El próximo día 17 se acaba el plazo para que se vaya de forma voluntaria. Hoy a las 11:30 h hay una rueda de prensa convocada para visibilizar y disuadir al Santander de que siga adelante con el desalojo y negocie un alquiler social

Leticia González, de la plataforma Stop Desahucios y habitante de la corrala: “Más de la mitad de las personas que tienen concedida la ayuda municipal para el alquiler en Málaga no pueden acceder a esta porque los precios de las casas se han disparado un 20%”. A los propietarios solo les interesa el alquiler turístico

La cuantía que concede el Instituto Municipal de la Vivienda está en torno a los 400 euros, mientras que un piso cuesta alrededor de 700 euros al mes. Las personas con pocos recursos se encuentran con que los propietarios no les arrendan ya que prefieren destinarlas al turismo

11/04/18. Sociedad. El próximo día 17 de abril se acaba el plazo para que José Francisco Aguilar, más conocido como Pepe, afectado por una enfermedad respiratoria abandone de forma voluntaria la vivienda en la que vive en la Corrala Guevara AQUÍ. Este edificio en la barriada de la Victoria con cinco pisos, propiedad del Banco Santander, fue okupado en 2013 por personas que no tienen...

...los recursos necesarios para pagar las altas rentas de la ciudad, una situación que se ha agravado con los años. Pepe que vive con su hijo menor y cuya enfermedad le obliga a estar conectado a una máquina de oxigeno, se encuentra en el hospital ingresado en estos momentos a causa de su afección. Las habitantes de la Corrala Guevara convocan hoy a las 11:30 h una rueda de prensa para visibilizar la situación de esta familia, y disuadir al Banco Santander para frenar el desahucio y que se siente a negociar un alquiler social, algo que reivindican desde que se instalaron en el inmueble. El acto tendrá lugar en la calle Ladrón de Guevara número 12. Leticia González, de la plataforma Stop Desahucios AQUÍ y habitante de la corrala explica a esta revista la situación de Pepe y el momento crítico por el que atraviesa el derecho a la vivienda. “Más de la mitad de las personas que tienen concedida la ayuda para el alquiler en Málaga no han podido acceder a esta porque los precios de las casas se han disparado un 20%” asegura. Informa EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.


EL vecino de la Corrala Guevara Pepe explica en un vídeo AQUÍ su delicado estado de salud. Se encuentra incapacitado para trabajar desde hace unos años debido a su enfermedad respiratoria, que prácticamente le impide salir a la calle. Antes de esto trabajaba en la construcción y tenía su casa en propiedad hasta que la tuvo que dejar y se la quedó un banco, como les ha ocurrido a numerosas familias desde la crisis. Todo ello le llevó a okupar uno de los pisos de la corrala hace cuatro años ya. Pepe que vive con su hijo pide, al igual que el resto de habitantes de este edificio, que el Banco Santander negocie con ellos un alquiler social, acorde con sus ingresos, algo que le ha sido denegado reiteradamente. De hecho la entidad pretende desahuciar a todas las personas que viven allí y que se encuentran en la misma situación que él.



EL próximo día 17 se acaba el plazo para que esta familia abandone de forma voluntaria el inmueble. No obstante Pepe se encuentra ahora mismo en el hospital a causa de su enfermedad. Para frenar el desalojo hoy la corrala hace una rueda de prensa para explicar su situación. Leticia González una de las vecinas y miembro de la plataforma Stop Desahucios explica los motivos de la convocatoria y las dificultades para acceder a una casa que se vive en la ciudad en la actualidad. Indica que las ayudas que concede el Instituto Municipal de la Vivienda rondan los 400 euros mensuales, mientras que el precio real está en los 700 euros y pico al mes. A esto hay que sumar que la mayoría de los propietarios se niegan a arrendar a personas con pocos recursos, que son las beneficiarias de estas cuantías. Prefieren destinarlo a apartamentos turísticos dada la alta rentabilidad que proporcionan. Este caldo de cultivo hace que más de la mitad de las personas a las que se les ha concedido la ayuda, Pepe es una de ellas, no puedan acceder a esta ya que no encuentran ningún lugar. “Lo que interesa es el alquiler estacional turístico, los fondos buitres están comprando a mansalva para ello” por lo que estas ayudas son “inservibles” según González.

“LAS instituciones siguen sin presionar para que la banca ponga sus viviendas al servicio de la gente” subraya esta activista de Stop Desahucios quien también está pendiente de un juicio para su desalojo del edificio. El bloque fue okupado a finales de 2013, donde viven “familias que ejercen su derecho a pesar de las instituciones, banca y los grandes capitales y el modelo de turismo depredador de la ciudad de Málaga”, según expresan en un comunicado.


[NOTA REDACCIÓN: Este tipo de familias y su problemática real para subsistir debe ser a la que se refiere el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Málaga, Juan Cassá, cuando denuncia la existencia de ‘mafias’ en el movimiento okupa. Pepe debe ser un padrino de esa mafia, y no los dueños de los apartamentos y pisos que les niegan a esta gente el alquiler de sus viviendas porque prefieren ganar mucho más dinero con los precios turísticos abusivos que han fomentado con sus políticas salvajes precisamente personajes como Cassá y sus amigos ciudadanos. Cassá tiene la misma vista y sensibilidad que un gato de escayola.]

PUEDE ver aquí anteriores artículos relacionados con esta información:
-18/01/18 “En Málaga los mileuristas están ‘okupando’ viviendas porque no pueden cumplir los requisitos que piden las inmobiliarias. El precio del alquiler ha subido un 20%”, indica Leticia González, de la Plataforma Stop Desahucios
-21/04/15 Málaga, a la cabeza de los desahucios en Andalucía
-12/02/15 Sí Se Puede. Suspenden el desahucio del subsahariano Kenneth Egboka, vecino de San Andrés. Consigue un alquiler social de 100 euros al mes gracias a la mediación de la Asamblea Intercorralas
-24/11/14 El Fiscal pide el desahucio para ‘Er Banco Güeno’. El juicio se celebra esta semana. El comedor ya ha cumplido dos años. Dan día a día 200 desayunos, 300 comidas y 200 cenas