OPINIÓN. Foto con pie. IMAGEN
Redacción


14/05/18. Opinión. El candidato a alcalde de Málaga por el PSOE, Dani Pérez, deja de seguir en Twitter la cuenta de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com porque esta revista ha sacado algunas informaciones seguidas en las que se incide convenientemente en que Pérez es un político mediocre candidato de un mediocre partido (PSOE Málaga) hecho a imagen y semejanza...

...de su líder provincial, el mediocre Ruiz Espejo, secretario general del PSOE y delegado de la Junta de Andalucía en Málaga (algún día tendrá que explicar como hace para separar una cosa de la otra en su trabajo diario: “Voy a trabajar media horita para la Junta, que para eso me pagan una pasta gansa los ciudadanos. Y después voy a trabajar 8 horas para el PSOE y el Dani, que ya está la cosa difícil antes de empezar”).


EL pasado viernes 11 Pérez dejó de seguir a esta revista, según se aprecia en el pantallazo del control de seguimiento del perfil del soporte que se puede ver bajo este párrafo. La redacción de la revista, como comprenderán todos sus lectores, está hecha polvo, y Pérez sigue confirmando todos los días sin esfuerzo alguno que es un político mediocre. (A lo mejor resulta que no tiene ni zorra idea de esto de las redes y se cree que si se borra después de tanto tiempo siguiéndonos, no lo notaríamos, claro. Lo que además de mediocre demostraría que no es muy ‘espabiláo’, aunque por imperativo legal decimos que esto último sólo es una hipótesis de trabajo).

PRIMERA pregunta que se hace la redacción de EL OBSERVADOR: “¿El perfil intelectual de este político se define porque se cree que por borrarse del Twitter de una revista la revista va a desaparecer, dejar de publicar cosas suyas, quemarse, sufrirá un tsunami, el editor tendrá un infarto, vendrá Superman y la arrasará o etc…? Da miedo saber que lo hace porque está seguro que todas esas posibilidades flotan en el aire y sólo hay que potenciarlas o invocarlas convenientemente. Segunda pregunta: “¿Para qué coño seguía a EL OBSERVADOR si se borra y puede seguir viviendo igual?”, en realidad: “¿Para qué coño lo ha seguido alguna vez?”. Nosotros no lo seguimos a él hasta que él no nos siguió a nosotros. Y la respuesta es la de siempre: nos seguía para hacernos la pelota. Pérez es un pelotategui profesional. Lo que le lleva a intentarlo con todos los vecinos malagueños. Y ahora mucho más pelotategui que nunca, pues tiene que sacar votos de debajo de las piedras.


EL OBSERVADOR no necesita para nada a Dani Pérez, pero cualquier político serio (no es el caso) sabe que aunque una revista no necesite para nada a un político del montón, él si necesita a cualquier medio de comunicación. Sobre todo si su newsletter de media noche llega a algo más de 26.000 suscriptores diarios. Por supuesto que nadie tiene que seguir en las redes a esta revista. De hecho esta revista no sigue a nadie que antes no la siga a ella (lo que le interesa a este soporte es que sus informaciones llegue a la gente, y además no hace lo que los tramposillos de las redes, seguir a 500 ó 1.000 ó 100.000 cuentas a la vez para que estas a su vez le devuelvan por cortesía el ‘seguir’). No hay que seguir ni a esta ni a ninguna revista que no nos interese. Hay más revistas que pelusas en los ombligos. Pero lo que es de una torpeza política mediocre es que un político profesional deje de seguir en las redes a un soporte informativo precisamente cuando este se ‘mete’ con él. Eso hace Pérez siguiendo la actitud de su partido, Ciudadadanos, y su líder Juan Cassá… perdón, Pérez es del PSOE… ¿no?... sí… Cassá y sus correveidiles hacen lo mismo y además bloquean a los malagueños que no están de acuerdo con su régimen. Bueno, Pérez ya empieza por dejar de seguir a quien se mete con él. Todo se andará. (Un secreto. En la cacareada reunión que tuvieron hace un par de semanas Cassá y Pérez y de la que los dos salieron supermegahipercontentos, el de Ciudadanos le dijo al del PSOE que lo apoyaría si con sus votos salía alcalde. Pérez, que es como estamos diciendo que es, se lo creyó a pie juntillas).

DESDE aquí volvemos a repetir nuestro vaticinio: “Afortunadamente este mediocre político no será nunca alcalde de Málaga”.

PUEDE ver aquí otras informaciones relacionadas con esta noticia:
-11/05/18 El candidato socialista Dani Pérez intenta engañar a sus votantes malaguenos ‘camuflando’ el rascacielos del Puerto, por lo que pide que se le baje la altura. Ruiz Espejo, secretario general del PSOE, califica de valiente la apuesta de Pérez (?)
- 10/05/18 El alcaldable socialista al Ayuntamiento de Málaga, Dani Pérez, demuestra con sus últimas manifestaciones públicas lo que adelantaba ayer EL OBSERVADOR: Es un candidato mediocre que sólo hace declaraciones mediocres
- 09/05/18 Ya se sabe quién no será alcalde. Un candidato mediocre (Daniel Pérez) de un partido mediocre (PSOE) dirigido por un político mediocre (Ruiz Espejo)… tendrá un resultado electoral mediocre
- 23/02/18 El concejal Juan Cassá (C’s) quiere poner ‘contra las cuerdas’ al grupo municipal del PSOE con una moción para que los socialistas defiendan ‘incondicionalmente’ la construcción del rascacielos del Puerto de Málaga
- 18/04/18 “No considero que el proyecto de la ciudad deportiva deba llevarse a cabo en Arraijanal, el único espacio virgen del litoral malagueño”, asegura Rafael Fuentes, excandidato a secretario general del PSOE de Málaga y posible a las primarias a la alcaldía
- 07/07/17 Dani Pérez: un alcalde imposible o lo imposible que es que sea alcalde de Málaga
- 19/07/17 El virgen portavoz socialista del Ayuntamiento, Dani Pérez, basa el relanzamiento de su carrera municipal en una sutil copia del lenguaje de un político de éxito, Rajoy, y tendrá “mucha cercanía a los malagueños y mucho pisar la calle”
- 08/05/18 ¡Montero, ese hombre! Alberto Montero (Podemos), el político desconocido y sin experiencia que quiere presentarse a la alcaldía de Málaga. Un diputado en el Congreso con una actividad muy baja y escasas preguntas hechas al gobierno
- 21/03/18 La ‘mochila’ de Juan Cassá (C´s). Desde su puesto en la dirección del partido de Mario Conde (SCD), ex banquero encarcelado, hasta el supuesto incumplimiento de la Ley por no presentar las cuentas de su empresa durante tres años