A dónde SI hay que ir

‘Bagscare’: una tienda convertida en la recepción de ese gran hotel llamado Málaga. Un negocio pionero con todo lo que el viajero necesita: consigna y traslado de maletas, carga de móviles, lavado y secado de ropa, recorridos, alquiler de bicis y patinetes eléctricos…

La tienda, ubicada en pleno Centro, en la plaza del Teatro número 6, tiene una llamativa y personal estética. Permite a los turistas pasear por la ciudad sin necesidad de llevar el equipaje entre otros múltiples servicios

El negocio, iniciado por dos socios residentes en Málaga, lleva un mes y medio abierto y ya ha llamado la atención del público por su aspecto. Ofrecen además reservar el transporte al aeropuerto, información turística o venta de entradas


10/04/18. Sociedad. Una nueva tienda del Centro de Málaga, ubicada en la plaza del Teatro número 6, obliga a volver la vista a cualquiera que pase por su puerta. Este establecimiento de fuerte aspecto “carcelero” tiene en su interior una gran reja que recuerda a una prisión, y que separa el mostrador del resto de estancias. Se trata de ‘Bagscare’ (AQUÍ). Es una tienda convertida en la...

...‘recepción’ de ese gran hotel llamado Málaga. Este negocio, idea de los socios Tato Zambrano y Ricardo Castro, ofrece a los visitantes todo lo que necesitan para que su estancia sea más fácil al solucionarles los problemas con los que los viajeros tienen que lidiar. El servicio principal es una consigna en la que poder dejar el equipaje durante, horas o días, facilitando que lo turistas se muevan con facilidad tanto dentro de la ciudad como si quieren hacer excursiones fuera. Pero no acaba aquí, también ofrecen traslado de maletas, carga para móviles, lavado y secado de ropa, alquiler de bicis, reservar el traslado al aeropuerto, y venta de entradas entre otros servicios. “Somos una consigna pero no nos quedamos ahí, queremos tener más valores añadidos y abarcar todos los servicios que necesita una persona que visita la ciudad” explica Tato Zambrano. Informa EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.




QUIÉN no ha pensado alguna vez lo fácil que sería que alguien se encargase de gestionar la parte más engorrosa de las vacaciones, o de cuidar del equipaje en las últimas horas de estancia en la ciudad cuando ya se ha salido del hotel o apartamento. Esa fue la idea que llevó a los dos socios de ‘Bagscare’ a lanzarse a esta aventura empresarial. Según explican Tato Zambrano y Ricardo Castro todo el local está diseñado por ellos mismos, el primero, artista y escultor, se encargó de la pintura y los cuadros, y el segundo de crear los muebles, algo que aprendió de forma autodidacta hace años. Ha llegado incluso a hacer el mobiliario de alguna franquicia del centro. “Hacemos envíos de maletas a cualquier parte del país y del mundo, también las plastificamos, tenemos venta de entradas, traslado al aeropuerto, alquiler de bicicletas y patinetes eléctricos, carga y recarga de móviles y lavandería”, explica Castro. Cuentan con lavadora y secadora dentro del local para ello. Algunos de los servicios, como impresión de las tarjetas de embarque, son gratuitos para los clientes o tienen un precio simbólico para el resto del público.




BAGSCARE lleva apenas un mes y medio abierta, cuentan que son muchos los que se paran para curiosear en su interior atraídos por el aspecto, y que ya están haciéndose con una cartera de clientes. “Estamos muy ilusionados, todo el mundo se queda mirando, esto no es un negocio al uso, es un invento, además los dos juntos somos una explosión, nos complementamos muy bien” asegura Zambrano. Subraya que el establecimiento no está enfocado sólo a turistas, también para malagueños que vengan de puntos lejanos al centro y hagan compras, o tengan que acarrear grandes bultos. Respecto a los precios sostiene que son “justos” y no muy elevados, por ejemplo, 5 euros cuesta guardar una maleta grande todo el día.

PUEDE ver aquí anteriores artículos relacionados con esta información:
-08/02/16 Los hosteleros éticos de Málaga llaman la atención de la revista Condé Nast Traveller. Su modelo de negocio, muy diferente de lo visto siempre en El Pimpi de Cobos o en los bares de Caneda
- 22/11/12 Zumos naturales, cafés ecológicos, muffins caseros… ‘El último mono’, un soplo de aire fresco que agita el centro de Málaga