“Los ciudadanos no entienden que les cambien las losas de las calles por otras más nuevas mientras les dejan las viejas tuberías de uralita [fibrocemento] que se colocaron hace 50 años debajo y de la que beben todos los días o un saneamiento que les atasca sus propias viviendas”

OPINIÓN. Camino a Laponia. Por Sergio Brenes
Concejal socialista en el Ayuntamiento de Málaga


26/09/18. Opinión. El concejal del grupo socialista en el Ayuntamiento de la capital, Sergio Brenes, reflexiona en su nueva colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre las tuberías de “uralita”, de fibrocemento que hay en toda Málaga, “pese a que la Unión Europea prohibió la instalación de este material en Europa a comienzos del presente siglo por su riesgo para la salud...

...una vez que se deteriora el material y las fibras que lo componen se van desprendiendo y pueden pasar a ser respirado o ingerido. Les sonarán los términos "amianto" o "asbesto" y su relación más que probada y demostrada con el cáncer”.

Basta de chapuzas

DURANTE décadas el fibrocemento, la popular "uralita", fue un material muy usado en la construcción. Aún en nuestra ciudad pueden verse los típicos techos grises en naves industriales o edificios de viviendas y depósitos para agua coronando las terrazas y azoteas de muchas viviendas realizados con este material. Pero también tenemos en nuestra ciudad unos 750 kilómetros de tuberías de EMASA por la que se conduce el agua que llega a las puertas de nuestras casas, la que bebemos a diario o que utilizamos para cocinar y ducharnos.


Y todo pese a que la Unión Europea prohibió la instalación de este material en Europa a comienzos del presente siglo por su riesgo para la salud, una vez que se deteriora el material y las fibras que lo componen se van desprendiendo y pueden pasar a ser respirado o ingerido. Les sonarán los términos "amianto" o "asbesto" y su relación más que probada y demostrada con el cáncer, sólo hay que buscar a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y lo que opina sobre este material. Pero no soy de crear alarma a la población.


EN 2009 presenté una primera moción en el ayuntamiento de Málaga para que se aprovechasen las obras de  acerado en la ciudad para cambiar esas antiguas tuberías. Posteriormente como consejero socialista en EMASA junto a mi compañera Begoña Medina fuimos presentando diferentes iniciativas políticas en 2011, 2013, y también en la presente legislatura ante el Ayuntamiento de Málaga para que se realizara un Plan de Eliminación del Fibrocemento de nuestra red de agua potable, llevando a cabo la progresiva retirada de estas conducciones que además de lo anteriormente dicho, son las causantes de la mayoría de fugas y pérdidas de agua de la red de abastecimiento de Málaga por su fragilidad y las antiguas válvulas de empalme que se utilizaron en su colocación.

PERO el equipo de gobierno del Partido Popular está en campaña electoral y para ello ha previsto para estos meses que quedan hasta las elecciones obras de acerado en más de 100 calles de la ciudad de Málaga. La mayoría sin el más mínimo proyecto más allá de renovar la solería. Y es aquí cuando hay que hablar otra vez más, y van muchas, de las “chapuzas” por los intereses electoralistas del PP. La plaza de la Merced o la calle Madre de Dios son dos de los mejores ejemplos en los que se ve el despilfarro de millones de euros en obras mal hechas por prisas electorales y que años después hay que volver a pagar, levantando aceras y pavimentos y metiendo las tuberías que en su día no se cambiaron. Los malagueños pagan y repagan por lo mismo.


LA mayoría de las barriadas de Málaga merecen obras de reurbanización bien hechas para que aguanten otros 40 o 50 años, ya que algunos de estos barrios llevan sin arreglarse desde que se construyeron entre 1950 y 1980 y tienen tuberías de uralita, conducciones de saneamiento que no tienen capacidad de carga y están continuamente con problemas de atoro, calles sin redes de alcantarillado, etcétera... Y es que no es lo mismo renovar la ciudad que un simple lavado de cara y además mal hecho.

LAS prisas electorales del PP en la ciudad de Málaga cada cuatro años, unos meses antes de las elecciones, nos salen muy caras a los ciudadanos.  Y es que los vecinos afectados por esas obras chapuceras se indignan como ha ocurrido recientemente en la barriada de Santa Rosalía, al igual que en su día ocurrió en plaza de la Merced o en calle Moneda Forera y en tantas otras. Los ciudadanos no entienden que les cambien las losas por otras más nuevas mientras les dejan las viejas tuberías de uralita que se colocaron hace 50 años debajo y de la que beben todos los días o un saneamiento que les atasca sus propias viviendas. No entienden que la única respuesta para no cambiarles las tuberías por parte del PP sea que cuando se vayan rompiendo se irán levantando nuevamente las aceras que están colocando. Por eso, indignados por esa tomadura de pelo se movilizaron y acudieron a la Comisión de Pleno de Medio Ambiente del Ayuntamiento, por eso se pusieron en contacto con Andalucía Directo e invitaron al especialista en la materia Francisco Puche y la Plataforma de Málaga Amianto Cero para manifestarse en la calle.


NO es la primera vez que en los barrios de Málaga los vecinos se niegan a que en su calle hagan una chapuza despilfarrando el dinero de todos. Está claro que una cosa es lo que necesita Málaga realmente y otra muy distinta son los intereses electorales del PP.

PUEDE leer aquí anteriores artículos de Sergio Brenes:
- 12/09/18 Lo que trae septiembre
- 25/07/18 Pasó lo inevitable: Moreno Bonilla y Bendodo volvieron a perder
- 11/07/18 Fuera de control
- 27/06/18 Pleno de junio

- 13/06/18 Un baño de realidad
- 30/05/18 Ya sabemos dónde está el dinero de la plaza de la Merced
-16/05/18 Salvar Arraijanal
- 02/05/18 El enemigo en casa
- 18/04/18 Presupuesto y ajustando cuentas
- 04/04/18El yacimiento fenicio de Cerro del Villar: pasado, presente y futuro
- 21/03/18 Un Pleno más
- 07/03/18 Un candidato a palos
- 21/02/18 Nadie conoce a nadie
- 07/02/18 Movilidad Sostenible desde el coche oficial
- 24/01/18 Todo por amor
- 10/01/18 ¿A quién va a creer usted?, ¿a mí, o a sus propios ojos?
- 27/12/17 2017. Una muerte a pellizcos
- 13/12/17 Los juegos prohibidos