VÍDEO. La saturación hostelera provoca una desbandada de residentes. La ocupación de las calles por las terrazas que exceden el suelo concedido hace el centro intransitable. Vean un vídeo del Pimpi ocupando espacio público

22/09/16. Sociedad. Los hosteleros de Málaga han hecho saber al alcalde que no aceptarán más subidas de impuestos relacionadas con la gestión de la basura de los locales del centro histórico. En un pulso en el que el consistorio parece tener todas las de perder, los representantes del sector están dispuestos solo a tratar fórmulas dirigidas a mejorar los recursos existentes, pero no asumirán...

...un incremento de tasas. Una muestra de la situación a la que el sector hostelero está sometiendo al centro histórico se reflejó en un estudio realizado por el OMAU en 2015 (AQUÍ) que detalla que un 58% ocupa una zona mayor de la permitida para colocar sillas y mesas en la vía pública. Este fenómeno y todos los derivados de la saturación hostelera en esta zona de la ciudad están provocando una disminución alarmante del número de residentes en el barrio y un deterioro de los servicios públicos. En el vídeo que ofrece EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, enviado por un vecino, puede apreciarse la amplia ocupación que hace de la calle uno de los más emblemáticos locales de hostelería del centro al que el Ayuntamiento le permite ocupar un espacio que es de todos, la bodega El Pimpi.


https://youtu.be/3v2aMc_EP6A

EL alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (PP), adelantó su intención de modificar la tasa de basura industrial para imponer un nuevo sistema de gestión de los residuos de la hostelería. Este anuncio protagonizó la junta ordinaria que reunió el martes 20 a más de 350 negocios. Los propietarios de los establecimientos se niegan a hacerse cargo de los costes derivados de la mala planificación de la red de contenedores del casco histórico.

LA red de contenedores soterrados, que no puede albergar todos los desechos que generan los comercios y restaurantes, se diseñó hace prácticamente una década, justo cuando arrancaba la peatonalización del Centro Histórico. Todavía no se había producido la actual eclosión de bares, restaurantes y tiendas. La planificación no tuvo en cuenta el crecimiento exponencial que se ha vivido en los últimos años, que ha convertido en normal la acumulación de basuras junto a las bocas de los contenedores soterrados. De la Torre quiere abrir una vía de diálogo con los dueños de los locales para buscar una solución que termine con los problemas que se arrastran en las calles más transitadas. El primer edil propone que los contenedores soterrados sean de uso exclusivo de los particulares, mientras que la recogida de la basura de los locales se realice por otro método que aún no se ha establecido. A este nuevo sistema o se le uniría un aumento de los impuestos de la basura que los hosteleros no quieren asumir.

ESTE
asunto parece ser la gota que colma el vaso en el problema de la saturación de negocios de hostelería en el Centro Histórico. Aunque el estudio del OMAU ‘Agenda 21 Málaga 2015 agenda urbana’ se publicó el año pasado, algunas de sus conclusiones se están poniendo de manifiesto por parte de los medios de comunicación y la ciudadanía ahora. Aunque ya era una realidad que podía palparse a simple vista, las  cifras apoyan lo que todos los vecinos del centro llevan tiempo denunciando. El trabajo del OMAU analizó cuatro zonas del este barrio -calle Strachan y La Bolsa, y las plazas de las Flores, Uncibay y la Merced para comprobar si los negocios de hostelería acataban las normas para ocupar la calle con mesas y sillas. El resultado fue que el 58% de los locales estudiados ocupaban una superficie superior a la que tienen permitida, y solo el 14% estaban en regla con todos los condicionantes establecidos para colocar mesas en la vía pública, en relación a dimensiones, toldos y publicidad.

TAL
vezla más importante de las consecuencias de esta saturación de locales en el centro sea la pérdida de población. Cada vez menos personas quieren residir en un casco histórico centrado en la hostelería y el turismo. Problemas de ruido, suciedad y accesos imposibles a los garajes. En los últimos seis años, casi medio millar de habitantes han dejado de vivir en el Centro Histórico. De 5.196 en el año 2010 a 4.720, según los datos de población del pasado mes de enero.

PUEDE leer aquí anteriores informaciones relacionadas con esta publicación:
-18/07/16 El exceso de terrazas en el Centro impide a los bomberos acceder a calle Alcazabilla por la Merced. Tuvieron que dar un gran rodeo para poder constatar la caída de una cornisa de la Cofradía de Estudiantes
- 16/05/16 Diligencia impostada. El Consistorio quiere quitar las terrazas de las calles Císter, Molina Lario y Santa María. Dice que están “saturadas” de turistas. ¿Y la Plaza del Obispo, de la Constitución o Zegrí?
- 18/04/16 El Ayuntamiento ya envía cartas amenazadoras a los pequeños empresarios del Centro Antiguo con terrazas. ¿Recibirán una igual José Cobos, de El Pimpi; o Rafael Prado, del Café Central?
- 30/03/16 El Ayuntamiento niega a los hosteleros de Atarazanas abrir noches y fines de semana. C’s los defiende. Sus terrazas complican el paso y pagan solo 100 euros mensuales de alquiler. Quieren más
- 14/01/16 Vecinos del Centro de Málaga, preocupados con que la peatonalización de Atarazanas genere más terrazas. “Tememos que haya puestos del mercado que se conviertan en bares. Hay una acera totalmente ocupada por taburetes”
- 31/12/15 “Imposible descansar con esto junto a la puerta de tu casa”. Indignación por el exceso de ruidos en el Mercado de La Merced, que sigue enganchado a la luz con unos generadores diésel varios meses después de su apertura
- 29/12/15 La peatonalización del entorno de la Catedral, la nueva ‘mierda’ que deja la Gerencia de Urbanismo (según el lenguaje técnico del arquitecto Iñaki Pérez de la Fuente). El Ayuntamiento convierte esta zona del Centro en un patatal
- 10/12/15 Rechazo vecinal a los hosteleros que amenazan con contratar menos si continúan las restricciones a las terrazas. “Demagogia”. “Es chantaje, Málaga se ha entregado a los bares”. “Incitan al Ayuntamiento a incumplir su normativa”