”Solo quiero hablarles, o, mejor dicho, preguntarles, por qué una asociación cultural de este tipo [‘Máslibroslibres’] está a punto de desaparecer, engullida por el silencio, por la falta de voluntarios y por la falta de usuarios”

OPINIÓN. Vox populi
Por Dolors Lluy. Ciudadana


25/09/18. Opinión. Dolors Lluy, poeta ibicenca (Efectos secundarios es el título de un libro con sus poemas) que estuvo afincada en Málaga durante 13 años, escribe una sección para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com llamada Vox populi, en la que con una periodicidad quincenal comenta asuntos sobre la actualidad malagueña. La cual sigue muy de cerca...

...pues confiesa que “de algún modo sigo estando porque nunca me marché del todo. Mi afecto por Málaga es inquebrantable, aunque no siempre la entienda ni comparta muchas cosas de las que aquí suceden”. Hoy escribe sobre la asociación cultural ‘Máslibroslibres’, “que vive en Málaga, junto con otras, herida de muerte”.

La cultura que muere

LA idiosincrasia malagueña compite con Crono (o Saturno, como más les guste) a la hora de devorar las iniciativas independientes culturales. Lo vemos con La Casa Invisible, sobre la cual pende la espada de Damocles y la inquietante incertidumbre de no saber cuál será su futuro.

OTRA asociación cultural vive en Málaga, junto con otras, herida de muerte.

LA cultura tan contradictoria en esta ciudad, de amiguismos y cuchipandas.

MÁSLIBROSLIBRES fue fundada por allá por el año 2013 siguiendo la estela norteamericana. No hablaré aquí de exiguas aportaciones recibidas básicamente solo al inicio de su actividad por parte de las instituciones, que algunas hubo y generosas, como por ejemplo por parte de Fundación Málaga, así como la colaboración habitual de La Noria a la hora de convocar eventos de mayor enjundia. No hablaré de la cantidad ingente de libros publicados por las mismas instituciones que duermen en los trasteros o en los almacenes del Sueño de los Justos. No hablaré tampoco de la falta de ofrecimiento de un local céntrico y digno para este bien social de los muchos que están mal aprovechados o desocupados, por fortuna la Asociación de Vecinos La Cooperación, en Cruz de Humilladero, los recibió desde el primer momento, aun cohabitando con otras asociaciones. No hablaré, ¡no!, ¡no insistan!, de la labor altruista de esta asociación, con recogidas y entregas de libros por todos los barrios de Málaga, incluso en pueblos, de sus convocatorias de talleres, clubes de lectura, de cine, BookCrossing, presentaciones de libros, recitales de poesía, conferencias, donación de ejemplares a colegios, colaboraciones en actos benéficos, etc. Siempre en pro de la cultura gratuita y el desarrollo intelectual al alcance de todos. Ni hablaré de las amenazas por parte del policía chulesco por recitar a Machado en la calle, siempre se supo que el ruido de la poesía es más mucho molesto -por no añadir peligroso- que el de los bares. No, no hablaré de nada de eso.

SOLO quiera hablarles, o, mejor dicho, preguntarles, por qué una asociación de este tipo está a punto de desaparecer, engullida por el silencio, por la falta de voluntarios y por la falta de usuarios. ¿Qué clase de lectores estamos creando? Lectores que se afanan en comprar exclusivamente los “best-sellers”o biografías del famoso de turno. Lectores inducidos por las grandes editoriales, por la nueva plaga de autores que escriben por y para las redes sociales o manipulados, no quisiera decir adoctrinados- por los mass-media.

NO, Máslibroslibres nunca pudo contentar a esta nueva generación de lectores, a su lectura selectiva de una falsa modernidad. La asociación, en su mayoría, solo dispone de literatura clásica (entre otros géneros), de esos libros imperdibles que cualquier amante de la lectura debería conocer.

PERO no, es cierto; no tiene libros de Marwan o Irene X ni el último éxito de la influencer Elísabet Benavent. ¿A quién le interesa ya la Generación del 27, los clásicos franceses o griegos? ¿De qué iba “Don Quijote”? Ni pudo contentar la avidez de conseguir el último libro de moda, así como el novísimo modelo de deportivas o el teléfono de última generación.

PERO no crean tampoco que toda la culpa es de los lectores, también la falta de voluntarios para gestionar la Asociación, la solidaridad mal entendida, la solidaridad de 40 euros la copa, pero incapaz de arremangarse, voluntarios que nunca saldrán en los ‘Ecos de Sociedad’ del diario Sur o que se prestan, exclusivamente, para tener créditos. Ya saben: ‘Que tu mano izquierda no sepa lo que hizo la derecha’. Voluntariado, en definitiva, de personas comprometidas para lectores comprometidos.

TODAVÍA estamos a tiempo, Máslibroslibres continua en calle Ara nº 1 al amparo de La Cooperación, aunque desmembrada, aunque haya perdido parte de su esencia… el que siga existiendo solo depende de ustedes.

PUEDE leer aquí anteriores artículos de Dolors Lluy:
-11/09/18 Aquí estoy