La petición exige que estos proyectos de cooperación no se destinen a cuidar de animales en parajes exóticos, como ha ocurrido este año, sino a trabajar con poblaciones y colectivos sociales más vulnerables de otros países

06/03/17. Sociedad Los alumnos de la Universidad de Málaga (UMA) quieren que los proyectos de Cooperación Internacional y Educación para el Desarrollo se destinen para lo que nacieron: trabajar con personas necesitadas, y no para hacerlo con animales, como se ofertan en la última convocatoria de la institución docente. Esto ha llevado a Charly Brayan, estudiante de medicina, con el apoyo de otros...

...alumnos a crear una petición en la plataforma Change.org. Según ellos mismos le han hecho saber a la revista EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com  el motivo es que este año se han ofertado plazas para proyectos como cuidar animales en las Islas Galapagos, que nada tienen que ver con el espíritu con el que se crearon estas ayudas: atender a comunidades de personas allá donde lo necesiten. En la petición, que se puede firmar desde AQUÍ, explica que la Cooperación Internacional en Educación para el Desarrollo tiene unas líneas de trabajo enfocadas al género y el respeto a los Derechos Humanos.


EN las jornadas sobre Cooperación que la Universidad de Málaga realizó en 2016 acudieron ex–voluntarios que tras ver determinadas experiencias aseguraron que eso “no era cooperación”, según cuenta Mariana Gómez, estudiante de Trabajo Social que participa en la recogida de firmas. Hace unas semanas se publicaron los proyectos de este año, al ver que se mantenían voluntariados relacionados con el medio ambiente decidieron empezar una recogida de 500 firmas en Change.org para que la Cooperación fuera para las ‘personas’. Algunos de los proyectos de esta convocatoria se realizarán en las Islas Galápagos, un destino turístico de lujo. Como dato orientativo hay agencias que ofrecen este tipo de voluntariados con el precio de 400 euros a la semana y 2.500 euros por dos meses por persona. Esto significa que un proyecto en un sitio turístico de este tipo necesita una gran inversión de dinero. Lo que los estudiantes reclaman es que los fondos se destinen a trabajar en la lucha contra la pobreza, discriminación y ayuda a las poblaciones y sus necesidades básicas y no en este tipo de iniciativas.

LOS
voluntariados en Cooperación Internacional que la UMA pone a disposición de los universitarios empezaron a realizarse en 2009 y más tarde contaron con el apoyo económico de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID). La finalidad de esta agencia es la sensibilización de la población andaluza hacia los problemas de desarrollo de otros territorios y sociedades. Desde el servicio de Relaciones Internacionales afirman que la AACID es la que pone los criterios para los proyectos, entre los que se encuentran la protección y mejora del medio ambiente, y la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales, que consideran parte de la Cooperación para el Desarrollo.

PUEDE
 ver aquí anteriores artículos relacionados con esta publicación:
- 22/02/17 La irresponsable actitud del profesor de Periodismo Carlos Pérez Ariza: revienta un informe sobre la precariedad en el sector que se presenta mañana en la Diputación de Málaga. Lo contó el primero, pero lo hizo mal. ¿Así enseña en la UMA?

- 15/02/17 El hospital privado El Ángel, por un convenio con la Universidad de Málaga, permite que estudiantes coreanos presencien pruebas de ecografía a pacientes, sin pedirles permiso y violando su intimidad
- 06/02/17 La UMA corrige las muchas faltas que EL OBSERVADOR apuntó que existían en su nuevo Manual de Identidad Visual. El original, plagado de errores
ortográficos y erratas, provocó la indignación y el hazmerreír de la comunidad universitaria
- 03/02/17 Cuatro profesores de la UMA publican el libro ‘Mujeres iberoamericanas y derechos humanos’ con la colaboración de expertos de España, México, Colombia, Argentina y Chile
-02/02/17 Indignación en la comunidad universitaria de Málaga por a cantidad de faltas de ortografía, erratas y redacción pobre del nuevo Manual de Identidad Visual de la UMA, elaborado por el Servicio de Comunicación de Carlos Pérez