Según la sentencia, Juan Díaz le gritó a Aguiar: “¡Te voy a arrancar la cabeza!”. El condenado trabaja ahora como técnico en el grupo de Málaga Ahora en la Diputación de Málaga

Los hechos sentenciados tuvieron lugar en 2014, cuando más de una docena de activistas relacionados con La Invisible rodearon, retuvieron y amenazaron al periodista en una calle del centro durante una hora a causa de un artículo que publicó en esta revista

Los condenados deberán pagar una multa y las costas. Según la sentencia queda probado que un grupo de 10 a 20 personas “increparon y agarraron” a Aguiar, coaccionándolo e impidiéndole irse, todo por haber publicado un reportaje en EL OBSERVADOR que no fue del agrado de estos filofascistas

21/02/18. Sociedad. Los activistas del entorno de La Casa Invisible, Juan Díaz, Ángel Antich y Francisco Machuca han sido condenados según la sentencia 212/17 del Juzgado de Instrucción Nº8 de Málaga, por un delito de coacciones contra el redactor de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com Alberto R. Aguiar. Esta sentencia llega después de que en 2014 más de una docena de filofascistas le acorralaran...

...de madrugada en la céntrica calle Nosquera, a la puerta de la Casa Invisible, para amenazarlo e increparle por un artículo publicado en esta revista. El fallo obliga a los condenados a pagar una multa además de hacerse cargo de las costas. Acorde con la resolución queda probado que Alberto R. Aguiar fue rodeado por estos seudoactivistas durante 45 minutos en los que se le impidió irse, y que Juan Díaz le gritó “Te voy a arrancar la cabeza”. Díaz es técnico del grupo de Málaga Ahora en la Diputación Provincial AQUÍ. La letrada de los acusados es Amanda Romero, del equipo jurídico de La Invisible y una de sus portavoces. Aguiar se alegra de que se rechacen “estas actitudes de matón que no son correctas” y añade que “si se quiere pedir una rectificación de un artículo a un medio hay cauces para ello, o incluso una conversación civilizada, pero no rodeando y acosando a altas horas de la madrugada a alguien”.

EN marzo de 2014 esta revista publicó un artículo sobre una okupación fallida por parte de activistas de la ciudad, muchos de ellos relacionados con el centro social La Invisible (Crónica de una ‘okupación’ fracasada. La Invisible y activistas universitarios se enredan durante un mes discutiendo qué hacer con una instalación del campus de Teatinos que querían 'okupar'... para nada. Ya estaba allí la UMA). Días después de la publicación del reportaje, el 15 de marzo, un grupo de unos 10 a 20 activistas relacionados con esa información rodearon, acosaron y amenazaron al que entonces era redactor de esta cabecera Alberto R. Aguiar mientras estaba en la puerta del desaparecido bar Modernicolas, justo el portal de al lado de la Casa Invisible. Durante 45 minutos hostigaron al periodista amenazándolo, escupiéndole y gritándole para que retirara la publicación mencionada, hasta que este aceptó hacerlo para que le dejaran marcharse. La publicación nunca se retiró. Estos hechos fueron grabados por Aguiar en su teléfono móvil, algo que la defensora de los hoy condenados, Amanda Romero, trató de anular como prueba, y aunque no lo consiguió, si logró aplazar el juicio hasta el pasado mes de septiembre AQUÍ, evitando que coincidiese con la campaña a las elecciones de 2015. Cabe destacar que, sorprendentemente, ellos mismos accedieron a que se grabaran sus amenazas (?).


PARTE de las personas que participaron en esta acción contra Aguiar son simpatizantes o participantes de la plataforma Málaga Ahora. De hecho Juan Díaz (el primero desde la izquierda en la foto 1) es técnico de esta formación en la Diputación Provincial. Francisco Machuca (segundo desde la izquierda en la foto 1) es personal investigador en formación de la Universidad de Málaga en el departamento de Historia. Ángel Ántich es un activista de La Invisible que además colaboraba con Málaga Ahora como técnico audiovisual AQUÍ. Para Aguiar es “sorprendente que haya técnicos en la Diputación que estén primero imputados y ahora condenados por un delito de amenazas”.

A raíz de lo sucedido varios periodistas malagueños hicieron público su apoyo a Aguiar, a lo que hay que sumar el rechazo de miembros de la oposición a todo acto violento como el sucedido. La Federación de Sindicatos de Periodistas de España también emitió entonces un comunicado (AQUÍ) censurando la agresión.


OTROS periodistas de la ciudad han tenido también encontronazos con activistas del entorno de La Invisible, como el columnista Gonzalo León o el redactor de La Opinión Matías Stuber quienes han sido víctimas de sus hostigamientos (La Invisible en la picota. Las críticas de un círculo de Podemos a su gestión se extienden en los medios. Se les empieza a perder el miedo, aunque acosen a periodistas que no pretendan ser sus voceros, como Matías Stuber de La Opinión).

[NOTA REDACCIÓN: muchos simpatizantes de La Invisible no han llegado a entender nunca la línea editorial crítica que mantiene EL OBSERVADOR con los dirigentes que controlan esta experiencia de activistas o seudoactivistas malagueños. Las razones que esta revista ha dado en su particular denuncia de este caso de ‘activismo de amiguetes’ entronca, sobre todo, en la pérdida de espíritu okupa con el que nació este proyecto: lejos de ser una iniciativa subversiva o antisistema, los participantes de la misma intentaron desde bien temprano negociar con el Ayuntamiento de Málaga del PP la cesión del inmueble para poder acogerse al empleo de revolucionario institucional.


ESTA revista siempre ha diferenciado muy bien entre los ciudadanos que colaboran a que funcione este centro y que participan en las actividades de la Invisible y que tienen todo nuestro respeto, y el grupúsculo que desde el principio y ‘manu militari’ la han tenido controlada con puño de hierro durante tantos años, y de donde proceden todos estos filofascistas ahora condenados por sentencia. Unos personajillos que han intentado hacer una ‘revolución’ de guía Michelin y Tripadvisor con su barra de tapas y su discoteca de noche para sacarse un dinerito. Unos personajillos que solo quieren un trabajo bien pagado como han conseguido muchos de ellos.  Unos personajillos endebles intelectualmente que no son capaces de mantener un acto con dos grapos porque papá administración les dice que está mal. Sólo les falta poner en el frontispicio de la entrada el lema Marxista (Groucho): “Estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros”. Encajaría con su reconversión de ‘okupas’ a militantes avanzados del seudoPRI mejicano en que se han convertido, queriendo ser unos buenos revolucionarios institucionales.

PARA todo esto los activistas ‘jefes’ de un principio aceptaron sentarse a negociar con las instituciones (las mismas a las que en principio se rechaza desde el movimiento okupa) creando para ello una personalidad jurídica: una fundación con tres asociaciones en su seno. Esta es la Fundación de los Comunes. Valga recordar que las fundaciones es una de las personalidades jurídicas más opacas que existen. Una fundación que no tardó nada en ir en peregrinación o procesión cofrade a entregar a su santo alcalde De la Torre una simbólica llave de cartón de la Casa Invisible en el acto más sorprendente y bochornoso de bajada de pantalones que unos ‘insurgentes’ podrían protagonizar. Al alcalde le decían con aquello: “Esta es tu santa casa. Haz con ella lo que quieras”. Recientemente el Ayuntamiento anunció que recuperará el edificio donde se ubica La Invisible y sacará a concurso su gestión, según informa diario Sur AQUÍ. El alcalde, efectivamente, ha hecho lo que ha querido, para eso le entregaron una llave.

PUEDE ver aquí anteriores artículos relacionados con esta información:
-20/09/17 Las amenazas de tres miembros de La Casa Invisible contra un redactor de EL OBSERVADOR se dirimen en juicio este miércoles, más de tres años y medio después de que ocurrieran los hechos
- 26/06/17 La agresión y amenazas perpetradas por tres activistas del entorno de La Casa Invisible en 2014 contra un redactor de EL OBSERVADOR se ven en juicio este miércoles por la mañana en la Ciudad de la Justicia 

- 07/05/15 Los activistas de La Casa Invisible y de la candidatura ‘Málaga Ahora’, imputados por amenazas al redactor jefe de EL OBSERVADOR, consiguen aplazar la vista judicial contra ellos y así no coincide con la campaña electoral
- 18/03/14 ‘La Casa Invisible’ justifica la agresión y amenazas fascistas a un redactor de esta revista por un grupo cercano al centro social porque el periodista no le merece ‘ninguna credibilidad’ (?)
- 17/03/14 Un grupo de 20 fascistas que ‘dicen’ ser activistas sociales y cercanos a la Casa Invisible, acorralan, agreden y amenazan a un redactor de EL OBSERVADOR por publicar algo que no querían que se publicase... por hacer periodismo, vamos…
- 17/03/14 EL OBSERVADOR denuncia en Comisaría y más tarde en el Juzgado las amenazas contra uno de sus redactores, perpetradas por activistas cercanos al centro social La Casa Invisible
- 13/03/14 Crónica de una ‘okupación’ fracasada. La Invisible y activistas universitarios se enredan durante un mes discutiendo qué hacer con una instalación del campus de Teatinos que querían 'okupar'... para nada. Ya estaba allí la UMA
- 11/03/14 La Universidad de Málaga asume la sala ‘Espaciu’. La fundación ECCUS realizó en ella una gestión nefasta y llevaba meses sin programar. Será la nueva sede del Vicerrectorado de Cultura