El actor, como siempre, mediante un acuerdo sólo pone su cara, pero eso sí, quiere hacer lo que se le antoje en el proyecto urbanístico y que Málaga lo permita y aplauda. Ya ha chocado con Urbanismo y Bomberos que no autorizan los cambios que pretende

Quiere modificar la estructura del edificio con una licencia menor de las que dan para cambiar una bañera. Dice que sólo está redecorando el teatro, en realidad intenta hacer uno con mayor capacidad para que sea rentable. Las dimensiones del actual lo hacen inviable para cualquier proyecto empresarial ‘grandioso’

Francisco Guillén es el arquitecto poco conocido y nada mediático con despacho en Marbella al que han encargado la remodelación. Según indica a EL OBSERVADOR
está realizando borradores y se reunirá pronto con los dueños, los Sánchez Ramade

Guillén
es un arquitecto nada popular que tiene su estudio, ‘Guillén y Asociados’, en la ‘costa’, donde hace casas para ricos. En su página web no aparece ninguno de los proyectos que ha realizado o realiza y se limita a indicar datos de contacto

04/01/18
Opinión. Mal comienzo en los primeros pasos de la remodelación del Teatro Alameda para el proyecto mal llamado ‘teatro de Antonio Banderas’ que financia en su totalidad la familia Sánchez-Ramade, sus propietarios. De llamarse de alguna manera, debería llevar el nombre de la conocida familia. Como siempre el actor malagueño quiere hacer lo...

...que se le antoje y que Málaga apruebe y aplauda sus ocurrencias, empezando por el Ayuntamiento de su amigo Paco de la Torre (PP). Así, Banderas sin poner cantidad conocida, solo su ‘imagen’, como siempre, ha llegado a un acuerdo de cesión por varios años con la familia Sánchez-Ramade, propietaria del teatro que es la que pone toda la financiación. Pero para que la operación empresarial tenga alguna viabilidad financiera, el teatro se tiene que modificar para que tenga mayor capacidad, ya que es muy pequeño, puesto que la sala mayor cuenta con 579 butacas. Es imposible rentabilizar cualquier espectáculo ‘caro’ con ese aforo puesto que las butacas tendrían que costar cientos de euros para cubrir solo los gastos. A no ser que se buscará financiación pública, pero ya se sabe que Banderas no quiere ahora trabajar con dinero público puesto que “está envenenado” (ver noticia: Antonio Banderas no quiere trabajar con dinero público ‘ahora’. Su empresa, ‘Kandor Graphics’, productora de la que era accionista y que quebró, recibió al menos 7 millones de euros de la Junta y 2,3 millones del Ministerio de Industria). Banderas quiere vender que ‘sólo’ va a redecorar el teatro por dentro, para lo que quiere que Urbanismo del Ayuntamiento le conceda una licencia de obra menor. Como si fuese a cambiar el alicatado de un cuarto de baño. En realidad, para ampliar el teatro se tienen que modificar elementos de la estructura del edificio, y tanto Urbanismo como Bomberos ya han puesto las pegas suficientes a estas modificaciones de las que han hablado los promotores, los hermanos Sánchez Ramade junto con Banderas, según indican fuentes de la propia Gerencia de Urbanismo. Para llevar a cabo esta modificación del teatro Banderas ha escogido a un arquitecto poco conocido y nada mediático del que no se sabe casi nada excepto que trabaja en Marbella haciendo viviendas caras, Francisco Guillén. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com se ha puesto en contacto con él y ha manifestado que sólo ha hecho bocetos y que se reunirá con los promotores en breve.

EL teatro está situado en los bajos del edificio, construido en los años 60. Desde Urbanismo señalan que los promotores del proyecto quieren solicitar una licencia de obra menor alegando que solamente se trata de un cambio en la decoración. Pero desde Urbanismo indican que la intención es modificar la estructura, según se desprende de lo hablado sobre el proyecto, por lo que es necesario solicitar una licencia de obra mayor y que se acepte. “Cambiar la estructura requiere cálculos complejos y de un nuevo plan de seguridad y contra incendios, entre otros asuntos”, indica un experto.

EMPRESARIOS y profesionales del mundo del espectáculo señalan que este proyecto, tal como está concebido, es solo un proyecto “de fantasía”, no un proyecto viable, porque es difícil conseguir más butacas de las que hay actualmente. Ningún teatro con una sala de 579 butacas puede ser rentable para albergar grandes producciones costosas como las de Broadway. Hay que empezar a hablar de espacios con 1.300 o 1.500 butacas como mínimo. Traer obras internacionales a un lugar donde el espacio es claramente insuficiente no parece viable. Por ello querrían modificar la estructura y aumentar las localidades, lo que a priori no podría hacerse o no sería viable económicamente debido a la gran inversión necesaria. Puesto que se trata de unas instalaciones situadas en los bajos de un edificio construido en los años 60 (AQUÍ).


SEGÚN recoge el diario Sur (AQUÍ), los elementos que ha diseñado Banderas son los siguientes: “dos salas de teatro, una con capacidad para más de 500 espectadores, de teatro comercial. Y otra más pequeña, de fórmula alternativa, para apoyar a las compañías malagueñas y de menor formato. También se ha previsto un aula de formación, un plató de rodaje y de televisión e instalaciones de hostelería, según las fuentes consultadas por Sur”. Cabe preguntarse en qué espacio físico podrán situarse todas estas iniciativas. En la actualidad las instalaciones cuentan con tres salas, una grande con 579 butacas y dos pequeñas cuyo aforo no se especifica en su página web (AQUÍ) pero no llegan ni a las 90 butacas. El resto de elementos no se tiene ni idea de donde podrían ir.

UN mal comienzo que se une a la fallida trayectoria que tiene el actor con su idea de implantar un proyecto teatral en la ciudad. El Cine Astoria y el teatro del Puerto son dos de las propuestas empresariales del malagueño que no han visto la luz (ver noticia: ‘El gatillazo y fuga de El Zorro’. Antonio Banderas se enfada porque no le rinden pleitesía suficiente con lo suyo del Astoria y para castigarnos por malos da un portazo y dice que se va de Málaga a “un rincón en el que no huela a corralón”). Es respetable que se embarque en los proyectos que desee, pero que se adapte a las normas establecidas, como todos, y no que obtenga beneficios por ser quien es, como ocurrió con su ático situado en calle Alcazabilla (ver noticia: Urbanismo del Ayuntamiento es un cachondeo en Málaga. Si eres famoso y te apellidas Banderas te deja hacer lo que te da la gana en la terraza de tu vivienda con protección urbanística. Si te llamas Gálvez, no puedes poner ni una maceta).


FRANCISCO Guillén es el arquitecto poco conocido y nada mediático al que han encargado la remodelación del teatro. Según indica a EL OBSERVADOR está realizando unos borradores y se reunirá próximamente con los propietarios de las instalaciones. “Hasta que no termine el proyecto no puedo avanzar nada”, indica el arquitecto.

GUILLÉN es un arquitecto nada popular que tiene su estudio, Guillén y Asociados, en Marbella. En su página web (AQUÍ) no aparece ninguno de los proyectos que ha realizado o realiza este estudio, que se limita a indicar los datos de contacto.

PUEDE ver aquí otras informaciones relacionadas con esta noticia:
- 18/12/17 Banderas amplía sus empresas en Málaga. Se hace con acciones de El Pimpi y crea una fundación de este bar para darle un toque 'cultural' y 'solidario' a lo que en realidad no es más que otro negocio de la taberna más 'protegida' de la ciudad
-14/09/17 Antonio Banderas no quiere trabajar con dinero público ‘ahora’. Su empresa, ‘Kandor Graphics’, productora de la que era accionista y que quebró, recibió al menos 7 millones de euros de la Junta y 2,3 millones del Ministerio de Industria
- 19/05/17 DOSSIER (III). Las irregularidades en la financiación de Kandor Graphics. Banderas era socio de la productora con un 20%. Quebró después de su último proyecto. Recibió ayudas millonarias que no le correspondían legalmente
-18/05/17 DOSSIER (II). Las inversiones inmobiliarias de Banderas le reportan más beneficios que sus proyectos culturales. El actor tiene más de 7 casas situadas en el Centro Histórico y 14 locales entre Benalmádena, Torremolinos y Málaga
-17/05/17 DOSSIER (I). Banderas se ofende por el rechazo de su proyecto para el Astoria y lo abandona. El aval del actor no es garantía de éxito empresarial, muchos de sus negocios fracasaron a lo largo de los últimos años con millones de perdidas
- 17/05/17 ‘El gatillazo y fuga de El Zorro’. Antonio Banderas se enfada porque no le rinden pleitesía suficiente con lo suyo del Astoria y para castigarnos por malos da un portazo y dice que se va de Málaga a “un rincón en el que no huela a corralón”
- 15/05/17 Un procedimiento kafkiano. Durante años la ‘perversa’ gestión de la gerencia de Urbanismo, y la ‘dejadez’ de Cultura de la Junta, obstaculizaron a la empresa Baensa para que no pudiera construir en el solar del Astoria