector

EL OBSERVADOR no tiene espacios para la participación del lector”. No es cierto. En los últimos años se identifica participación del lector con una pretendida obligación que adquiere cualquier medio de abrir foros en cada pieza publicada. Esta imposición viene asociada al supuesto carácter democrático: el medio que abre foros, es democrático; el que no lo hace, no lo es. La decisión de no dar ni un milímetro de espacio para la libre expresión de trolls e impresentables de diverso cuño protegidos por el anonimato nada tiene que ver con el carácter democrático de un medio. No es favoreciendo la visibilidad de estos grupos como se garantiza la participación de todas las personas en igualdad de condiciones. De hecho, es fácil comprobar el poder que estos colectivos tienen en Internet y su muy bien organizada y financiada capacidad para neutralizar cualquier discurso que sea coherente, inteligente y bien asentado. A esto hay que añadir de dónde y cómo obtienen su inspiración. Obsérvese la línea de pensamiento y acción de determinadas fundaciones asociadas a partidos y los argumentos más frecuentes en los foros de noticias. Nada es inocente.

Cosa muy distinta es la participación del lector. Nunca se ha impedido a nadie escribir una nota, un artículo, una colaboración o una carta al director en EL OBSERVADOR. Al contrario, siempre que alguien se pone en contacto con la redacción para matizar, contradecir o criticar una noticia o artículo de opinión recibe la inmediata invitación para enviar un texto en el que aclare su propia posición con total libertad. Solo hay una condición: su nombre se publica en el artículo.

EL OBSERVADOR
privilegia la participación de las socias y socios

En esta nueva etapa, EL OBSERVADOR pasa de recibir sugerencias o informaciones de los lectores a abrir líneas informativas, debates, secciones y todo tipo de innovaciones a propuesta de socias y socios. Y no se trata de esperar a que se produzcan. EL OBSERVADOR pondrá en marcha un sistema de sondeos, consultas, encuestas y entrevistas con quienes se asocien a él. Por tanto, no se trata de permitir poner un comentario de unas frases al pie de una noticia, sino de implicar al lector en la marcha de la revista

OPINIÓN. Colaboración. Por Carlos Taibo
Profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM)

11/10/13. Opinión. El profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Madrid, Carlos Taibo, retoma su habitual colaboración con EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com y aprovecha la ocasión para hablar de las subidas en las tasas y matrículas de, precisamente, las universidades públicas. “Decenas de miles de jóvenes, y acaso de no tan jóvenes, se han visto

OPINIÓN. Comercialmente hablando. Por Rubén Lirio
Director comercial Yerbabuena Software

10/10/13. Opinión. El pasado 29 de septiembre Wilson Kipsang batió el récord del Mundo de Maratón en Berlín (2:03:23). Un momento histórico para el mundo del deporte y del atletismo en particular que tuvo el privilegio y el honor de formar parte de él Rubén Lirio, uno de los colaboradores de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. Lirio relata en su nuevo artículo cómo le fue

OPINIÓN. La fachada indiscreta. Por Anton Iván Ozomek Fernández
Geógrafo y autor del blog ‘Edifeicios’

07/10/13. Opinión. El geógrafo Anton Iván Ozomek responde al columnista de diario Sur, Teodoro León Gross, que el 24 de septiembre publicó el artículo ‘Caer la Mundial’. El opinador del periódico de Vocento hablaba de una “histeria patrimonial” al hacer referencia a las plataformas vecinales que promueven la defensa de edificios como La Mundial. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com ofrece

Airon Sesenta S.L.
   
Dirección:
Fernando Camino 11, 1º A
Málaga
Málaga
29016
España

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Teléfono: 952226790
Fax: 952215131

Información: Empresa multimedia que opera en todos los segmentos de la comunicación, edición, producción audiovisual, prensa, organización y gestión de eventos.
 
 

AIRON SESENTA S.L.

Opera en todos los segmentos de la comunicación, edición, producción audiovisual, prensa, organización y gestión de eventos.

cab_ediciones
AIRON SESENTA ES UNA EMPRESA EDITORIAL
Libros de gran formato y visuales, fotografía y arte, ecología, turismo y ocio, narrativa, facsímiles, posters, revistas.
El Observador, temas relacionados con la cultura, ocio, turismo, ecología, urbanismo, medio ambiente...
cab_television AIRON SESENTA ES UNA PRODUCTORA AUDIOVISUAL
Producción de audiovisuales, programas, series de televisión, vídeos promocionales, cobertura de noticias y actos, anuncios y campañas de publicidad en televisión.
cab_diseno AIRON SESENTA ES UN GABINETE DE DISEÑO
Diseño gráfico, logotipos, materiales impresos, imagen corporativa.
cab_proyectos
AIRON SESENTA ES UNA EMPRESA DE COMUNICACIÓN
Diseños estratégicos de campaña, desarrollo integral de campañas de comunicación, desarrollo y seguimiento de campañas, gabinete de prensa, representación.
cab_revistas AIRON EDITA "EL OBSERVADOR"
La revista realiza un análisis minucioso de la actualidad social, política, cultural, medioambiental y económica malagueña
cab_encargo
AIRON SESENTA REALIZA PUBLICACIONES POR ENCARGO
Airon se adapta a las necesidades y demandas del cliente, estando en condiciones de ofrecer todas las fases de producción de una publicación: diagramación, diseño, maquetación, redacción, edición, supervisión editorial y distribución final.

Greenpeace
http://www.greenpeace.org/espana/


Ecologistas en Acción
http://www.ecologistasenaccion.org/


Consume Hasta Morir
http://www.letra.org/spip/

Opcions, revista consumo crítico y responsable
http://opcions.org/


IDEAS (Iniciativas de Economía Alternativa y Solidaria)
http://www.ideas.coop/

Tienda Soy Natural
http://www.soynatural.org/


Asociación Ruedas Redondas
http://www.ruedasredondas.org/


Turismo Ecológico
http://www.ecotur.es/

Revista Cáñamo
http://www.canamo.net/


Revista El Jueves
http://www.eljueves.es/

Revista La Chispa
http://www.lachispa.net/


Página de Rogelio López Cuenca
http://www.lopezcuenca.com/


Sindicato de Periodistas de Andalucía
http://www.spandalucia.com

Librería Proteo
http://www.libreriaproteo.es/


Amnistía Internacional
http://www.amnesty.org/es


Pobreza Cero
http://www.pobrezacero.org/


Intermón Oxfam
http://www.intermonoxfam.org/


ARSO (web pro independencia saharaui)
http://www.arso.org/index.htm


Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS)
http://www.saharaindependiente.org/

Poemario Sáhara
http://poemariosaharalibre.blogspot.com

Aulaga
http://www.aulaga.info

Flamenco en Málaga
http://www.flamencoenmalaga.es

Extremadura Progresista
http://www.extremaduraprogresista.com/