OPINIÓN. LOL. Por Alberto R. Aguiar
Periodista

17/04/17. Opinión. El periodista Alberto R. Aguiar opina en EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre la polémica de la Semana Santa a cuenta de la terna de El Rico aplazada: una cofradía exigiendo dejar en la calle a reos con delitos de sangre y muchos dogmáticos denunciando que un Estado aconfesional acabe con una tradición histórica que pone en entredicho todo valor de la separación entre...

...credo y administración.

La polémica sacra: El Rico solo podrá liberar a un reo ahora que la Semana Santa ha terminado y los fanáticos denuncian una caza de brujas del Estado contra las tradiciones

LA cofradía malagueña de El Rico no pudo liberar a un preso el pasado Miércoles Santo, como manda la tradición desde hace años. El motivo real, entre escombros de demagogia, fanatismo y dogmatismo, lo publicaban los medios de comunicación de la provincia hace escasos días. El Consejo de Ministros había rechazado la propuesta de la entidad religiosa por la gravedad de los delitos a absolver: de sangre, de pertenencia a banda armada, y de estafa y falsedad; según recogía La Opinión hace dos viernes (AQUÍ). El hermano mayor de la cofradía también explicó a la cadena Ser dos días después, el Domingo de Ramos, que no era la primera vez que el gobierno rechazaba la tradicional terna de presos, pero sí ocurría de forma inaudita que el aviso llegase fuera de plazo y sin tiempo para preparar los expedientes de otros reclusos. La burocracia se había cargado una tradición de hace más de dos siglos. Hasta ahí, bueno.


COMO era de esperar, la reacción (de reaccionarios) no tardó en llegar. Las acusaciones al servilismo de Málaga frente a Sevilla, o los achaques a la presunta responsabilidad que la Junta andaluza socialista había tenido en el asunto (ninguna) fueron algunos de los argumentos enumerados entre los comentarios de los portales digitales de noticias estos días. Algunos de los medios de Málaga incluso fueron más allá con titulares acusatorios (“El Gobierno rompe una tradición de siglos”), y algunos periodistas felicitaron a la cofradía cuando en un principio aseguró que no aceptarían liberar a un reo después de la Pascua (como finalmente sí hará) entre vítores y tuits que clamaban y halagaban la “coherencia”. Otros plumillas llegaron a denunciar en las mismas redes sociales “un ultraje a la Semana Santa” por cargarse “una tradición de tres siglos por incompetencia”. Incluso se llegaron a exigir “dimisiones urgentes”.

NO me deja de sorprender que los periodistas de Málaga, habituados a ver formas esperpénticas de proceder y trabajar en la administración local, solo hagan notorio su escándalo cuando el Gobierno rechaza unos indultos que una cofradía ‘exige’ al Estado. Un Estado que constitucionalmente se declara aconfesional (que no laico, este es un matiz importante e indeseado) y que sin embargo, y en nombre de una tradición (tradición son muchas cosas, como el mandato católico de no comer carne los Viernes Santos) se pliega a los intereses de una institución de índole privado.

AHORA no voy a recordar todas las prerrogativas y privilegios que las cofradías tienen en Málaga. La última la viene siguiendo esta misma revista desde hace años, como es el regalo que la Casona del Parque le ha hecho a la Cofradía de Lágrimas y Favores (la del señor Antonio Banderas) de un solar para construir su nueva casa hermandad. También la Cofradía del Descendimiento se quedó con parte de las dependencias municipales del Hospital Noble para hacer ahí su casa hermandad, modificando ostentosamente la fachada trasera que da directamente a un bien patrimonial protegido (la plaza de toros de La Malagueta). Y en esta ciudad, aquí paz y después gloria. Divina.

A mí me molesta particularmente la enorme dependencia del Estado frente a la Iglesia católica. Un Estado cuyo ejército ondea las banderas nacionales a media asta en los cuarteles como seña de respeto a la muerte de Jesucristo. El dogmatismo y el fanatismo religioso también lo padecemos quienes no queremos ni tenemos por qué rendir pleitesía a una fe que ante todo respeto y valoro por su proyección histórica y su incidencia en mi país, pero que se puede seguir y profesar en privado y respetando al resto de los conciudadanos españoles.

YA saben que por mucho que modere mis palabras el recurso fácil ante un ataque a la religión católica es tildar ‘al perpetrador’ de islamófilo. Lo que viene a recordarme un monólogo de Ignatius Farray, un jovencito confuso, que se desmadraba señalando como los católicos, “cuando se ofenden, repiten lo de, ¡con el Corán no os atrevéis, valientes!”. “Como si el Islam fuese un hermano mayor, ‘¡ya me gustaría a mí poneros una bomba, pero como a mí me enseñaron lo de poner la otra mejilla!’”.


https://www.youtube.com/watch?v=Rjmu-aylM1s

 
PUEDE leer aquí anteriores artículos de opinión de Alberto R. Aguiar:
- 30/03/17 La eficacia de Eliminalia. El arquitecto José Seguí contrata la empresa de Dídac Sánchez para que EL OBSERVADOR censure sus antiguos problemas con Hacienda y consigue lo contrario: que el tema vuelva a portada
- 23/03/17 Lógica neoliberal en la Universidad de Málaga: ofrece becarios ‘de ocasión’ para que las empresas crezcan
- 16/03/17 De hoteles en el Puerto y de prensa sin matices: ‘Sur’ no publica nada sobre la campaña de firmas contra el rascacielos en el Dique de Levante y solo lamenta la existencia de posturas antagónicas
- 09/03/17 Por qué hay hipocresía en el comunicado de la Asociación de la Prensa de Madrid denunciando algo que sí es real: presiones de Podemos a los periodistas
- 02/03/17 La derecha, la islamofobia, y ‘esos’ mitos del andalucismo 
- 24/02/17 El templete imbatible de Málaga: el Ayuntamiento no se atreve con el Pimpi y arrasa con las terrazas de las calles menores del Centro
- 17/02/17 La demagogia del concejal Raúl Jiménez… en fin… 
- 10/02/17 Bendodo promete que la Diputación hará un ascensor a la Luna para convertir a Málaga en el atractivo turístico definitivo
- 03/02/17 La sacramental impunidad de la COPE en Málaga
- 27/01/17 De la Torre no puede decir lo que piensa sobre Limasa porque teme un motín de sus concejales: Bendodo ya le calienta el cogote
- 20/01/17 El día de la marmota en Málaga Ahora: se le caen las máscaras a los funcionarios y burócratas que reparten carnés de revolucionario
- 12/01/17 Treinta años y muchísimas revoluciones
- 05/01/17 El esperpento del CAC: los mercaderes ocupan el templo del arte municipal y Málaga aplaude
- 29/12/16 El 'ombliguismo' mediático o cómo el periodismo de provincias da paso en Málaga al marketing más arrogante y rancio