Sur contó hace dos semanas el caso de los Torres, vecinos de Balcón de Olletas. Han convertido su chalet en una ‘isla energética’ para “rebelarse” contra el Ejecutivo. El periódico, sin embargo, pasó de puntillas por la polémica real. El sector fotovoltaico prepara alegaciones contra estas medidas

15/06/15. Medio Ambiente. El Ejecutivo de Mariano Rajoy (PP) continúa con sus planes de instaurar un ‘impuesto al sol’ que hará inviable monetariamente las instalaciones de autoconsumo eléctrico en viviendas de particulares y en pequeñas y medianas empresas. Vamos, que habrá que pagar, y bastante, por tener la conocida bateríade placas solares AQUÍ. Ante esta perspectiva, Miguel Torres, ingeniero...

...  técnico industrial, decidió desconectar su hogar en Balcón de Olletas, Málaga, de la red eléctrica. Ahora es una isla energética. Los Torres consumen la energía que generan con esas placas solares y desde hace un año no pagan a Endesa, tal y como recogía el diario Sur en dos reportajes publicados semanas atrás. Lo que el periódico de Vocento no explicaba con profundidad es la polémica decisión del Gobierno de instaurar estos nuevos impuestos que hacen muy inviables este tipo de instalaciones que antes fomentaban. Por este motivo, EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com ha conversado con la UNEF, una de las principales asociaciones del sector fotovoltaico, que desgrana su denuncia y adelanta que preparan una campaña de alegaciones contra el borrador que el Gobierno ya ha remitido a l Comisión Nacional del Mercado de Valores.

NURIA Triguero publicaba el 30 de mayo un reportaje titulado ‘Los Torres ya no tienen recibo de la luz’. El pasado 7 de junio insistía en la idea, y escribía un segundo artículo, ‘Todos quieren ser como los Torres’, acompañado de un suelto, ‘¿Quiere desengancharse de la red eléctrica? Estos son los pasos’. El problema es que las motivaciones reivindicativas de esta familia malagueña quedaban deslucidas por la anécdota que es no pagar a una eléctrica desde hace varios meses. ¿Por qué los Torres han convertido su casa en una isla energética? La UNEF, Unión Española Fotovoltaica, una de las principales asociaciones del sector, han dado varios detalles a esta revista sobre por qué las medidas del Ejecutivo con respecto a este sector energético suscitan tanto malestar.

EL propio Miguel Torres, padre de familia e ingeniero técnico industrial, ya explicaba a finales de mayo en el periódico de Vocento que la del Ejecutivo “es una clara maniobra para proteger los intereses de las grandes eléctricas y evitar que los consumidores nos convirtamos en agentes activos del sistema energético”. Una de las modalidades más extendidas en el autoconsumo eléctrico es permanecer conectados a la red española para evitar que en los días sin sol la vivienda sufra apagones. Torres solventó este problema instalando una batería en su azotea. ¿Qué dice la UNEF?

LA asociación no es partidaria de convertir cada vivienda en una isla energética. Por el contrario, propone que la regulación estatal no sea tan intransigente como la que se viene proponiendo, y defiende que los hogares con generadores de electricidad aporten la energía a la red durante el día. La energía en horario matutino y vespertino es más cara que en horario de noche (simple cuestión de oferta y demanda) y la UNEF parte de la premisa de que muchos autoconsumidores están fuera de casa durante esas horas por trabajo. Por ello, si lo generado durante esas horas va a la red, la red, como contraprestación, podría prestar servicio a la vivienda con la instalación durante la noche, aunque fuera pagando una pequeña diferencia económica. Es lo que se conoce balance neto, y en resumidas cuentas es un ‘genero electricidad durante el día que es cuando hay luz, y al no estar en casa, para evitar que se pierda, la cedo a la red. Cuando llego por la noche a casa, tomo la energía equivalente a la cedida por parte de la red’. Se trata de una cuestión que no se ha regulado en España, y sí en otros países de Europa.

ESTA medida iría encaminada a la eficiencia energética y también se conseguiría fomentar la generación verde de electricidad. El Gobierno, sin embargo, remitió hace dos semanas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores un borrador del Real Decreto (RD) que introducirá este “peaje al sol”. La reforma comenzó en 2013, recuerdan desde la UNEF, y lo que antes era conocido como ‘impuesto al sol’ ahora llega bajo el nombre de ‘cargo por otros servicios al sistema’. Un cargo que aumentará la amortización de las inversiones en las instalaciones de autoconsumo. Si una vivienda podía tardar cuatro años (o bastante más, en función de las ayudas obtenidas) en amortizar su inversión, ahora ese plazo podría incluso duplicarse o triplicarse.

DESDE la UNEF denuncian que el borrador del RD pretende constituir una “prohibición económica”, al hacer que muchas inversiones ya no salgan a cuenta. El RD planta, incluso, un cargo nuevo, que es un peaje para sistemas de acumulación mediante batería. Una pequeña empresa podría recuperar su inversión, antes, en 4 años. Ahora podría pasar a recuperar su inversión en 30 años, algo sencillamente inviable.

LA UNEF reconoce que las instalaciones aisladas como la de Miguel Torres “quedan aisladas”, pero lo interesante “no es desconectarse de la red, sino usarla”. La asociación también denuncia las amenazas de multas que se incluyen en esta nueva norma, desproporcionadas (de hasta 60 millones cuando sanciones por escapes nucleares ascienden a menos, por ejemplo). Por este motivo, la UNEF prepara alegaciones a este Real Decreto. Unas alegaciones que pronto verán la luz y que podrán presentar por todas aquellas personas físicas o jurídicas que lo deseen. La UNEF pondrá a disposición de todos aquellos interesados estas alegaciones a través de las redes sociales, y el documento también le será remitido a otras plataformas ciudadanas, a ONG, y a otras agrupaciones del sector.

LA UNEF interpreta del Real Decreto remitido que el autoconsumidor no reconoce en el autoconsumo “una medida de ahorro y eficiencia energética deseable” y la regulación asegura que se interviene para favorecer al usuario, lo cual no es cierto. “Los autoconsumidores que están conectados a la red ya pagan el término fijo de su factura, pero además del autoconsumo tienen otras medidas de ahorro, como encender la chimenea o abanicarte”, recuerdan. “El Gobierno ve que hay parte de la energía variable con sus impuestos proporcionales que los autoconsumidores, por ser más eficientes, no pagan. Lo que quiere es que lo paguen. Es como si usas habitualmente el coche para ir a trabajar, un día coges la bicicleta, y pretendiesen que ese día también pagases la gasolina”.

PUEDE leer artículos relacionados:
- 12/04/13 El papel de la energía barata en la desconfiguración del territorio del litoral mediterráneo