Los hosteleros quieren la centralización del turismo sólo en beneficio propio, sin tener en cuenta a los vecinos, que cada vez son menos

Estos grupos municipales piden más espacio para los residentes. Presentan iniciativas al pleno para controlar el desarrollo del turismo y la hostelería en el Centro Histórico

27/04/17. Sociedad. En el centro de Málaga es prácticamente imposible vivir. Muestra de ello es el considerable descenso del número de residentes en esta zona. La afluencia turística de Málaga, con el correspondiente aumento de apartamentos destinados a este fin, ha provocado que el precio de los alquileres se dispare y que el acceso a los arrendamientos sea cada vez más difícil, ya que los propietarios...

...optan por ofrecer alquileres vacacionales en lugar de contratos de larga duración, obteniendo así un mayor beneficio. Informa  EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

EL
 Centro Histórico de Málaga ha perdido 10.000 residentes en los últimos ocho años, así lo ha denunciado Eduardo Zorrilla, concejal del grupo Málaga para la Gente, en numerosas ocasiones. La ocupación por parte del sector hostelero, calificada por Ysabel Torralbo, portavoz del grupo municipal Málaga Ahora, como “abusiva” es el principal problema por el que los vecinos del Centro se están retirando de la zona. Como indicó Torralbo a esta revista el pasado 20 de abril (AQUÍ), es preciso recuperar el uso residencial del centro de la ciudad y revertir el aumento de apartamentos turísticos y terrazas. Ahora, los grupos municipales de izquierda concuerdan en la necesidad de defender a los vecinos controlando el crecimiento turístico y hostelero. Zorrilla explica, que los residentes han sido expulsados por “el lobby de los hosteleros” cuya actividad ha sido favorecida por un gobierno afín a estos intereses. El presidente  de la asociación Málaga Centro Vecinos, Antonio César, declaró hace poco a Sur alegando la hostilidad del territorio en el que viven que: “Se trata de un genocidio que planificaron desde que se peatonalizó la calle Larios”. Denunció además, la constante “tabernalización” del centro y aseguró que los residentes están encerrados y que precisan solicitar con quince días de antelación las entradas y salidas de los vehículos.


LA iniciativa que promoverá el grupo Málaga para la Gente en el pleno municipal reclamará al equipo de gobierno la adopción de medidas para evitar la expulsión de los residentes del Centro Histórico y la masificación hostelera, además de solicitar la elaboración de un mapa para detectar las zonas en las que haya saturación de apartamentos turísticos, problema que Juan José Espinosa, concejal de Podemos, ya planteó previamente a la comisión de Economía. Espinosa explicó que la proliferación de turistas podría ser desfavorable si no se toman medidas en la actualidad y recalcó el aumento del precio de los alquileres provocado por el auge de los apartamentos turísticos, hecho que limita las viviendas destinadas a arrendamientos de larga duración. (
AQUÍ).

POR otro lado Málaga Ahora, también anuncia una iniciativa plenaria en la que se contemplará una serie de medidas destinadas a proteger a los residentes. Parte de estas medidas las anunció previamente Ysabel Torralbo en una rueda de prensa en el Ayuntamiento el pasado 19 de abril (
AQUÍ). Torralbo asegura que exigirán  que se prohíba cambiar el uso de las licencias de los establecimientos actuales, limitar los eventos ruidosos, reducir la Semana Santa a las fechas oficiales e instar a la Junta a cobrar una tasa a las empresas que gestionan los apartamentos turísticos.


EN relación a este tema, Sur ha organizado una reunión en la que participaron hosteleros, vecinos, hoteleros, comerciantes y distribuidores para debatir, en representación de la sociedad civil malagueña, sobre el futuro del Centro Histórico (
AQUÍ). Las conclusiones se centran en mantener el equilibrio de usos, impedir que la hostelería se adueñe de la ciudad, ampliar las fronteras del centro, proteger el comercio tradicional o garantizar el descanso de las familias residentes de la zona. El presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol, Luis Callejón, apunta que el centro debe extenderse por otras zonas como el Soho, el entorno de la calle Carretería o la ribera del Guadalmedina y declara: “Hemos pasado de un uso residencial a un centro turístico, y tenemos todos los elementos necesarios para seguir creciendo”. Callejón añade que la solución para descongestionar la zona pasaría por limitar el número de negocios para que en ninguna hubiera excesivos bares o tiendas. Contrario a esta opinión, Jesús Sánchez, presidente de la asociación de hosteleros Mahos, especifica que la Administración no puede coartar la libertad de los emprendedores limitando el número de establecimientos aunque sí reconoció que es necesario establecer equilibrio. Parece que la actitud sensata de los hoteleros de pretender mantener un crecimiento sostenible contrasta con la de los hosteleros, dados a una política de tierra quemada y explotación hasta donde se pueda, partidarios de un sálvese quien pueda en el que no cuentan con los vecinos, que parecen estorbarles. Son más dados a llegar a una situación semejante a la colmatación que sufre Barcelona, en la que empieza a ser difícil andar por las calles de su Centro Histórico ante la avalancha de turistas y en la que difícilmente se puede alquilar un piso para largas estancias (trabajadores, estudiantes, profesionales,…)  a precios razonables. Todos prefieren darles un uso vacacional con precios muchos más elevados.

ANTE las diversas opiniones, los residentes del centro aseguran “que se ha superado la capacidad de carga” y algunos, como Alfonso Miranda, presidente de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo, defienden que es preciso acabar con los incumplimientos de la hostelería, asegurando que gozan de excesiva impunidad, y garantizar el derecho a descanso de los residentes. Esta revista ya se hizo eco de las denuncias ciudadanas en relación al favoritismo que el Ayuntamiento dedica a ciertos establecimientos hosteleros ignorando el incumplimiento de la Ordenanza Reguladora de la Ocupación de la Vía Pública por parte de estos negocios. Puede consultar esta información (
AQUÍ).

PUEDE leer aquí anteriores artículos relacionados con esta noticia:
- 20/04/17 
Ante las ilegalidades que comete ‘El Pimpi’ en relación a la Ordenanza Reguladora de la Ocupación de la Vía Pública, Málaga Ahora denuncia este incumplimiento de la normativa y la privatización del espacio público por parte del establecimiento
- 05/04/17 
DOSSIER. Los ciudadanos, hartos del favoritismo del Ayuntamiento con los “grandes” negocios hosteleros del centro de Málaga. ‘El Pimpi’, el ‘Café Central’ o ‘La Plaza’ campan a sus anchas ignorando la Ordenanza Reguladora de la Ocupación de la Vía Pública
-04/04/17 La posible denuncia ciudadana al Ayuntamiento por prevaricación respecto a su consentimiento hacia el ‘El Pimpi’ toma consistencia, ya que el negocio continúa incumpliendo la Ordenanza Reguladora de la Ocupación de la Vía Pública
-22/03/17 
¿Prevaricación? El Ayuntamiento permite que ‘El Pimpi’ use la calle Zegrí de ‘almacén’ nocturno, incumpliendo la normativa que obliga a retirar el mobiliario de las terrazas cuando el establecimiento cierra
- 03/03/17
¿Falsa caridad por inmunidad? El Ayuntamiento de Málaga sigue tolerando una barra externa fija en la terraza de El Pimpi en la que la bodega hizo un acto ‘solidario’ el martes. Es una de las ilegales y prohibidas ‘barras de alcance’
- 27/02/17 
‘El Pimpi’ y el ‘Café Central’ se libran de la retirada de terrazas de calles del centro. Así, el Ayuntamiento de Málaga evidencia la bronca interna en la asociación de hosteleros, MAHOS, y deja muy señalado a su edil de Urbanismo, Francisco Pomares
- 04/10/16 
La ‘famiglia’. El Ayuntamiento cerró el restaurante ‘A la Turca’ durante 24 horas por servir desde una barra interior que dijo que era de alcance. La bodega ‘El Pimpi’ sirve alcohol en una verdadera barra de alcance desde hace años sin molestias
- 15/03/16 
El Pimpi ‘okupa’. Hace suya la plaza Zegrí con barras no permitidas por la normativa municipal. Sigue impune. Su dueño es José Cobos, el defensor del alcalde en la última huelga de basuras
- 09/12/14  
El Pimpi sigue con su ‘okupación’ permitida por el Ayuntamiento de la vía pública. Planta varias sombrillas que dificultan el paso entre las calles Granada y Alcazabilla