Vecinos, expertos y asociaciones opinan acerca de esta petición que reabre el debate sobre el futuro del enclave. El punto donde convergen todas las posturas es en el de una consulta popular para esclarecer qué quieren  los ciudadanos

14/06/17. Opinión. Después del estancamiento del proyecto de un equipamiento cultural para la parcela donde se encuentra el antiguo cine Astoria, surge en las redes sociales la campaña ‘El Astoria, sobra’. Una iniciativa que propone no construir en el solar del Astoria y dejar un espacio diáfano y público en el lugar donde ahora está el edificio. Este movimiento abre el debate sobre el uso de este espacio, donde la mayoría...

...de las posturas son defensoras de una consulta popular que contemple todas las opciones, incluida la de un espacio libre y sin ninguna construcción, como una ampliación de la plaza. Informa EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

“DESDE hace muchos años nosotros hemos defendido la posición de dejar un espacio abierto. Que se dinamite el Astoria”, así define la postura de la Asociación de Vecinos Málaga Centro su presidente, Antonio César. Esta máxima es la que muchos ciudadanos reflejan en sus comentarios en las redes sociales, donde surge esta campaña. Manolo Reina, uno de los difusores de esta iniciativa, afirma que “Málaga necesita espacios públicos grandes, puntos de encuentros para los ciudadanos, y no tanta política del ladrillo”, además añade que debajo podría haber “importantes” restos romanos. “Nuestro legado no puede ser dejar sólo edificios, sería una joya dejar ese espacio libre”, señala Reina, declarando que la campaña está teniendo buena acogida.



OTRA postura a favor de la demolición, y de dejar un espacio libre es la del grupo municipal IU-Málaga para la Gente. Eduardo Zorrilla, portavoz de la formación, asegura que el edificio hay que demolerlo “sí o sí” ya que “no tiene interés histórico y supone un problema de seguridad para los viandantes” por el estado ruinoso en que se encuentra. “Nosotros siempre hemos defendido que se quede un espacio diáfano, aunque por supuesto creemos que lo que se debe hacer es una consulta ciudadana para que sean los vecinos quiénes elijan lo que quieren ahí”. Señala que una de las cuestiones por las que no estaban de acuerdo con el concurso presentado por el alcalde es que no se valoraba la opción de no construir, que para ellos “sería la mejor, ya que se ganaría espacio público y mejoraría la visión del conjunto arquitectónico de la Alcazaba”. Afirma que los 21 millones que el Consistorio lleva invertido ya “se han perdido”, pero ello no impide poder crear un espacio libre.

EL punto en el que coinciden tanto los detractores de dejar un espacio libre como los que están a favor, es en la idea del concurso público. El arquitecto Fernando Ramos propone la creación de un “proceso participativo, en el que confluyan residentes, técnicos y todos los agentes urbanos, de ahí debe salir la propuesta definitiva para ese entorno”. “Mi posición es que hay que derribar el edificio, pero que debe construirse algo, no debería quedarse libre nunca, un espacio vacío desvirtuaría el carácter de la plaza” asegura.



LA plataforma Edifeicios, defensores del patrimonio en la ciudad, se decanta por mantener una construcción en la parcela, según su publicación en Facebook AQUÍ, pero también son defensores de un debate abierto a la ciudadanía. En los fotomontajes que se pueden ver en las imágenes superiores, creados por ellos, se puede apreciar cómo quedaría la plaza con ese espacio diáfano y como se encuentra en la actualidad cerrada. Anton Ozomek representante de la plataforma declara que se decanta por un edificio, “pero no tan alto ni con la estética del actual”, además asegura que le preocupa que se elija “una arquitectura vanguardista que termine de eliminar para siempre el carácter decimonónico de la plaza” cosa que dice “también ocurriría al dejar sin edificar uno de sus cuatro lados”.


EN la línea de crear un equipamiento cultural se posiciona la Asociación de Vecinos Centro Antiguo, según su portavoz Mercedes Espinel. “El sentimiento general en nuestra asociación es que se debería crear un centro cívico, algo que aporte a la vida de los vecinos y a la ciudad, no sólo a la hostelería” afirma Espinel. Señala la falta de equipamientos en el centro para las personas que allí viven, como centro para mayores o para niños.

EN los vaivenes del Ayuntamiento en este tema, en 2010, el que por aquel entonces era concejal de Cultura, Damián Caneda, ya hablaba de demoler y dejar un lugar libre  si no se encontraba un socio privado capaz de levantar un edificio “singular”, según una información de Málaga Hoy AQUÍ.

PUEDE ver aquí anteriores artículos relacionados con esta publicación:

- 17/05/17 DOSSIER (I). Banderas se ofende por el rechazo de su proyecto para el Astoria y lo abandona. El aval del actor no es garantía de éxito empresarial, muchos de sus negocios fracasaron a lo largo de los últimos años con millones de perdidas
-16/05/17 El PSOE hace de muleta del PP y le salva el concurso del Astoria. Los socialistas se abstienen ante una moción de Málaga para la Gente, y dan vía libre a las pretensiones del Ayuntamiento para construir el proyecto ‘a medida’ de Banderas
-15/05/17 Un procedimiento kafkiano. Durante años la ‘perversa’ gestión de la gerencia de Urbanismo, y la ‘dejadez’ de Cultura de la Junta, obstaculizaron a la empresa Baensa para que no pudiera construir en el solar del Astoria

-12/05/17 El Ayuntamiento de Málaga ya ofreció la manzana del Astoria y Victoria a Antonio Banderas hace un año. Ahora, el proyecto de Seguí que ha ganado el concurso de ideas y que apadrina el actor busca confeccionarse su ‘traje a medida’
-08/05/17 Se crea una petición en la web Change.org, que ya alcanza las 1.000 firmas, contra la construcción del edificio de Seguí y Banderas que ganó el concurso de ideas para el cine Astoria
-02/05/17 ‘Lo del Astoria’ (primera parte). De Seguí sale la propuesta del negocio y el que llamó a todos. De la pareja de arquitectos mexicanos es el ‘normalito’ proyecto arquitectónico. Banderas se apuntará si al final hay dinero… para él