EL OBSERVADOR, primer medio que escribió hace diez años sobre el ‘caso Aifos’, lo retoma de nuevo. Los afectados presentan una petición a través del despacho marbellí Ley 57, para que inculpen al matrimonio dueño de la promotora, Jesús Ruiz Casado y Teresa Maldonado. Consideran que hubo ‘dolo’ en la gestión

04/05/15. Sociedad. Acreedores de la inmobiliaria Aifos han presentado un escrito en el Juzgado número 1 de lo Mercantil de Málaga para que se declare dolosa la gestión de la empresa y se inculpe así al matrimonio dueño de la promotora. Se trata de un grupo de particulares, compradores de pisos de esta firma. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com ha podido conversar con el representante legal...

...de los mismos. Carlos Cómitre, del despacho marbellí Ley 57, explica que la Ley Concursal prevé que en circunstancias como ésta primero cobren las administraciones, luego los bancos, y si sobran migajas, llegará algo a las personas normales”. Aifos se hundió hace casi un lustro. La empresa que lideró el ‘boom’ inmobiliario en la Costa del Sol, y cuyas prácticas empezó a denunciar esta revista hace diez años, lo que provocó que sufriera una querella criminal por parte de la inmobiliaria que tuvo que retirar más tarde, dejó cientos de vidas truncadas, pues pidió suspensión de pagos cuando ni había construido ni había entregado miles de casas a sus legítimos propietarios.

CARLOS Cómitre es el representante legal de unas 27 familias afectadas por el hundimiento de Aifos, aunque reconoce que “indirectamente” representa a muchos más damnificados. Este letrado del despacho marbellí Ley 57 ha presentado en el Juzgado número 1 de lo Mercantil un escrito pidiendo la inculpación de Jesús Ruiz Casado y Teresa Maldonado, el matrimonio propietario de la polémica promotora. El escrito, de unos 18 folios, presenta múltiples razones por las que el matrimonio debe ser inculpado en función de una interpretación de la Ley Concursal. También busca así encontrar la responsabilidad de las entidades bancarias, que la hubo. “Aifos usó una estrategia comercial brutal, se metió en muchas más obras de las que sabía gestionar, empezó a usar métodos inmobiliarios no legales, nunca protegió el interés de su cliente”. “Las actitudes prepotentes existían: Aifos estaba ahí y los demás éramos simples mortales”.

LOS casos de retrasos y no entregas de parqué inmobiliario se comenzaron a dar en Aifos hace varios años. En 2008, proveedores y una pequeña empresa solicitó a los juzgados de lo Mercantil que la promotora entrase en concurso de acreedores, cosa que pudo evitar. No se demoró mucho más y en 2009 fueron los propios propietarios de la firma los que pidieron atenerse a un concurso. La Junta de Acreedores que se previó para finales del año pasado no llegó a celebrarse por falta de quórum, por lo que la liquidación comenzó. Pero ahora este grupo de acreedores piden la responsabilidad del matrimonio propietario de la firma. Denuncian falta de colaboración con los administradores concursales o alzamiento de bienes que perjudicarían a los acreedores y a la sociedad, entre otros muchos alegatos.

ES muy complicado que los acreedores puedan cobrar. Aifos se hundió dejando unos 5.000 afectados y un pasivo de unos 900 millones de euros. Lo que se pueda vender de sus bienes (que se acumulan en una nave) será para pagar, como se prevé en la Ley Concursal, primero a las administraciones y después a las entidades financieras, lo que también señala el propio letrado Cómitre.

EN un conflicto financiero de esta magnitud no se puede olvidar que tras cada afectado hay una persona y, en muchos casos, una familia. Así lo concede el propio abogado, representante legal de varios de estos acreedores. “Llevo muchos años litigando contra esta empresa”, explica. “He visto de todo, desde divorcios de matrimonios que empezaron a discutir, reprochándose la compra de la casa, hasta gente que ha entrado en tremendas depresiones”. “Detrás de cada casa no entregada hay una tragedia”.

AIFOS se comenzó a hundir dejando cientos de proyectos de vida rotos. En 2007 ya dejó sin entregar varias viviendas alegando problemas de liquidez (ver Aifos alega falta de liquidez para no entregar viviendas que prometió en un acuerdo a una veintena de afectados por ‘Jardines del Rincón’). Llegó a demandar a esta revista, aunque acabó retirando esa demanda (ver El deteriorado grupo Aifos, el profesor Zamarreño, la soltura intestinal, la Facultad de Comunicación de la UMA… y algunas cosillas más de cuando los buenos ganaron a los malos). La inmobiliaria llegó a patrocinar el Festival de Cine de Málaga, algo por lo que el alcalde Francisco de la Torre (PP) tuvo que llegar a disculparse (ver El alcalde de Málaga lamenta lo ocurrido con el patrocinio de Aifos en el Festival y se excusa, por escrito, con el bufete Gálvez y Rosas). La hemeroteca sobre el caso Aifos en esta revista es inmensa, y EL OBSERVADOR se propone rescatarla y ampliarla.

PUEDE leer aquí anteriores artículos relacionados con esta publicación:
- 24/03/06 El alcalde de Málaga lamenta lo ocurrido con el patrocinio de Aifos en el Festival y se excusa, por escrito, con el bufete Gálvez y Rosas
- 23/03/06 El otro hotel de Aifos en Marbella, Guadalpín Banús, también funciona sin tener concedidas las licencias necesarias para abrir al público
- 22/03/06 Un informe del Tribunal de Cuentas relata las irregularidades cometidas en la construcción del Gran Hotel Guadalpín Marbella de Aifos
- 22/03/06 La fiesta de inauguración del Festival de Cine de Málaga fue “una fiesta de la construcción" bajo las carpas del hotel Guadalpín de Aifos
- 21/03/06 El Gran Hotel Guadalpín Marbella funciona desde hace más de tres años sin licencia de apertura ni de primera ocupación

- 21/03/06 De la Torre acepta el patrocinio del hotel Guadalpín, de Aifos, a pesar de la "situación jurídica de absoluta ilegalidad administrativa" en que está