OPINIÓN. Foto con pie. IMAGEN
Redacción


19/12/17. Opinión. El caso de la torre Pelli de Sevilla podría repetirse en el Puerto de Málaga con la probable construcción del hotel de 135 metros en esta zona sensible de la bahía de la ciudad. La “fiebre” de los rascacielos en España ha dejado más consecuencias negativas que positivas a lo largo del país; la torre de La Rosaleda en Ponferrada, prácticamente vacía y...

...con unos promotores que adeudan dinero; In Tempo en Benidorm, rescatada por el Sareb, más conocido como el banco malo; Agbar en Barcelona, privatizada y vacía por la dificultad que supone alquilarla, o la propia Pelli, también con una baja ocupación y con muchos impedimentos para dar salida a sus oficinas, tantas que finalmente se ha instalado un hotel en su interior. A continuación se recogen las fotos que un lector manda desde la capital hispalense para hacer una comparativa entre esta y el proyecto en el dique de Levante de Málaga. Además varios expertos opinan para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com acerca de esta comparativa y de si el futuro del rascacielos de Málaga puede acabar como tantos otros de España.




LA torre Pelli, o Torre Sevilla (foto 1 y 2), fue construida en 2007, y no con poca polémica. Hoy por hoy se usa como oficinas para empresas, aunque tiene muchos espacios sin ocupar, alberga también un hotel de cinco estrellas en las plantas más altas. La similitud con el rascacielos del Puerto es obvia como puede apreciarse en las imágenes. Para el arquitecto Carlos Hernández Pezzi este tipo de proyectos suelen ser “planes empresariales fallidos” y añade que los hoteles de cinco estrellas, como sería el planificado en el dique de Levante, “no se llenan y no hay manera de que sean rentables en Málaga”. “Este tipo de negocios lleva otros aparejados, como casinos, centros comerciales, etc. El hotel acabará cambiando de manos y cambiará sus usos también en el futuro” sostiene Hernández Pezzi, y nombra el caso de la torre Agbar en Barcelona (foto 4), cuyos primeros propietarios fue la Sociedad General de Aguas de Barcelona, que tuvo que acabar vendiéndola por la poca rentabilidad que tenía. Ahora, después de los intentos de convertirla en hotel, pertenece a la empresa Merlín que pretende darle salida como oficinas.


EL arquitecto alerta de que el rascacielos también pondría en peligro la candidatura de Málaga para que su Centro Histórico se declare Patrimonio de la Humanidad. “La torre destruye los valores de la ciudad, y está hundiendo la candidatura para este título” afirma. Algo parecido ocurrió en Sevilla, cuando la UNESCO pidió en reiteradas ocasiones la paralización de la construcción de la torre Pelli con la amenaza de incluir la Catedral, El Alcázar y el Archivo de Indias en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro. Finalmente el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos, siglas en inglés), el órgano responsable de estos temas en la UNESCO, decidió no imponer el castigo con la condición de que no se repitiese este episodio y no se hiciesen más edificaciones de este tipo.


“DESPUÉS de la decisión de Icomos se incluyó una petición expresa a España para que este tipo de episodios no volvieran a ocurrir, que no se hicieran estos proyectos sin contar con los ciudadanos. Hay que recordar a Icomos que en Málaga esto se está saltando” declara Fernando Ramos, arquitecto. “Lo de Sevilla era menos agresivo, está en un parque empresarial, un terreno que nació con esa expectativas después de la expo (la isla de la Cartuja), se hizo un concurso arquitectónico, tenía un apoyo técnico considerable, incluso del colegio de arquitectos, además de agentes sociales y políticos que lo respaldaban, aquí no lo apoya nadie” expresa Ramos. Además cree que en la capital andaluza la torre, por su ubicación y su topografía “establece un diálogo con otros hitos urbanos, se puede debatir si domina o no pero es un diálogo. En Málaga el rascacielos tiene una posición dominante que ya nadie le podrá arrebatar”. Concluye que para proteger el patrimonio arquitectónico “hay que cuidar los impactos en el entorno, si empezamos a construir torres y norias se destruirá”. Refiere que aunque el Puerto no entra en el PEPRI, esta cuestión debería ser debatida ya que las decisiones que se toman sobre este espacio pueden influir negativamente al resto de la ciudad.



POR su parte, el geógrafo y autor del blog ‘Edifeicios’, Anton Ozomek, sostiene que como en otros casos de España la viabilidad “no está asegurada”. “En Benidorm la Torre In Tempo (foto 5) ha tenido que ser rescatada con dinero público y se ha vendido con pérdidas. Aquí no tenemos garantías de que vaya a funcionar. Hay un problema de impacto visual, y si encima se queda vacía la ciudad podría tener que asumirla” subraya. Esto podría pasar ya que los promotores buscan transformar el dinero en un activo inmobiliario que después venden para sacar partido de la inversión, así formando una cadena; el gestor que se hace con el inmueble después vuelve a venderlo y el último que no obtenga beneficio se lo queda sin poder darle salida y en el peor de los casos quiebra, una operación clásica en este sector. Respecto a la posible repercusión que pueda tener en la inclusión del Centro Histórico como Patrimonio de la Humanidad, Ozomek afirma que esto no haría más que “alimentar una candidatura que ya está difícil, Málaga lleva años destruyendo su patrimonio”. “Uno de los pocos recursos que queda es mantener el skyline, que por ahora se ha salvaguardado bien con algunas excepciones” asevera el geógrafo. A su juicio, además de perjudicar el paisaje, también lo hace a uno de los patrimonios más importantes, el faro, y defiende que el rascacielos va a ser “un menoscabo importante de la farola”.

PUEDE ver aquí anteriores artículos Foto/Vídeo con Pie:
-15/12/17 Demasiada ‘luz’ para el Centro y nada para los barrios. El Ayuntamiento de Málaga reparte de forma indiscriminada el alumbrado navideño privilegiando a calle Larios y dejando de lado a las barriadas
-04/12/17 Se crea un perfil falso en Twitter de Fakhroo Abdulla Darwish, el administrador único de la empresa cataría que quiere construir el rascacielos del Puerto, Andalusian Hospitality II

-23/11/17 ¿La empresa constructora Sando instala su sede en el edificio del Colegio de Abogados en el Paseo de la Farola, frente al Puerto, del que hizo las obras de ampliación por las que aún está siendo investigada por la Fiscalía?
-17/11/17 Acción municipal al estilo ‘malaguita’. Una vecina pide al Ayuntamiento de Málaga que arregle una escalera en mal estado de su barrio, se equivocan y arreglan otra
-15/11/17 Juan Cobalea, ‘colaborador’ de la empresa más contaminante de toda la provincia de Málaga, la cementera de la Araña, es el presidente de la Fundación Málaga, promotora de la defensa del medio ambiente en la provincia (?)
- 20/10/17 El informe de la Junta de Andalucía negando que el rascacielos del puerto tenga impacto visual ‘cabrea’ a los malagueños, hartos de que los políticos les tomen el pelo según sus intereses. Las redes se llenan de respuestas. Aquí, una muestra ‘vertical’
- 06/10/17 El coche oficial de Teresa Porras (PP), concejala de Fiestas del Ayuntamiento de Málaga, aparca en un lugar para minusválidos en la misma puerta de las oficinas del distrito de Teatinos. En la zona hay muchas plazas vacías