Antonio César, presidente de la AAVV Málaga Centro: “El Ayuntamiento ha dado permiso para que la hostelería se haga dueña de la ciudad a cualquier precio. Además hay algunos establecimientos que son intocables”

“Hay mucha tolerancia con los bares y mucha presión con los vecinos, el centro se está convirtiendo en una gran taberna”

En junio el Consistorio creó una ‘brigada de las terrazas’ para vigilar que los establecimientos cumplan el horario de cierre y la ocupación de la vía pública. Los ciudadanos no han notado ninguna mejora de la situación. Los hosteleros de calle Alcazabilla denunciaron en ‘La Opinión’ el acoso de las inspecciones policiales, mientras, en la misma calle El Pimpi sigue ocupando para su uso la plaza Zegrí

21/09/17. Opinión. El Ayuntamiento de Málaga continúa sin atajar los problemas que está generando la metamorfosis que vive el centro de la ciudad. Lo que antes era una zona llena de vida donde convivían la hostelería, los comercios y los vecinos, ahora se está convirtiendo en “una gran taberna”, como afirma Antonio César, presidente de la AAVV Málaga Centro. La desmesurada ocupación...

...de las terrazas que hace imposible el tránsito de la gente, los ruidos que estas generan y que molestan a los habitantes de la zona, y el monopolio de bares y restaurantes de los locales son algunas de las quejas de los malagueños. “El Ayuntamiento ha dado permiso para que la hostelería se haga dueña de la ciudad a cualquier precio” advierte César. Añade que mientras que hay bares que cumplen con la normativa hay otros que son “intocables” en la ciudad. Además advierte de que “hay mucha tolerancia con los bares y la ocupación que hacen, y mucha presión con los que aquí vivimos”, poniendo de ejemplo las mudanzas en el centro, de las que dice que es “un proceso burocrático larguísimo”. Informa EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

EL pasado mes de junio el Consistorio creó una ‘brigada de las terrazas’ para vigilar el cumplimiento de las normas por parte de los bares y restaurantes: horas de cierre y ocupación de la vía pública entre otras. Después de tres meses los vecinos siguen sin notar ninguna mejoría, y continúan viendo como las calles se pueblan de sillas y mesas, dificultando el paso de los peatones. “No estamos en contra de los bares, pero el Ayuntamiento tiene que estar al servicio de todos los ciudadanos, no de unos pocos. Hay que dar más facilidad a los que aquí vivimos y que la peatonalización no signifique más espacio para las tabernas” señala César.

LOS que sí han notado el endurecimiento de las normas son los hosteleros de calle Alcazabilla, que según una información de La Opinión AQUÍ denuncian una estricta vigilancia y un recorte de sus terrazas. Sin embargo, como ha podido constatar esta revista al pasar por allí, en la misma calle el bar El Pimpi continúa ocupando casi al completo para su uso la plaza Zegrí, dificultando el paso de los transeúntes de calle Granada a Alcazabilla.




CÉSAR también habla de los ruidos ocasionados por los servicios de limpieza de LIMASA. Habla de los sonidos que ocasionan los camiones, que a su vez obligan a los operarios a hablar más alto. “El Ayuntamiento tendría que encargarse de poner una flota silenciosa para las noches, existen coches preparados para ello” declara César. También señala que la desmesurada ocupación hace de la zona un lugar poco accesible para las personas con movilidad reducida. Especialmente para las personas con problemas visuales que tienen que usar la pared de guía, lo que les es imposible ya que las mesas y sillas se encuentran pegadas a estas según César.

MERCEDES Espinel, portavoz de la AAVV Centro Antiguo también manifiesta los problemas que causan algunas terrazas en esta zona. “No están siendo duros, la vigilancia no sirve, el gobierno local tiene que apercibir a los locales que no cumplen, primero avisando, después multando si no cumplen, y si no respetan no renovándoles los permisos” expone Espinel. Asegura que los vecinos “están desmoralizados porque nadie vela por sus intereses”, y que ella misma tiene constancia de que algunos llaman a la policía por exceso de ruido en horas intempestivas y “no les hacen caso”.

PUEDE ver aquí anteriores artículos relacionados con esta publicación:

-15/06/17 Crónica de una expulsión anunciada. Vecinos del Centro se sienten cada vez más abandonados por el Ayuntamiento. Ruidos, botellón, suciedad y turismo masificado problemas que afectan ya todos los días la vida de los ciudadanos del barrio
- 26/05/17 La situación en el Centro de Málaga empeora. Vecinos y dueños de negocios se quejan de que el ruido por la noche es insoportable. Antes ocurría sólo los fines de semana, pero desde hace casi dos meses las molestias se producen a diario

-15/05/17 Los grupos de izquierda del Ayuntamiento, Málaga para la Gente, Málaga Ahora y J. Espinosa (Podemos), contra el sector hostelero, que pretende convertir el Centro en otra Barcelona cara y colmatada
- 20/04/17  Ante las ilegalidades que comete ‘El Pimpi’ en relación a la Ordenanza Reguladora de la Ocupación de la Vía Pública, Málaga Ahora denuncia este incumplimiento de la normativa y la privatización del espacio público por parte del establecimiento
- 05/04/17  DOSSIER. Los ciudadanos, hartos del favoritismo del Ayuntamiento con los “grandes” negocios hosteleros del centro de Málaga. ‘El Pimpi’, el ‘Café Central’ o ‘La Plaza’ campan a sus anchas ignorando la Ordenanza Reguladora de la Ocupación de la Vía Pública
-04/04/17 La posible denuncia ciudadana al Ayuntamiento por prevaricación respecto a su consentimiento hacia el ‘El Pimpi’ toma consistencia, ya que el negocio continúa incumpliendo la Ordenanza Reguladora de la Ocupación de la Vía Pública
-22/03/17 ¿Prevaricación? El Ayuntamiento permite que ‘El Pimpi’ use la calle Zegrí de ‘almacén’ nocturno, incumpliendo la normativa que obliga a retirar el mobiliario de las terrazas cuando el establecimiento cierra