“Es frecuente el tipo 'especulador sostenible', o lo que es lo mismo, el actor verborreico de la sostenibilidad, que oculta su pelaje camaleónico de promotor inmobiliario dispuesto a dar un 'pase' que provoque numerosas plusvalías a amigos propios y ajenos”

OPINIÓN. Mascarón de proa
Por Carlos Hernández Pezzi. Arquitecto

25/05/18. Opinión. “Como ciudad cosmopolita y abierta Málaga alimenta tipos increíblemente contradictorios que aportan a su fauna antropológica una riqueza, raigambre y biodiversidad inmensa” así comienza el arquitecto Carlos Hernández Pezzi a describir los diferentes tipos que habitan en la ciudad malagueña en su nueva colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. En el texto destaca...

...el “especulador sostenible” del que dice que “siempre se alinea a la vez con el negocio de la construcción y su versión de ‘destrucción creativa’ para hacerla más llevadera, ‘verde’ e ‘inteligente’”. También recoge el “‘directivo-feudal’ público o privado, que ejerce de ‘terrateniente’ en un área de responsabilidad (o varias)”, el "agradaor-incansable" o el "orgulloso-malagueñismo local".

El especulador sostenible y otros tipos contradictorios

COMO ciudad cosmopolita y abierta Málaga alimenta tipos increíblemente contradictorios que aportan a su fauna antropológica una riqueza, raigambre y biodiversidad inmensa. Muchos de estos fenotipos (que dependen genéticamente tanto de algunos rasgos hereditarios como del ambiente) han aparecido en el período de veinte años que empieza con el siglo XXI y son estereotipos de sujetos que encajan a las mil maravillas en personajes reales. Hay de todo:  Los "ami-show", "adhe-corchos",  "eje-ruptores", "de-toda-la-vida", "iso-térmicos", "gre-garios" y gre-vanos", "high-flojos", "re-políticos", "re-malaguitas", "re-col-towers" ,"orca-pullos", "por-tagoces", "re-signasters", "sí-por-fa", "super-fluos", "tiranosaurus-gest", "veloci-reptores". No es objeto de este artículo definirlos o desvelarlos, pues es tarea del lector aplicarse a averiguar si son protagonistas de la Málaga actual, "depredadores" de los valores malagueños y, - si nadie lo remedia -, definidores de los futuros comportamientos y pautas que seguirán, obligadas o no, las nuevas generaciones.


ES frecuente el tipo "especulador sostenible", o lo que es lo mismo, el actor verborreico de la sostenibilidad, que oculta su pelaje camaleónico de promotor inmobiliario dispuesto a dar un "pase" que provoque numerosas plusvalías a amigos propios y ajenos. Cuánto más pretende subir la edificabilidad y altura de un predio, más preocupación ambiental proclama y más daño hace con sus plumas de pavo real, de vulgar incontinencia desarrollista. Siempre se alinea a la vez con el negocio de la construcción y su versión de "destrucción creativa" para hacerla más llevadera, "verde" e "inteligente". Cuando trabaja en coalición, - que suele ser a menudo -, se alía con el "agradaor-incansable" y sus "infatigables-acólitos", normalmente mezclados con el "orgulloso-malagueñismo local", que se desarrolla a su vez en varios perfiles. Juntos desarrollan campañas de "concienciación" sobre lo bueno que son las "élites-autoproclamadas" y lo malo que son los demás sufridores. Se comportan como conocidos "palmeros" de las decisiones de otros, mezclados con el "orgullo-por-lo-obvio", como el "clima" benigno y la "belleza" de la bahía y las "puestas de sol", suelen utilizar su aplauso para contribuir a engrandecer el negocio ajeno.

TAMBIÉN es reciente el "directivo-feudal" público o privado, que ejerce de "terrateniente" en un área de responsabilidad (o varias) y justifica sus altos emolumentos, tanto para asfixiar de soberbia a los seres urbanos que hacen su trabajo, como para llevarse grandes gavelas, - diezmos y primicias -, a costa de la explotación o el maltrato de sus empleados y agentes, de la contratación de sus familiares y amigos; de la exposición pública de su miseria intelectual. El "beato-atemporal" es una especie de "corre-veidile" que advierte de lo pecaminoso de las conductas, ora contra el "orden establecido", ora contra la "modernidad imperante", obligada a los efectos del lucro de sus amigos, claro. Se diría que estamos en la España de Baroja y Valle-Inclán, pero no: Es la "inteligente Málaga" del "espeto patrimonial", la que produce el esperpento. Florece el "fan-futbolístico-impenitente" que lo da todo por el club, aunque bajen su equipo a segunda. Los "botarates del festejo" y los "profanadores del verso" se juntan con los "pescadores de perlas", para hacer uso de la alfombra roja reservada a los foráneos, o para cantar la excelencia de la ciudad por lo que le falta: eso que la hace "única-universal". Todos los genotipos hereditarios del "más-por-favor-más", al unísono, son los que quieren más-de-todo,  trenes- aviones-barcos-turistas, ...sol-playa-cultura-basura. No hay empresas, fábricas de inteligencia y talleres de arte, pero a los "chisgarabís-clónicos" les da igual, con tal de que el "bullicio" tape las miserias de los barrios o de los sueldos. Siempre habrá quienes engorden las cifras de millones para que se acepten por los que se llevan las "migajas", envueltas en "fastos y oropeles".

EL "machismo patriarcal", predomina; varón en casi todo; políticamente correcto, pero descaradamente machista. También apabullan ilustres fenotipos femeninos, son las "MLGinfluencers" que dejan notar su peso para amortiguar las salidas de tono o la hegemonía de "los señores de la plantación", que no aparecen, más que para recibir oportunos homenajes. La "cultura dominante" da lugar a "gerentes soberbios", "superb-managers" y a "usuarios precarios": Gentes convencidas de que se quiera o no, "todo-va-a-seguir-igual", como el "igualista", que no se debe confundir con los igualitaristas: son especies diferentes. El "igualista" se ocupa de convencer a los que le rodean de que todo vale por el turismo; de que no merece la pena cambiar la "mejor ciudad del mundo" aunque tenga evidencias, - hasta en carne propia -, de que eso no es cierto. El "aficionado a perder", o "resignado" suele defender que las batallas están perdidas de antemano, frente a los "directivos-feudales", a los "orgullosos-inertes" y a los "especuladores-sostenidos" que nos convencen de que lo bueno es el negocio ajeno, ese de fuera, - la ruina con "gustirrinín, por la ciudad del paraíso" -, que se nos escapa de las manos. El "ínclito-picaflor" y la "ubicua-conspicua" alternan por hacernos ver las maravillas "rosas" del modelo que está dejando a Málaga en cueros. Luego estamos algunos "extraviados" que hacemos por levantar la moral criticando. Somos los que se llaman "quejicas-críticos" o "artivistas-llorones" del "lamento-por-el cambio-que-falta", "acti-plastas" que nos dedicamos a dar la "tabarra", aunque se nos silencie en algunos de los medios oficiales, descontados enteramente de los medios institucionales.

NO hay que desanimarse: Por cada una de las especies descritas hay miles de malagueñas y miles de ciudadanos de Málaga que son gente honesta trabajadora y crítica, que se buscan la vida resistiendo, que reivindican, eligen y no se asustan de opinar, disfrutar, festejar y exigir; gentes del común. Formados e innovadores de verdad. Emprendedores que están dispuestos, además, a arriesgar para inventar fenotipos, genomas y hasta liderar la inaplazable mejora del propio simulacro de ciudad que nos venden. El cambio es posible.


PUEDE ver aquí anteriores artículos de Carlos Hernández Pezzi:
-11/05/18 El Alcalde de Málaga y el Big Data
-27/04/18 Primavera de auditorías y mariposas
-13/04/18 Málaga y Valencia, metáforas del despilfarro tolerado
-23/03/18 Auge y ocaso de las concesiones
-09/03/18 Ahora que vamos despacio, (bis) / vamos a contar mentiras, tralará, (bis) / Vamos a contar mentiras
-23/02/18 Las dudas de conciliación del alcalde de la Torre
-09/02/18 Málaga, mucho ruido y pocas nueces
-26/01/18 El PEPRI CENTRO, más que una revisión, UN CAMBIO

-12/01/18 De la LOUA de 2002 a la LUSA de 2018
-29/12/17 Málaga se la juega en tres Planes Especiales
-15/12/17 El nivel de incompetencia
-01/12/17 El relato retrospectivo y las prioridades de Málaga 2020

-17/11/17 Manzanas Asadas
-03/11/17 Lo que no se ve en Málaga
-20/10/17 Málaga en menos manos