El veterano ecologista ofrece mañana una conferencia a las 19:30 horas en ‘La Casa Invisible’ de calle Nosquera con el título ‘La triple A: Amianto, Avina y Ashoka’

francisco_puche.jpg20/07/10. Sociedad. El amianto, o uralita, como se conoce a este material tóxico en España, contamina no solo a los trabajadores de las fábricas en las que se produce, sino también a familiares y a vecinos de estos trabajadores. Así lo reconoce la histórica sentencia que acaba de dictarse contra la...

El veterano ecologista ofrece mañana una conferencia a las 19:30 horas en ‘La Casa Invisible’ de calle Nosquera con el título ‘La triple A: Amianto, Avina y Ashoka’

francisco_puche.jpg20/07/10. Sociedad. El amianto, o uralita, como se conoce a este material tóxico en España, contamina no solo a los trabajadores de las fábricas en las que se produce, sino también a familiares y a vecinos de estos trabajadores. Así lo reconoce la histórica sentencia que acaba de dictarse contra la empresa Uralita por los efectos causados contra la salud de los habitantes que colindaban los centros de producción de esta firma en Cerdanyola y Ripollet (junto a Barcelona). Una decisión judicial que condena a pagar a 45 víctimas perjudicadas fuera de las fábricas una suma de 3,9 millones de euros. El veterano ecologista malagueño y colaborador de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, Paco Puche -que ofrece mañana 21 de julio a las 19:30 horas en ‘La Casa invisible’ de calle Nosquera, una charla titulada ‘La triple A: Amianto, Avina, Ashoka’, en la que desentrañará las relaciones entre los responsables de la producción industrial del amianto, las miles de muertes y enfermedades que ha habido a lo largo y ancho del planeta, y el intento de estos industriales por lavar su imagen pública valiéndose de organizaciones no gubernamentales bajo sospecha- explica en esta breve entrevista cómo la sentencia marca un punto de inflexión en la lucha de los miles de afectados por el amianto en la búsqueda de reparaciones económicas, y aborda el nivel de contaminación por este material en la ciudad de Málaga.

DESDE hace varios años, Paco Puche viene realizando una ingente labor de estudio sobre lo que este veterano ecologista denomina “la tragedia del amianto”. En Málaga, la ciudadanía tuvo conciencia del extendido uso y el peligro tóxico que lleva aparejado este material cuando, tras el tornado que asoló la parte oeste de la ciudad en 2009, quedaron desperdigadas numerosas cubiertas y planchas de este material en el barrio de San Andrés, que necesitaron de equipos especiales de protección para ser retiradas. Con todo, el ‘punto negro’ del amianto en Málaga lo sitúa Puche en los talleres de Renfe, ya que el amianto ha sido utilizado también para la construcción de ferrocarriles.

¿POR qué se considera esta sentencia tan importante?derrumbe_techo_aparcamiento_tornado
Porque es la primera vez en España que un juzgado considera damnificados a personas ajenas al ambiente laboral. Es decir, a familiares y vecinos de Cerdanyola.

PERO esto puede afectar a mucha gente. Hay amianto, o uralita,  por todas partes.
Efectivamente, en España se calcula que en todo el siglo XX (el amianto se prohibió en nuestro país en 2002) se importaron cerca de tres millones de toneladas de este mineral. O sea que cabemos a unos 70 kilogramos de amianto por persona en España.

¿DÓNDE se encuentra este material?
Principalmente en el fibrocemento, un material de construcción profusamente usado en cubiertas, bajo tejas, en conducciones de agua, depósitos. También en sistemas  de aislamiento… pero, en muchos casos, también en vertederos descontrolados.

¿CUÁLES son los ‘puntos negros’ del amianto en España? ¿En qué lugares está más concentrado este material?
Los tres millones de toneladas están, desgraciadamente, bien repartidos por todos lados, pero los lugares donde se trabajó más con el mineral fueron en la industria naval (Vigo, Ferrol, Gijón, Santander, Bilbao, Barcelona, Valencia, Cartagena, Sevilla, Cádiz y Canarias), algunos talleres de Renfe (Málaga, Sevilla, Alicante, Valencia y Zaragoza) y la industria del fibrocemento (Sevilla, Ciudad Real, Toledo, Madrid y Valladolid), entre otros. Un problema para todo el país. Se calcula que en los últimos 25 años anteriores a la prohibición, unos 100.000 trabajadores lo hacían con el amianto, en unas 1.100 empresas.

¿QUÉ consecuencias puede tener esta sentencia?
Por poner un ejemplo, en Cerdanyola, localidad a la que se refiere la sentencia, había en 1907, cuando se instaló la industria de fibrocemento, unos 2.500 vecinos; en 1997 cuando se terminó la producción eran unos 80.000. Pues bien, el investigador Josep Tarrès calcula que un 30% de los afectados por el amianto lo son por razones ambientales o de convivencia, aunque no hayan trabajado en la empresa de Uralita. Y en el Primer Encuentro Nacional de Asociaciones de Afectados, que tuvo lugar en Cartagena el pasado 22 de junio, se  cuantificó en 60.000 el número de familias afectadas.

PERO si el amianto se prohibió en 2002, ¿cómo es posible que ahora se estén dando el mayor uralitanúmero de reclamaciones?
Porque entre la exposición al amianto y los síntomas de la enfermedad existe un periodo de latencia de entre 15 y 40 años, según los tipos de enfermedad que cursen. Éstas van desde la abestosis, hasta el cáncer de pleura específico del amianto, el mesotelioma, y otras graves enfermedades. Si tenemos en cuenta que los años de mayor actividad tuvieron lugar entre 1965 y 1990, se espera la aparición de afectados en España, al menos, hasta el 2030, y esto sin contar el tratamiento que se de a la ‘desamiantización’ y almacenamiento de la cantidad ingente de mineral disperso.

¿QUÉ está pasando con el amianto en el resto del mundo?
Tres cosas: una, que cada vez más países prohíben su importación y uso. Son ahora 52. Otra, que cada vez más las víctimas se asocian y se defienden. El caso más llamativo es el de Italia con lo que se ha dado en llamar “el Nurenberg del amianto”. En Turín se celebra en estos momentos un macrojuicio (3.000 demandantes) que por primera vez tiene procesados penalmente a los propietarios de la multinacional Eternit, la primera empresa de amianto en el mundo el pasado siglo, y no solo a los directivos. Y tres, que la maniobra de uno de los propietarios procesados de Eternit, Stephan Schmidheiny, por pasar como un filántropo ‘verde’ a través de su fundación Avina ha quedado desvelada. Es un gran momento en el mundo en el que se está haciendo justicia.

PUEDE leer aquí las crónicas de Paco Puche sobre el macrojuicio del amianto en Turín:
- 19/03/10 Casale Monferrato, la capital mundial del amianto (Viaje en busca del lugar del crimen desde el que ha emergido la vida)
- 18/03/10 El fin de la impunidad
- 16/03/10 El pueblo contra Schmidheiny

PARA 
más información, puede consultar aquí el Informe Avina realizado por Paco Puche

PUEDE consultar aquí anteriores artículos de Paco Puche:
- 14/07/10 El pelícano ciego. Acerca de los bienes comunes
- 18/06/10 La metáfora de la tarta
- 10/06/10 Decrecimiento y tiempo para la vida
- 18/05/10 Desmontando a S. Schmidheiny. Los crímenes con amianto: de la multinacional Eternit a la fundación AVINA
- 23/04/10 ¿De quién es el agua?
- 11/03/10 La economía feminista como paradigma alternativo
- 05/03/10 Nada nuevo bajo la lluvia
- 26/02/10 Economía crítica
- 28/01/10 El canario de la mina
- 22/12/09 De librero a librero: ese paraíso de letra y papel (Homenaje a polillas y demás seres pequeños que andan entre libros)
- 15/12/09 La Triple A: Amianto, Avina, Ashoka 
- 01/12/09 Cuidar la T(t)ierra 
- 30/10/09 El libro de papel ha muerto, ¡viva el libro de papel! 
- 21/10/09 El crepúsculo del capitalismo 
- 30/09/09 La economía del abrazo 
- 15/09/09 La crisis global 
- 28/07/09 “No lo hemos podido evitar” (Ensayo sobre el maldito parné) 
- 07/07/09 El teorema de la imposibilidad: en defensa del decrecimiento
- 23/06/09 Amianto: crónica de una tragedia anunciada 
- 28/05/09 Réquiem por AVINA 
- 19/05/09 Democracia S.A. 
- 15/04/09 La crisis del agua en Málaga y la crisis ecológica global 
- 26/03/09 Las pistas falsas de la corrupción
- 25/10/07 Cuatro tópicos por desmontar sobre el Guadalmedina
- 27/09/07 Ideas vertidas al Guadalmedina