Del ‘sindicato del crimen’ al derrocamiento de la Monarquía, el “alcalde moral” de Málaga repasa en esta ENTREVISTA su pasado y su presente político

antonio_romero307/07/10. Sociedad. “La ley electoral que hay en España para hacer un bipartidismo artificial es criminal y canalla”; “Felipe González dijo: ‘Antonio Romero, ni muerto”; “(No haber sido alcalde de Málaga) es una espina clavada en mi corazón”; “Todos los de los nuestros que querían ser ministros...

Del ‘sindicato del crimen’ al derrocamiento de la Monarquía, el “alcalde moral” de Málaga repasa en esta ENTREVISTA su pasado y su presente político

antonio_romero307/07/10. Sociedad. “La ley electoral que hay en España para hacer un bipartidismo artificial es criminal y canalla”; “Felipe González dijo: ‘Antonio Romero, ni muerto”; “(No haber sido alcalde de Málaga) es una espina clavada en mi corazón”; “Todos los de los nuestros que querían ser ministros se fueron al PSOE”; “Izquierda Unida actúa como las Hermanitas de los Pobres, políticamente hablando”; “El Rey tuvo unas implicaciones en el golpe que no están aclaradas”; “El 74% de la inversión extranjera que ha venido al sector de la construcción en Málaga en los últimos años procede de tres paraísos fiscales: Gibraltar, Luxemburgo y las Antillas Holandesas”; “¡Y el muro del Puerto! Cayó el muro de Berlín y el último muro que va a caer en el Sur de Europa es el del Puerto de Málaga, una cosa inconcebible. Si yo hubiera sido alcalde lo primero que habría hecho es derribarlo”. “El Málaga C.F es una chapuza permanente. No me gusta nada que haya pasado a manos de un jeque”. Todo esto y más en la entrevista de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com al veterano líder comunista malagueño Antonio Romero.

A Antonio Romero (Humilladero, 1955) se le ha quedado un tic al hablar con el que se medio tapa la boca y el bigote con la mano, como si estuviera desvelando un secreto, como si algún oído indiscreto escuchara la conversación, aunque la sala esté vacía. Viste un polo azul del XX aniversario del Parlamento de Andalucía. El pelo, que no ha perdido y conserva intacto, se le vuelve cano. Pese a que la salud le está fallando, tiene Parkinson, pero no se le nota. EL OBSERVADOR le encuentra con un aspecto lozano, con buen color. Parece adivinar las preguntas que se le van a hacer y tiene bien medido lo que va a contestar. Sabe mucho de periodismo, casi tanto como de política o galgos. Ha estado años regalando titulares por las redacciones de Andalucía y media España. Además, fortalece su discurso con datos introducidos con aplomo. Todo con ese acento peculiar del seseo de las comarcas del norte de Málaga, que hace que palabras como ‘corrupsión’ o ‘guerra susia’ adquieran matices nuevos.

AÑO 1995, en las elecciones municipales de Málaga, la candidatura de Izquierda Unida que encabeza usted es la segunda fuerza más votada con el 28% de los votos y 9 concejales, por delante del PSOE, que obtiene el 21% de los votos, y por detrás del PP que saca el 45%. El pacto de gobierno de izquierdas parece una cosa dada, sin embargo, dicen que Felipe González prohíbe tal acuerdo después de que IU y PP se hubieran aliado en la oposición en la que se conoció como legislatura de la Pinza. Cuéntenos usted que vivió esta historia desde dentro.
Fui parlamentario nacional en el Congreso de los Diputados durante dos legislaturas.

Yo hice una labor que luego explicaría la decisión de Felipe González; hice una labor muy intensa en la lucha contra la corrupción y contra el GAL, la guerra sucia contra el terrorismo de ETA. Felipe González tiene una frase endiablada: ‘la democracia también se defiende en los desagües, en las alcantarillas, en las cloacas’. Eso es una justificación y un aval ético, moral y político al terrorismo, al secuestro, a la desaparición, a la tortura. Y el Estado democrático, de Derecho, se convierte en un Estado de deshecho. El Estado de Derecho tiene que garantizar los derechos y libertades de todos los ciudadanos, y yo juego un papel muy destacado en todo eso. Y luego también en la comisión Roldán, que es la investigación del caso de corrupción más grave cometido por un director general de un Cuerpo con 66.000 miembros; el primer director civil de este cuerpo, que monta un entramado financiero ilegal y lleva el dinero a paraísos fiscales y tiene testaferros, usa los fondos reservados. Mi relación con los servicios secretos, con el sindicalismo de la Guardia Civil me da la posibilidad de jugar un papel clave. González, cuando pierde las elecciones generales tiene conmigo varios rifirrafes en el Parlamento y en los medios de comunicación. Dice que ha habido una conspiración contra su gobierno por una serie de periodistas a los que llama ‘el sindicato del crimen’, que fueron Antonio Herrero, Raúl de Pozo…

PEDRO J. Ramírez, Luis María Ansón,
Ansón…

ESA conspiración la reconocería después el propio Ansón.
…y el diputado Antonio Romero. Entonces claro, me coloca como un elemento clave en el deterioro y caída de su gobierno. Y la verdad es que yo llegué a las Cortes con el felipismo en
el poder y esto era ‘psoelandia’. Tenían 202 diputados, mayoría absolutísima. Yo jugué mi papel como diputado de izquierdas. Cuando en aquella ocasión había posibilidad de ser alcalde de Málaga por el éxito electoral, casi el 29% de los votos (nunca se había acercado a este porcentaje IU en una gran ciudad, salvo Córdoba, que tiene la mitad de población de Málaga), ganamos las elecciones y Felipe González dijo ‘Antonio Romero ni muerto’. Pidió una serie de contrapartidas imposibles de aceptar, por ejemplo, garantizar el gobierno de Asturias, bajar el listón y no denunciar la corrupción, no apretar en el parlamento, no reclamar la deuda histórica, en fin… luego nosotros teníamos la política de las dos orillas con la que era muy difícil llegar a acuerdos con el PSOE, así que el PSOE se votó a sí mismo, y nosotros votamos por el alcalde moral, que fue un hallazgo esa frase.
antonio_romero
¿SIGUE considerándose el alcalde moral de Málaga?
Sí, sí, el otro día iba andando por la calle y una madre le dijo a su hija: ‘mira, ahí va ese señor que ha sido alcalde de Málaga’. Claro, no lo fui pero lo fui. Teníamos mayoría, Celia Villalobos no logró mayoría absoluta por nuestra candidatura, le faltaban votos. Y nosotros sí que la teníamos. Siempre había habido un acuerdo en España durante los últimos 30 años entre las fuerzas de la izquierda para votar al partido más votado. De hecho Julio Anguita fue alcalde con menos concejales y menos votos que yo.

¿ES una espina?
Es una espina clavada en mi corazón, porque yo era un diputado muy conocido en España. Tenía proyección internacional porque estaba en el Consejo de Europa, podía haber jugado un papel importante en Madrid, pero consideré que había cumplido una etapa y era muy ilusionante ser alcalde de mi ciudad, pero en fin que nosotros no pudimos ganar… Después (Eduardo) Martín Toval (cabeza de lista de los socialistas malagueños en 1995) hizo que todas las agrupaciones del PSOE de Málaga votaran a favor de una moción de censura y estuvimos a punto de votarla, este dato es nuevo.

DESDE luego es la primera vez que lo escucho.
Toval fuerza a las agrupaciones del PSOE para echar a Villalobos y ponerme a mí de alcalde.

¿Y qué es lo que desbarata el complot?
Bueno, yo recuerdo una anécdota. Él me dijo en broma que tenía una tarjeta para los gastos de representación municipal y se había gastado los fondos comiendo con todo el mundo para hacer una labor de proselitismo, que la gente no quiere que se consolide la derecha en el gobierno municipal, que no quiere que Celia Villalobos siga cortando la cinta, que no tiene mayoría absoluta, que la tenemos entre los dos y podemos hacer una moción de censura. Pero la propuesta llega a Manuel Chaves, y dice que este es un tema que no está en sus manos, que por petición de Felipe González está en manos de la ejecutiva federal.

DE todo lo que dice se deduce que ha sido una inquina personal de González contra usted.
Sí, sí. Mi labor parlamentaria... él…yo no sé, tengo muy buena relación con todo el mundo, incluso con políticos de la derecha, a todos los niveles. He hablado con Adolfo Suárez, con
González en la primera etapa, con Aznar en varias ocasiones, he hablado con Jordi Pujol, he tenido conversaciones con Arzallus, he tenido conversaciones con todos los grandes líderes políticos de este país, representantes sindicales, periodistas. Soy un hombre transparente, de izquierdas, un diputado de IU, del PC, que he trabajado siempre con la cara descubierta, sin esconder nada, pero mis denuncias estaban muy bien apoyadas porque mis relaciones con los servicios secretos, la Guardia Civil y la Policía eran muy buenas para estos temas. Todas las denuncias tenían visos de verdad y Felipe González cree que él perdió el gobierno por esos periodistas que le hicieron campaña de acoso y dieron eco en titulares a mis denuncias y a las denuncias de otros diputados. Yo creo que fue una decisión personal de González. Luego nosotros tampoco ayudamos, si llegamos a un acuerdo como el que habíamos llegado antes en otros municipios, si lo hubiéramos forzado. Si yo hubiera sido otro es posible que se hubiera hecho la moción de censura.

LO que sí parece que sí hicieron mal es el trabajo en esa legislatura. Aquí tengo los datos de las elecciones de 1999.
No, si yo se los doy.

IU pierde 55.067 votos de los 76.580 que había logrado en 1995. Fue un descalabro.
No, no. Cuando pasamos de tres concejales a nueve fue un éxito rotundo. Por la candidatura. La gente me veía de alcalde, yo era un diputado muy conocido y había un voto personal por encima de las siglas políticas. Nosotros hemos tenido siempre en Málaga del orden de dos, tres, cuatro concejales. Unos años más, otros menos, depende de la situación política del país y de la situación del Ayuntamiento y de la candidatura. En las municipales de Málaga, cuando fui de candida
to, votó el sesenta y tantos por ciento del electorado. Nunca ha sido tan alto. Normalmente no supera el 47% el electorado que vota. Pero la batalla de Málaga con tres cabezas de lista, Martín Toval, Celia Villalobos y yo, fue espectacular. Después (1999) algunos de los que habían apostado por mí volvieron al partido socialista, otros volvieron a la abstención y otros se los llevó Celia Villalobos. El alcalde que tiene minoría arrasa con mayoría absoluta en la siguiente legislatura. ¿Qué pasó con Julio Anguita? Que siendo alcalde en minoría, en las siguientes elecciones barre. Lo mismo nos ocurrió a nosotros. Yo ya no era candidato. Nosotros hicimos una gran labor, las grandes cuestiones de esta ciudad estaban en nuestro programa: ‘Pon color a tu ciudad’ es una propuesta de IU, el Festival de Cine fue una moción de IU, la peatonalización de Calle Larios fue una moción de IU, los bloques del paseo marítimo fueron una moción de IU, el Martín Carpena lo pactamos juntos, el Cortijo de Torres lo compramos entre los tres grupos… porque Celia no tenía mayoría absoluta para decidir nada, pero ella era la que cortaba la cinta. Nunca hubo tanto empuje y tanto desarrollo en Málaga como en esos años.

QUIZÁS fuese fruto de esos acuerdos, de esa necesidad de pactar.
Estábamos obligados a ello, si no la ciudad se hubiera paralizado.

EL otro día, otro Antonio, el secretario provincial de CCOO, Antonio Herrera, comentaba en una entrevista con EL OBSERVADOR que la capacidad de estrangulamiento de IU le asfixiaba. Lo cierto es que las batallas internas de IU han sido sonadas, ¿por qué Izquierda Unida tiene esa capacidad para estar desunida?
Somos una fuerza pequeña. La ley electoral que hay en España para hacer un bipartidismo artificial es criminal y canalla. Con Julio Anguita teníamos 18 diputados cuando teníamos que haber tenido 47 si todos los votos valieran
antonio_romero1 iguales. Hoy, con un millón de votos, no podemos tener dos diputados, salen a medio millón cada uno cuando al PSOE le sale a 60.000 votos el diputado. Y la gente no lo sabe. Nunca habría estado España en manos del PNV o CiU, siempre hubieran sido IU y el PC las fuerzas determinantes, si no hubiera esa asignación fija por provincia, que hacen que el diputado en Soria salga por 10.000 votos y yo en Málaga salga por 90.000. Pero las penas con pan son menos. Todos los de los nuestros que querían ser ministros se fueron al PSOE. Podían haber sido ministros con nosotros si la ley electoral hubiera respetado algo tan sencillo como un hombre, una mujer, un voto. Lo mismo que las leyes europeas fundamentales: en el Bundestag alemán hay colegios de distritos y un colegio nacional de partidos para que todos los votos que no tengan diputado en su distrito lo tengan en el colegio nacional. Ningún voto es inútil, se traduce en diputados, se respeta la voluntad real. Tú no puedes tener el 40% de los votos y el 60% del parlamento.

ENTONCES, ¿las disputas de IU se deben a las peleas por los puestos públicos?
Sí. Tenemos pocos puestos. Tenemos gente muy capacitada. Hay una lucha más fuerte porque tenemos menos que distribuir. El PSOE es durísimo y a quien no obedece se lo quitan de en medio, el que se mueve no sale en la foto. Cristina Almeida estaba con nosotros todos los días dando ruedas de prensa, se va al PSOE y ya no hay ruedas de prensa. Yo se le decía a Paquita Sauquillo y a Alfonso Guerra: ‘¿qué les dais? Debéis de tener algún producto porque los que se pasan al PSOE ya no hacen críticas de ningún tipo’. Aquello es el ordeno y mando, falta democracia interna. Nosotros somos asambleístas, demócratas, la gente presenta listas alternativas, se hacen campañas, hay democracia interna. Ahora, cuando se pierde se pierde. El PSOE y el PP tienen mucho más autoritarismo que Izquierda Unida, que actúa como las Hermanitas de los Pobres, políticamente hablando. Yo soy comunista con nueve concejales, con dos concejales y sin concejales, porque tengo unas ideas y no las cambio por otra formación en ascenso o más grande que la mía. No tengo esa visión de la política. Y la gente que se compromete con un programa, tiene que cumplirlo. Nosotros no accedimos a un gobierno municipal y hubo gente que no se veía en la oposición. Antonio Herrera no se veía en IU, pero luego fue en las listas del PSOE en las siguientes elecciones, en el número 10 creo, y no salió elegido concejal. (Herrera no fue en las listas del PSOE, sino en las del Partido Nueva Izquierda).

LA última disputa de IU en Málaga la ha protagonizado Antonio Serrano, expedientado por sus compañeros para ser expulsado, respaldado más tarde por el Comité Federal de Garantías, finalmente es él quien se sale por su propio pie del partido ¿Qué opinión tiene de este caso? ¿Por qué se intenta expulsar a Serrano? ¿Qué es lo que hizo mal?
Las cosas se crisparon mucho durante la candidatura. Antonio Serrano no encabezaba la candidatura alternativa a la de Pedro Moreno, lo hacía la concejala y el concejal anterior, que dimiten, y se corre lista, y él, que iba en el puesto cuatro pasa al dos. Entonces ya hay una distorsión real de la voluntad interna de IU y de la autoridad política, porque Serrano no es el número uno de la lista alternativa a la oficial, que encabeza Pedro Moreno. No tengo nada contra Serrano, pero no tiene tradición política en IU, ni en el PC, ni en nuestra cultura. Luego hay algunos problemas de encaje con la dirección local y con la disciplina de grupo,   (la disciplina de grupo, que yo he visto al PSOE de Madrid multar a los diputados por no asistir a una votación porque se han ido al baño a orinar, eso sí que es disciplina, multas de millones de pesetas), y luego nosotros tenemos una regla de oro, que es que el dinero de los cargos públicos se entrega a la organización, se cede una parte estipulada del salario, y aquí eso no se cumple. Además hay una mala relación con el portavoz que hace que no se actúe coordinadamente a la hora de tomar iniciativas. Los cargos públicos no podemos actuar individualmente. No somos estrellas, Yo todo lo que soy, la fama que tengo, se lo debo a IU y al PC. No lo hubiera conseguido solo con familia y amigos. Si uno quiere hacer lo que le da la gana monta un partido independiente, pero si uno se compromete con un programa, con una formación, con unos compromisos económicos, tiene que cumplirlo. Esas cosas no se cumplieron y creo que hubo un ambiente de crispación. Pero no es la primera vez, aquí en Málaga hubo un caso de espionaje a una concejal del PP por parte del propio partido, que llegó incluso a juicio. Lo que pasa es que las cosas de IU se exageran, y las del PP no, porque están en el poder y porque tiene predicamento en diseñar la agenda informativa.

ENUMERABA antes algunas de las personalidades con las que ha tratado a lo largo de su carrera política, ¿Entre ellos esta Juan Carlos de Borbón? ¿Conoce usted personalmente al Rey?
Sí, hemos hablado varias veces. Conversaciones muy simpáticas, hemos hablado de galgos, ha contado chistes muy actuales. Por ejemplo, hay una anécdota curiosa en una comida que tuvimos en Estrasburgo. Estaba Juan de Arespacochaga, que fue el último alcalde de Madrid antes de la democracia y senador del PP, que formaba parte de la delegación del Consejo de Europa y estábamos un reducido grupo de diputados, no más de doce, que representábamos el Parlamento español: Miguel Ángel Martínez, Roca, Anasagasti, Loyola de Palacio y yo. Tuvimos una comida muy íntima con el Rey y la Reina. Y dice el rey ‘la gente habla de solidaridad norte y sur, pero yo adonde quiera que voy lo que me preguntan es cuánto me vendes, cuánto petróleo te compro, cuánta agricultura me dejas entrar en tu país, importa lo comercial, más que lo solidario’. Esto lo decía el Rey como una opinión sobre lo que se estaba celebrando, que eran unas jornadas sobre la relación Norte-Sur. Y dijo Juan de Arespacochaga. ‘Majestad, el capitalismo no tiene entrañas’. Y le digo yo, ‘¿ha visto usted que quien ha dicho eso ha sido un senador del PP? Si lo digo yo, que soy el único rojo que hay aquí tendría algún sentido, y alguna coherencia ideológica…’ Pero sí, he hablado con el Rey, le he dicho que soy republicano, he hablado con la Reina también, en más de una ocasión, y con el Príncipe.

AHORA que no está en primera línea política, su empeño prioritario es el regreso de la Tercera República…
He defendido siempre la República. Es muy sencillo, el Estado no puede heredarse como se hereda un cortijo. No hay que ser de izquierdas para ser republicano. Lo mismo que eliges al alcalde de tu pueblo eliges al presidente de tu país si eres demócrata. En el mundo hay 200 estados con asiento propio en Naciones Unidas y no llegan a 20 las monarquías. Tienen los días contados. Son restos feudales, antiguos. Yo soy el coordinador de la Red de Municipios y Cargos Públicos por la Tercera República, encabezo este movimiento porque creo que ha llegado el momento de realizar un proceso constituyente.

ESE proceso, a día de hoy, tal y como está este país, con la unanimidad al menos mediática que despierta la figura del Rey, parece muy lejano. Sin embargo usted dice que no, que es cuestión de pocos años.
La Tercera República
está muy cerca en España porque ya hay sectores de la derechaantonio_romero2 que la están planteando. Se han hecho dos encuestas, una se ha hecho pública y otra no. La del diario ‘Público’ informaba de que la juventud entre 16 y 36 años suspende a la institución monárquica y se proclama republicana. La juventud no está de acuerdo con la Monarquía. Hay un blindaje mediático que no se corresponde con Internet, donde el movimiento republicano es mayoritario. La palabra ‘República’ ha ganado en una votación realizada por el Instituto Cervantes y han hecho un sabotaje con los resultados. Han quedado en ridículo. La gente ha visto que este modelo está agotado, que la República se acerca, que la crisis no es solo económica y social, sino también política e institucional, que esta Monarquía con la ley electoral y el bipartidismo tiene los días contados. La sucesión va a crear una situación de advenimiento de la Tercera República, parecida a las repúblicas europeas de nuestro entorno. No es verdad que la Monarquía garantice la unidad de España. La monarquía belga no garantiza la unidad de Bélgica.

DOS encuestas, dice que una fue censurada.
Sí. Una fue realizada por un sector de los empresarios de Madrid que comprobó un crecimiento de la opinión republicana espectacular. Incluso el Grupo Prisa, que blinda a la Corona de manera especial y al Rey lo trata entre algodones, reconocía en una crónica que analizando todas las encuestas que se habían hecho, el movimiento republicano había avanzado en España 12 puntos. Una cosa espectacular.

ACEPTEMOS que hay un avance de los sentimientos republicanos, pero aún así, la Monarquía está muy consolidada en España. ¿Qué factores tendrían que darse para que se produzca el advenimiento de la Tercera República?
El movimiento republicano, con muy pocos medios, supera el 50% de la opinión pública. La gente se declara ‘juancarlista’, no monárquica. Yo creo que lo que va a suceder es que la gente no va a aceptar a Felipe como heredero.

¿POR qué?
El Rey se ha labrado una imagen de que ha logrado parar un golpe de estado y ha salvado la Constitución y la democracia en el país. Porque no se ha investigado a fondo ese golpe de estado. Hay libros que plantean la implicación de Juan Carlos en su desarrollo, o que incluso los golpistas no iban a neutralizarlo y (Alfonso) Armada estaba esperando sus órdenes para formar un gobierno de gestión. El Rey tuvo unas implicaciones en el golpe que no están aclaradas, pero en fin, la campaña mediática de que salvó a España de una dictadura de nuevo le ha hecho crear simpatía en sectores republicanos de izquierdas y de progreso. Pero Felipe no ha ganado nada. El Estado no puede heredarse como si fuera un cortijo. Somos demócratas. La Monarquía no tiene sentido en democracia. Luego, el Tribunal Constitucional ha dado un golpe con el estatuto catalán al federalismo y España debe ser una república federal y solidaria, y en ese terreno tiene cada vez más partidarios. Yo creo que cuando se abran caminos para tener más presencia en los medios de comunicación. El mundo de la cultura ya se declara abiertamente republicano, tenemos un déficit en el movimiento sindical de debate republicano y tenemos un gran déficit en los medios de comunicación, en las universidades todos los actos que hacemos Julio Anguita o yo se abarrotan de chavales que hablan de la República. Estamos muy cerca…

CÓMO
se articula el proceso legal y administrativo que ha puesto en marcha la Red de Municipios y Cargos Públicos por la Tercera República.
Y
a hemos llevado a las Cortes el proyecto con una primera petición firmada por 10 ayuntamientos, ahora estamos entre 25 y 30 ayuntamientos. El próximo otoño iremos a Madrid, depositaremos las actas y tendremos el debate abierto, está cada vez más cerca.

¿SE atreve a ponerle fecha?
Los próximos cinco años serán clave para que se abra el debate republicano. Ya está en la agenda política y no lo había estado en 30 años de democracia. No era cuestión prioritaria para ningún partido. La gente se manifiesta republicana, lleva banderas republicanas. Antes se veían una o dos, ahora son miles en las manifestaciones. Las personas y cargos públicos que se declaran republicanos están invadiendo todos los campos. El otro día me contaron que hasta Ana Rosa Quintana se declaró a favor de la República en uno de sus programas. Gente de la cultura, de la televisión, de la política… es que monárquico se declara poca gente en España.

AHORA que está más leyendo los periódicos que protagonizando las noticias, me interesa saber su opinión sobre el estado de Málaga en estos tiempos de crisis y sobre los retos de ciudad, ¿dónde estamos fallando?
Nosotros queríamos que Málaga ganara el siglo XXI, que se modernizara y consiguiera dar un salto como gran ciudad. Queríamos un plan industrial de tecnologías limpias y que no tuviésemos esos polígonos abandonados llenos de almacenes de lo que producen otros. Málaga es una ciudad de servicios, turística y de la construcción, depende para su empleo fundamentalmente de la especulación en la Costa del Sol. El 74% de la inversión extranjera que ha venido al sector de la construcción en Málaga en los últimos años procede de tres paraísos fiscales: Gibraltar, Luxemburgo y las Antillas Holandesas. Gibraltar tiene 30.000 habitantes y 80.000 sociedades mercantiles registradas. Es una vergüenza la existencia de paraísos fiscales y del dinero negro y su infiltración mafiosa en la Costa del Sol. Málaga tenía que elegir otro camino que no es el de la especulación ni el del blanqueo de dinero, que además es delito. Málaga tenía que apoyar un tejido industrial, tenía que avanzar más en servicios de calidad, tenía la oportunidad del plan tecnológico. Málaga tiene extraordinarios retrasos en infraestructuras. El corredor ferroviario de la costa era fundamental para el desarrollo de la provincia. Un millón seiscientos mil habitantes distribuidos muy desigualmente desde el punto de vista geográfico, que tienen muchas diferencias de renta: de Benahavís con más de 22.000 euros a Arenas que no llega a los 6.000 euros, de la costa al interior. La ciudad tendría que hacer una apuesta para tener una industria propia, diversificar la economía, apoyar el I+D, potenciar la UMA, potenciar los centros culturales, no tenemos proyección de una cultura. Liderar en España la industria del cine, tenemos muchos temas clave… ¡Y el muro del Puerto! Cayó el muro de Berlín y el último muro que va a caer en el Sur de Europa es el del Puerto de Málaga, una cosa inconcebible. Si yo hubiera sido alcalde lo primero que habría hecho es derribarlo.

ESTA indefinición, este retraso se extiende a otros asuntos como el Guadalmedina o el soterramiento de las vías del ave. ¿Por qué no se terminan de cerrar los proyectos en esta antonioromero.jpgciudad?
Málaga tiene unos recursos limitados y necesita del compromiso de la Junta y del Gobierno central, e incluso los fondos europeos. Con esto no hay prioridades. Málaga no tiene capacidad política a través de sus representantes en el PSOE y en el PP en los gobiernos. Y luego la ciudadanía es muy débil. Mire, España, la sociedad española, yo la definiría como una mezcla de chapuza y modernidad. Y Málaga es el mejor botón de muestra. Hasta que la modernidad en Málaga no supere a la chapuza…

PÓNGAME un ejemplo.
Ejemplo: lo que pasa con el Málaga CF: es una chapuza permanente, que está siempre en la cuerda floja, en quiebra, sin recursos.

¿LE gusta que el club haya pasado ahora a manos de un jeque?
No me gusta nada, la verdad.

NO sabía que era aficionado al fútbol.
No lo soy. Me gusta la selección y apoyo al Málaga porque es mi tierra. Pero no soy aficionado, opino políticamente, claro…

…luego está visto que lo del puerto no terminamos de resolverlo

PUES parece ser que sí, que habrá un supermercado al lado de una sede para la obra social de Unicaja. La pregunta es obligada: ¿le gusta el ‘super’ del puerto?
Pues yo creo que teníamos una propuesta muy ambiciosa para hacer grandes bulevares en los muelles, para que Málaga disfrutara del puerto y se abriera al mar. El puerto era el Internet del siglo XVIII y XIX. Hacía de Málaga una ciudad moderna y avanzada, liberal y progresista. Todo lo nuevo llegaba por el mar, era el Internet de la época. Una terminal de las noticias que traían los buques de muchos lugares que hay en el mundo. Málaga ha amputado su cultura marítima y deportiva. Vivimos de espaldas al mar. Es la pérdida de un tesoro. No hay pesca. No hay industria pesquera.

PERO la pesca, más que amputarla Málaga, la han amputado en todo el Mediterráneo.
Bueno, Málaga tenía experiencia y capacidad para hacer empresas mixtas como ha hecho Cádiz, con acuerdos con zonas de Marruecos, pero Málaga de pesca y marina mercante no tiene nada, teniendo el segundo puerto de cruceros. Ahí hemos fallado. Y luego ha fallado la industrialización. Tenemos un clima como para tener una agricultura subtropical, avanzada. La agroalimentación mueve en el mundo la segunda factura del comercio interior después del petróleo y la agroalimentación, aquí, viene de fuera, no tenemos nada, salvo Postres Montero. Málaga tenía una ganadería extraordinaria, que podría abastecer a la industria hotelera, no tenemos nada. Málaga podía tener una oferta de salud pública, e incluso de salud ligada a la costa, porque tenemos un clima privilegiado, no tenemos nada. Si España se debate entre la chapuza y la modernidad, Málaga no termina de salir de la chapuza, del atraso y de la falta de poner en valor sus recursos. Luego el AVE primero para Sevilla, que no tiene turistas, después se pone para Málaga y tiene mucho más éxito que en Sevilla y por el camino se han perdido 10 años.

ESCUCHO muy pocas voces críticas de izquierda con el AVE, que al fin y al cabo ha quitado el Talgo, que era más barato y beneficia sobre todo a la clase empresarial, a los ricos.
No, no, no, nosotros no queríamos que el AVE se cargara las cercanías. Apostamos por las cercanías, incluso por la velocidad media, no alta que supone un derroche energético. El AVE funciona con tecnología alemana de la Siemens, con tecnología francesa e incorpora tecnología de los TALGO. Pero no tenemos tracción ni equipos eléctricos, todo se compra fuera por razones de compromiso antiterrorista en la lucha contra ETA, y otros compromisos políticos en el caso de Francia, y por otra parte a los alemanes. Digo lo del AVE porque se hizo antes Sevilla como prioridad política de inversión, no por lo que nos parezca ambientalmente. A Málaga el metro ha llegado muy tarde, Andalucía ha sido penalizada, tiene metro Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, aquí salvo dos líneas en Sevilla, nada de momento.