El Ayuntamiento comete otro error en la nueva placa en memoria de Caparrós. Quiere ser tan ‘duro’ que se pasa y hace el ridículo. Fue una muerte salvaje, una brutalidad fascista, obra de un demente… se puede utilizar la palabra más descalificadora, pero no fue un ‘asesinato’. Una institución debe ser exacta con la historia

¿Si quiere ser ‘duro’ por qué no pone “muerto por un disparo de la Policía Armada”? Fue un homicidio. En vez de Caparrós podría haber sido cualquiera. Es un desprecio a los miles de ciudadanos que salieron a la calle aquel 4 de diciembre. No fue un asesinato. No iban buscando a Caparros. Les daba igual. Pudo ser otro vecino

Las instituciones deberían intentar al menos ser exactas con la historia, reflejada en placas como esta que han tardado 15 años en modificar. Pero les da igual. También la han puesto en cualquier esquina, no en la que recibió el disparo mortal. Les importa poco el texto y el lugar, lo importante es salir en la foto

EL OBSERVADOR pregunta a varios ciudadanos malagueños que sentimientos les evoca la frase “Hoy hace 40 años que la Policía Armada mató a García Caparrós”. Tristeza, justicia, olvido, vergüenza, tortura, son algunas de las primeras palabras que los vecinos pronuncian en el momento que la escuchan. Y continúan con testimonios, convicciones, ideas y reflexiones sobre la transición y la democracia

04/12/17. 
Opinión. Hoy hace 40 años que la Policía Armada mató a García Caparrós. Ciudadanos malagueños de diversa índole que vivieron o no los hechos ocurridos el 4 de diciembre de 1977, pronuncian una reflexión sobre lo primero que les sugiere esta frase. Políticos, periodistas, arquitectos, abogados, profesores, sindicalistas, activistas y escritores, entre otros...

...exponen mirando al pasado, al presente o al futuro un hecho que permanece en mayor o menor medida en el imaginario colectivo de Málaga. Una ciudad que vio truncado su júbilo y alegría por la bala de una pistola de un miembro de la Policía Armada que indiscriminadamente se alojó en el cuerpo de un joven trabajador de Cervezas Victoria militante de CC.OO. El Ayuntamiento de Málaga, después de 15 años (no se ha dado prisa), ha cambiado la placa colocada en la confluencia de avenida Comandante Benítez y Alameda de Colón. Un nuevo error que vuelve a reflejar la desidia hacia este joven 40 años después. En ella se puede leer lo siguiente: “El Ayuntamiento de Málaga en memoria de Manuel José García Caparrós asesinado en la manifestación por la autonomía de Andalucía. 40 aniversario del 4 de diciembre de 1977. Málaga 2017”. Es una información de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

LA palabra ‘asesinado’ no es la adecuada. García Caparrós fue ‘herido mortalmente’, o ‘murió’, o lo ‘mataron’,  le ‘dispararon mortalmente’… homicidio es la palabra correcta. Un asesinato implica la premeditación de matar a una persona en concreto. Y en este caso García Caparrós pudo haber sido cualquiera de los miles de malagueños (unos 200.000 según Rosa Burgos, autora de Las muertes de García Caparrós) que salieron aquel 4 de diciembre a las calles por la autonomía andaluza. El Ayuntamiento quiere ser tan ‘duro’ esta vez que se pasa y hace el ridículo de nuevo. Y además mantiene la placa en un lugar equivocado como se demuestra en el sumario. Allí se subió a un coche, no recibió el disparo. Pero en realidad al Ayuntamiento le da igual. Lo suyo es hacer una foto hoy poniendo algunas flores en la placa. Eso es lo importante. Y que figure escrito ‘asesinado’, en contra del hecho incontestable de que fue un homicidio, también le importa un pepino al Ayuntamiento y a su alcalde De la Torre. Pues bien, si son tan ‘duros’, porque no escriben: “Homenaje a García Caparrós, muerto por la represión fascista. La Policía Armada lo mató salvajemente de un disparo por manifestarse el 4 de diciembre”. Es histórico y ‘duro’, señor alcalde. Poniendo asesinado, desprecia a los miles de malagueños que aquel día manifestaron su protesta por lo que estaba ocurriendo. Caparrós, Pérez, Arboleya, Carmona… cualquier apellido les hubiese servido a una Policía Armada fascista que atropelló y mató cuando pudo. No querían matar a Caparrós, querían matar a cualquiera. Los escarmientos los ejecutan así los verdugos, señor alcalde.


Hoy hace 40 años que la Policía Armada mató a García Caparrós

TRISTEZA, justicia, olvido, vergüenza, tortura, injusticia… Son algunas de las primeras palabras que los ciudadanos malagueños consultados por EL OBSERVADOR pronuncian en el momento que escuchan la frase Hoy hace 40 años que la Policía Armada mató a García Caparrós. A ellas les siguen algunos testimonios de aquel día, así como convicciones, ideas y reflexiones sobre la transición y la democracia.

SALVADOR Moreno Peralta, arquitecto y urbanista. “Es un último coletazo de un régimen que estaba muerto pero hay monstruos que muriéndose es cuando sacan parte de su ferocidad. Yo estaba allí pero no lo vi. Nos enteramos todos en el trascurso de la manifestación. Lo único que hizo fue encrespar los ánimos. Era una consecuencia de la provocación que en aquel momento se había hecho con la retirada de la bandera andaluza por parte de un majadero, de Pancho Cabeza, presidente de la Diputación entonces.  No voy a decir que esperábamos que hubiese un muerto porque sacamos a nuestros hijos a la calle. Era un día jubiloso, nublado, un día que no se ha vuelto a repetir en Andalucía. Estábamos pidiendo una cosa que no sabíamos en lo que iba a terminar. Las autonomías no han sido lo que pensábamos que podían ser. Pero significaba la liquidación del régimen anterior y esto fue el coletazo del cocodrilo.  Forma parte de los crímenes de la Transición, que hubo muchos. Soy un defensor a ultranza de la Transición. Valoro mucho lo que nuestro país hizo en aquel momento. Pero no se debe olvidar que aunque fue un éxito tiene un montón de muertos a sus espaldas. Y esta fue una de las vidas que se llevó por delante. De un régimen que se resistía a morir. ¿Que la bala fue de la policía? Pues creo que sí, pero podría haber sido de un grupo paramilitar. Después la propia policía hizo un trabajo de democratización que ahí está. No se puede decir que hoy día la policía sea represora”.

TEODORO León Gross, periodista y profesor en la Universidad de Málaga. “Sí. Hace 40 años y el hecho de que García Caparrós siga siendo una asignatura pendiente en esta ciudad probablemente habla de los males de la transición. Algunas cicatrices se cerraron en falso. Si no en un pacto de silencio sí de complicidades que seguramente tuvieron una utilidad inmediata pero que después no han tenido la respuesta que merecían por parte de la sociedad española. Y especialmente de la clase dirigente. La respuesta parlamentaria sobre García Caparrós y la investigación judicial claramente frustró cualquier idea de justicia que merecía aquel joven y que merecía la sociedad española. Y lo peor ha sido comprobar que diez años después, veinte, treinta y ahora, cuarenta años después, a Caparrós se lo disputan no para hacer justicia sino para tratar de rentabilizarle y sacarle partido. Forma parte del legado moral del andalucismo. Ahora ese legado está en disputa política y Caparrós vuelve a estar de relieve. Es un año de mucha memoria de aquel 4 de diciembre y de Caparrós en particular. Pero esa memoria no es una memoria que nos dignifique colectivamente, sino que retrata nuestras debilidades como sociedad democrática”.

FERNANDO Rivas, periodista y editor de EL OBSERVADOR. “Los primeros sentimientos que me vienen a la cabeza son los de vergüenza y desprecio por la clase política. Por la de entonces y por la de ahora. La de entonces mató a un chaval salvaje e impunemente y la de ahora se pelea por sus despojos. No han cambiado mucho. Lo importante para ellos no es ni la verdad ni el dónde ni el cuándo ni el quiénes, sino el lograr el titular periodístico, la frase en la televisión y la foto en los diarios. Cualquier cosa que de un voto. Sigo sintiendo la misma vergüenza y desprecio por ellos que cuando tiraba piedras contra el cuartel de la Policía Armada en la Alameda de Colón aquel 4 de diciembre”.

ROSA Burgos, secretaria judicial y escritora, autora de Las muertes de García Caparrós. “Esperemos que esos hechos no se repitan en España”.

CARLOS Hernández Pezzi, arquitecto. “Las palabras que me vienen a la cabeza son misterio y memoria. Da vergüenza ajena que todavía en este país estemos trasteando la memoria casi de los años que hemos vivido. Vergüenza porque este país no sea capaz de conocer su propia historia”.

JOSÉ Manuel Cabra de Luna, abogado y presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo. “Y yo estaba allí. No exactamente cuando lo mataron. Pero sí en la manifestación. Además creo recordar que no fue la Policía Armada. Fue un policía secreta según se supo después, que estuvo viviendo en una población cercana a Málaga. Durante mucho tiempo eso fue un tema tabú en las fuerzas de seguridad. Pero hoy ya parece que esa es la noticia verdadera”.

JUAN Antonio Triviño, responsable del sindicato UGT en el Puerto de Málaga. “Pena. Mucha pena. Porque fueron unos acontecimientos que me tocaron vivir. Estaba con mi esposa y fue un hecho que me marcó sin duda. Digo pena porque se trata de un sentimiento humano hacia una persona que tenía casi la misma edad que yo cuando le robaron una vida de la que he podido disfrutar. Injusticia, olvido y desvergüenza”.

JOSÉ Cosín, abogado y activista. “Tortura. Porque la policía en el franquismo abusaba de sus funciones. Cosa que ahora ya no ocurre. La policía ya es democrática pero en esos tiempo los abusos eran frecuentes”.

ÁNGEL Idígoras, dibujante. “Tengo un recuerdo lejano de aquello. Tenía unos 15 años y veía todo desde fuera. Me daba cuenta de que pasaban cosas y de que se movía la ciudad. Que la gente salía a la calle. Parece que ahora, aunque tarde, se está removiendo todo para que salga a la luz la verdad”.

MANUEL Camas, abogado, director de Gaona Abogados. “Tristeza. Lo que me generó fue mucha pena. Eso es lo primero que me viene a la cabeza”.

YSABEL Torralbo, concejala de Málaga Ahora en el Ayuntamiento de Málaga. “Fue un asesinato y todavía hoy quedan muchas cuestiones por saber. Saber quiénes fueron los responsables porque lo peor es que a día de hoy sigue habiendo impunidad absoluta. Esta democracia deja mucho que desear”.

SERGIO Brenes, concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Málaga. “Justicia. Y la necesidad de conocer todo y saber la realidad de todo lo que ocurrió. Justicia con Manuel José García Caparrós. Justicia con su familia y justicia con la transición política de la democracia. Los andaluces no se merecían aquel asesinato y empañar aquella manifestación de miles de ciudadanos”.

EDUARDO Zorrilla, concejal de IU-Málaga para la Gente en el Ayuntamiento de Málaga. “Aunque sea tarde para hacer justicia con los responsables, porque han muerto, no lo es para que se conozca la verdad. Para que se haga memoria colectiva, se rinda homenaje a la víctima y reparación a sus familiares”.

REMEDIOS Ramos, edila de IU-Málaga para la Gente en el Ayuntamiento de Málaga. “Hace 40 años del asesinato de Manuel José García Caparrós. Ha sido mucho el silencio acerca de este joven de Málaga que no había cometido ningún delito. Que simplemente salió a la calle pidiendo la autonomía. Un joven cuya familia no ha tenido justicia. No olvidemos que la bala se perdió. Que la diputada Eva García Sempere ha podido ver algunos documentos 40 años después pero no hemos podido saber los nombres de las personas que dispararon. No conocemos el nombre del asesino de Manuel José García Caparrós”.

CRISTINA Ortega, periodista y redactora de EL OBSERVADOR. “No sabía quién era García Caparrós hasta que comencé a trabajar en esta revista. A pesar de haber crecido y estudiado en Andalucía y de haber realizado la carrera en Periodismo durante cuatro años en la Universidad de Málaga”.

IRENE Arenas, periodista y redactora de EL OBSERVADOR. “Conocía el caso de García Caparrós desde hace tiempo. Es curioso porque cada vez que pasaba por la placa veía flores muchas veces. Pero no sabía que esa placa era en memoria de García Caparrós”.

ANTÓN Ozomeck, empresario y geógrafo. “Historia de la democracia. Porque es alguien asesinado durante la transición entre la dictadura y la democracia. Sé que era un trabajador que volvía de sus oficios. Que la policía abrió fuego y que de rebote recibió un balazo”.

PACO Vega, activista social. “Estoy convencido de que fue la Policía Armada. Está claro que allí hubo en general una respuesta policial desproporcionada. Estaban perfectamente coordinados con gente de Fuerza Nueva y era una manera de controlar las ansias de autonomía y de libertad de los andaluces. Siempre hemos tenido claro que fue la Policía Armada. Otra cosa es la persona física que lo mató”.

FRANCISCO Sarabia, presidente del Colegio de Arquitectos (COA) de Málaga. “Me sugiere que estamos en otra época ya. Estamos hablando de historia. Era muy joven cuando ocurrió aquello que se vivió con cierto dolor. No sé si hay nueva información y nuevas pruebas. Se trata de un hecho histórico de la ciudadanía de Málaga”.

PUEDE ver aquí otras informaciones relacionadas con esta noticia:
- 01/12/17 Rosa Burgos dará una charla presentando su libro ‘Las muertes de García Caparrós’, editado por EL OBSERVADOR, mañana sábado a las 20:00 horas en la Asociación Leopoldo del Prado, en Argentea nº 6, junto al colegio Santa Rosa de Lima
- 30/11/17 Gran repercusión de la publicación del libro ‘Las muertes de García Caparrós’ de Rosa Burgos editado por EL OBSERVADOR. Ayer ocupaba la portada del diario ‘El País’ de la mano del columnista Teodoro León Gross
- 29/11/17 El diario ‘El País’ publica hoy un extenso reportaje sobre el libro editado por EL OBSERVADOR “Las muertes de García Caparrós”, de Rosa Burgos, que se presenta esta tarde en el Instituto de Estudios Portuarios de Málaga
- 29/11/17 Una bala disparada por la pistola del cabo primero de la Policía Armada M.P.R. pudo ser la causa de la muerte de García Caparrós, según un informe de balística del Ministerio del Interior solicitado por el fiscal incluido en el sumario 161/77
- 29/11/17 “Hubo una serie de favores envenenados y una serie de indicios que conducen hacia uno de los policías, M.P.R.”, señala Rosa Burgos, autora de ‘Las muertes de García Caparrós’. Libro editado por EL OBSERVADOR que se presenta hoy
- 28/11/17 Se proyecta un hotel en el edificio de la Alameda de Colón en cuya fachada recibió el disparo García Caparrós, según un diario local. Es el número 5 esquina con Vendeja. “Allí vivía un testigo que nunca habló oficialmente”, señala la escritora Rosa Burgos
- 27/11/17 El diario ‘El País’ colabora en la difusión de los documentos inéditos que incluye el nuevo libro editado por la revista EL OBSERVADOR ‘Las muertes de García Caparrós’, de Rosa Burgos
- 27/11/17 Nadie quería la ‘patata caliente’ del ‘sumario Caparrós’. El Juzgado de Instrucción número Tres de Málaga pidió que lo instruyera la Jurisdicción Militar y después que decidiera el Supremo