Entraron más de ochenta trabajadores a través del IMFE. Y el Ayuntamiento le dio facilidades a la empresa Food and Moments Group, entre otras para que privatizara espacios púbicos para sus terrazas. Ahora que tiene lo que quería despide a  los trabajadores de Málaga y trae de locales de fuera. El estilo de una multinacional

El Consistorio, que presumía entonces de conseguir puestos de trabajo, ahora que los despiden pasa de los trabajadores. Hard Rock Cafe los ha ido echando poco a poco. La empresa Food and Moments Group “no temblaba a la hora de echarnos. Un día era de dos en dos, otro de tres en tres. A veces era uno al día y otro cinco del tirón. Nunca sabías cuándo podías ser tú”, estima C.V.

“Teníamos miedo. No queríamos quejarnos porque sabíamos que en cualquier momento podrían echarnos a nosotros. Los que íbamos quedando hacíamos nuestro trabajo y el de los compañeros que iban echando”, lamenta R.J.

Según el delegado sindical de CGT en Hard Rock Cafe, de Muelle Uno, muchos trabajadores no han sabido hasta último momento (el pasado miércoles 18 de septiembre expiraron sus contratos) si se marchaban o se quedaban. Solo algunos han conseguido una renovación por parte de Food and Moments Group, pero disminuyendo el número de horas y condiciones laborales. Este lunes se celebra el pleno de empleo en el que Adelante Málaga le preguntará al alcalde y su equipo sobre por qué no se ha hecho responsable de la situación de estos trabajadores durante todos estos meses y por qué no ha garantizado que se cumplan unas correctas condiciones de trabajo

23/09/19. Opinión. Trabajadores de Hard Rock Cafe, de Muelle Uno, que fueron contratados a través del Instituto Municipal de Empleo (IMFE) el pasado 18 de febrero, muestran su “indignación” ante el “abandono del Ayuntamiento de Málaga”, del que depende el IMFE, al no respaldarles en los despidos que se han estado llevando a cabo desde el mes de mayo hasta septiembre. Según cuentan...

...a EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com cuando fueron seleccionados por el ente municipal les “prometieron un trabajo de calidad y estable” en el nuevo local de la multinacional, pero no fue así en ningún momento. “Ni siquiera se cumplían los contratos y tampoco se interesaban por nuestra situación. Nos engañaban con la nocturnidad, no había 12 horas desde la salida a la entrada del día siguiente, no recibimos información sobre riesgos laborales, trabajábamos más de lo que debíamos y encima comenzaron a echarnos a todos con la misma carta de despido, si ningún motivo para hacerlo”, recuerda el trabajador C.V. que prefiere mantener su anonimato.

Entraron más de ochenta trabajadores a través del IMFE. Y el Ayuntamiento le dio facilidades a la empresa Food and Moments Group propietaria de Hard Rock Cafe Malaga, entre otras muchas para que privatizara espacios púbicos para sus terrazas. Ahora que la empresa tiene lo que quería despide a  los trabajadores de Málaga y trae otros de locales que tiene fuera. El estilo de una multinacional. El Consistorio, que presumía entonces de conseguir puestos de trabajo, ahora que los despiden pasa de los trabajadores. Hard Rock Cafe los ha ido echando poco a poco. La empresa Food and Moments Group “no temblaba a la hora de echarnos. Un día era de dos en dos, otro de tres en tres. A veces era uno al día y otro cinco del tirón. Nunca sabías cuándo podías ser tú”, estima C.V.

Como muchos compañeros, C.V. comenzó a trabajar en Hard Rock Cafe el pasado mes de febrero, “ilusionado” por la oportunidad. Su contrato duraría hasta septiembre así que por unos meses tendría un trabajo a jornada completa. “Primero fue el Ayuntamiento. Después la propia empresa Food and Moments Group nos decía que si nos esforzábamos tendríamos la oportunidad de quedarnos, pero cuando comenzó el trabajo todo eran irregularidades. Nuestros contratos no se cumplían. Aun así yo trabajé como el que más. Necesitaba el trabajo. El día uno de mayo me echaron a la calle sin yo saber por qué. De repente. Me dieron la misma carta de despido que al resto de mis compañeros llena de mentiras. El motivo alegado en todas era el mismo: habíamos bajado nuestro rendimiento. Una excusa para quitarnos de en medio”.


Desde ese mes los despidos no dejaron de sucederse. “Allí han hecho lo que han querido con el consentimiento del alcalde y su equipo. Entramos unos ochenta y pico a través del IMFE y nos han ido echando a todos poco a poco. No temblaban a la hora de echarnos. Un día era de dos en dos, otros de tres en tres. A veces era uno al día y otro cinco del tirón. Psicológicamente esta situación deja destrozado a todos los compañeros porque no sabes cuándo puedes ser tú el próximo. Hemos realizado una denuncia colectiva y todavía, desde mayo, estamos esperando que el Ayuntamiento se pronuncie sobre ese asunto”, lamenta C.V.

Esta situación hizo que ambiente de trabajo “fuese tenso” y que los trabajadores cada vez asumieran más responsabilidades de las que por contrato les pertenecía. “Teníamos miedo y nos sentíamos muy mal por los que echaban, pero no queríamos quejarnos porque sabíamos que en cualquier momento podrían echarnos a nosotros. Los que íbamos quedando hacíamos nuestro trabajo y el de los compañeros que iban echando. Hemos echado muchísimas horas extras”, asegura R.J otra trabajadora contratada por el IMFE en febrero. En su caso, cada día entraba a las 7.30 horas a trabajar en la cocina del restaurante. Una mañana a principio de septiembre cuando ya estaba trabajando le comunicaron que se tenía que marchar, que le pertenecían vacaciones. Solo dos semanas antes de que terminase su contrato. “Me sentó fatal, me puse a llorar allí mismo. Primero porque me tienen que comunicar cuándo son mis vacaciones con antelación, no el mismo día y ya estando trabajando. Segundo porque jugaban con nuestras ilusiones. Nos decían que si nos esforzábamos nos quedaríamos. Después de todo el esfuerzo que habíamos hecho durante el verano me iba a la calle como el resto de compañeros. Ha sido todo muy injusto”, lamenta.


Según denuncia el delegado sindical de CGT, J.R, en la empresa, hay muchos más casos como los de C.V o R.J, pero que no dan la cara por miedo a represarías, como no cobrar las horas extras o no encontrar trabajo. Además, muchos trabajadores no han sabido hasta último momento (el 18 de septiembre finalizaron los contratos) si se marchaban o si se quedaban. Solo algunos han conseguido una renovación, pero le han hecho “contratos precarios” con disminución de horas y condiciones laborales. Este lunes se celebra el pleno de empleo en el que Adelante Málaga le preguntará al alcalde y su equipo sobre por qué no se ha hecho responsable de la situación de estos trabajadores durante todos estos meses y por qué no ha garantizado que se cumplan unas correctas condiciones de trabajo. “Esperamos que de una vez por todas el alcalde nos aclaré por qué no ha dado en ningún momento la cara por nosotros”.

PUEDE ver aquí anteriores artículos relacionados con esta información:
-17/09/2019 Los trabajadores de Hard Rock Cafe que fueron contratados a través del Instituto Municipal de Empleo IMFE y que la empresa ha despedido para traer a otros de locales de fuera de Málaga, se concentran para exigir que el Ayuntamiento intervenga
-10/09/19 Hard Rock Cafe despide a los trabajadores malagueños que contrató a través del Instituto Municipal de Empleo (IMFE) del Ayuntamiento de Málaga para reemplazarlos por trabajadores de otros cafés de la cadena
-16/07/19  “La licencia de obras del nuevo Hard Rock Café tiene que ser necesariamente mayor porque modifica la estructura al hacer un ascensor y unas escaleras interiores, y construye un volumen nuevo”, asegura un arquitecto de la ciudad
-26/03/19 ¿Prevaricación? El alcalde De la Torre (PP) y Pomares (PP) le dan una licencia de obra menor a Hard Rock Café para levantar un kiosco con vigas de acero, perforar el forjado de cubierta, construir unas nuevas escaleras e instalar un ascensor
-26/02/19 Hard Rock Café ultima su invasión del espacio público en Muelle Uno con la colocación de dos terrazas rodeadas por un muro y sombrillas ancladas al suelo para las que agujereó el pavimento. La normativa municipal no lo permite
-21/01/19 El Hard Rock Café de Muelle Uno se apropia de la calle Vélez-Málaga. Taladra el suelo y coloca tubos y soportes de metal en el espacio donde irá su nueva terraza rodeada por un muro. El Puerto y el Ayuntamiento miran para otro lado
-16/01/19 Trump no consigue su muro pero el Hard Rock Café de Málaga ya tiene el suyo propio en calle Vélez-Málaga, en Muelle Uno. Ha privatizado para su terraza una gran zona de suelo público frente a su local con elementos fijos con su marca
-26/12/18 El Hard Rock Café termina de levantar el ‘mastodóntico’ kiosco de 80 metros cuadrados en la cubierta de Muelle Uno, en el Paseo de La Farola. Diario ‘Sur’ comienza una campaña contando las ‘excelencias’ del nuevo establecimiento
-04/12/18 El kiosco construido en el Paseo de La Farola, frente al Cubo del Pompidou, no lo edifica Hard Rock Café. El responsable de levantar ese ‘mastodonte’ es Muelle Uno, la propia concesionaria del Puerto. La multinacional americana es quien lo explotará
-03/12/18 Publicidad como si fuese información. Hard Rock Café envía un comunicado publicitario a los medios locales malagueños que todos reproducen como noticia. La empresa comenzará pronto su campaña publicitaria inaugural