Los directores de Sur, La Opinión y Málaga Hoy (Castillo, Mellado y Méndez) no dieron ayer en sus diarios el conflicto de los compañeros. O no se enteraron, o no le dieron importancia, o no les dejaron publicarlo. Decidan ustedes

05/05/16. Opinión. El martes pasado más de medio centenar de personas se concentraron en la puerta del Edificio Galaxia como protesta contra el ERE de Unidad Editorial que afectará a varios periodistas de El Mundo o Marca en Málaga. El mismo día los sanitarios del Clínico de la capital hicieron un acto similar exponiendo su situación. Al día siguiente los medios locales solo se hicieron eco de uno...

...de los dos hechos. Del segundo. ¿Cuáles son las diferencias? A la concentración en las puertas de las oficinas de El Mundo acudieron varios periodistas de varios medios, como Sur, La Opinión, Málaga Hoy… ¿Por qué no lo escribieron en sus páginas? ¿Por qué no apareció en ninguna emisora? Cabe preguntarse; Manolo Castillo (director de Sur), Juande Mellado (de La Opinión de Málaga) y Antonio Méndez (el homólogo del Málaga Hoy), ¿por qué no se publicó nada? ¿No se enteraron del suceso? ¿Sí se enteraron pero consideraron que no era noticiable, que no era importante? ¿O es que la empresa periodística no les permitió publicarlo? Que el lector sea quien decida. Perro no come carne de perro. Reflexión de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

NO es nada nuevo. El periodismo está lleno de mantras y frases hechas que reflejan cómo es el transcurso del oficio. Una es que perro no come carne de perro. Así, ningún medio de comunicación publica artículos sobre los propios ERE, a no ser que sea en el contexto de una huelga de firmas o de una de trabajadores. Sorprende, pero también son pocos los diarios, radios, portales o televisiones que escriben sobre estas situaciones en otras cabeceras. Así, en el caso de España, en pocos lugares se puede leer sobre el expediente que dejará a 224 empleados de Unidad Editorial (que edita El Mundo o Marca entre otros medios) en la calle. Algunos son El Confidencial, PRnoticias o esta misma revista.


EN
el caso de los medios locales ocurre un tanto de lo mismo. Ni diario Sur, ni La Opinión ni el Málaga Hoy publicaron en sus ediciones de ayer una sola página o una mera mención a la concentración de más de medio centenar de personas, entre ellas periodistas y políticos, que se concentraron a mediodía en la puerta del Edificio Galaxia, sede de las oficinas en Málaga de El Mundo. Todo ello, a pesar de que la protesta estuvo concurrida por concejales como Eduardo Zorrilla o Remedios Ramos (Málaga para la Gente) o Ysabel Torralbo (Málaga Ahora).

escribieron sobre una protesta de sanitarios en las puertas del Clínico. Tan trabajadores son los profesionales de El Mundo como los profesionales del hospital. Evidentemente, los segundos soportan una situación insostenible producto de una gestión política (pública) ineficiente. Pero los primeros también sufren una situación que es producto de una gestión privada, ineficiente y con un debate por abrir, con un melón sin tajadas como es el hecho de que los medios españoles estén en manos de empresas extranjeras y que incluso se aboque al cierre de una delegación de diario como la de El Mundo Málaga y que ni siquiera da pérdidas.

LAS
ofertas de indemnización que ha propuesto Unidad Editorial a los profesionales sobre los que se cierne el ERE son irrisorias y no alcanzan los mínimos de sentido común que se adoptaron en expedientes pasados o en los despidos de finales del año 2015. Esta situación tampoco es espontánea y refleja las consecuencias de una reforma laboral como la que orquestó el Partido Popular en la pasada legislatura.


Y
sin embargo, ni una palabra de esto se ha escrito en las grandes cabeceras locales, ni en radio ni en prensa escrita. Periodistas de todos los medios malagueños acudieron a las puertas de El Mundo Málaga a expresar su solidaridad. Sin embargo, a la hora de difundir su lucha, nadie colabora. Y no es por falta de ganas.

DESPUÉS
son los directores de los diarios como Manolo Castillo (Sur), Juande Mellado (La Opinión) o Antonio Méndez (Málaga Hoy) quienes acuden a jornadas y ponencias sobre la libertad de expresión o secundan manifestaciones un tanto cínicas como la que promovió la Asociación de la Prensa de Málaga el lunes pasado, con la celebración de la carrera por el periodismo libre. La directiva al completo de la APM se hizo ver en el acto. A la concentración en las puertas de El Mundo solo acudió una persona de esta directiva.

SOLO
hay una pregunta que hacerse. Ya se han escrito en varias ocasiones páginas y páginas en esta web sobre cómo incluso los directores de diarios locales están atados de manos y poco pueden hacer, más allá de obedecer las directrices mercantiles de la empresa de rigor. Y es que no se puede olvidar que los medios de comunicación son, ante todo, empresas. La épica y el romanticismo de este oficio se diluye en cuanto se recuerda algo tan evidente como complicado: comer cuesta dinero.

QUIZÁ
si los medios de Málaga no escribieron sobre este tema en sus ediciones de ayer fuese porque sus directores o no se enteraron (y valdría entonces preguntarse qué tipo de periodistas son, que no se enteran de este tipo de convocatorias), o no les pareció ni importante ni remarcable ni noticiable (volver al punto uno; preguntarse qué tipo de periodistas son) o, directamente, es que no les dejaron hacerlo. Los lectores ahora pueden decidir cuál es la respuesta.

PUEDE
 leer artículos relacionados:
- 04/05/16 Más de cincuenta periodistas (y sonoras ausencias) arropan a la plantilla en huelga de El Mundo Málaga. Las negociaciones, encalladas en un día por la Libertad de Prensa “con nada que celebrar”

- 03/05/16 Día de la Libertad de Prensa. Los medios de Málaga, por dentro. Sus directores, sin poder real, se pavonean sobre el tema, cuando ni mandan ni son libres. Los periodistas de a pie tragan a su pesar
- 27/04/16 Cinismo. La Asociación de la Prensa de Málaga recuerda en un acto de la UMA el número de periodistas en paro de la provincia. Se ‘olvida’ de la precariedad que sufre el resto y por la que no hace nada