ENTREVISTA al profesor de la UMA y columnista Teodoro León Gross (II Parte): “He sido defensor de EL OBSERVADOR, contra mis propios intereses”

teodoro_leon321/10/10. Sociedad. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com publica hoy la segunda parte de la entrevista a Teodoro León Gross en la que el columnista y profesor de la Universidad de Málaga reflexiona sobre la evolución de sus opiniones (“sería difícil comportarme ahora...

ENTREVISTA al profesor de la UMA y columnista Teodoro León Gross (II Parte): “He sido defensor de EL OBSERVADOR, contra mis propios intereses”

teodoro_leon321/10/10. Sociedad. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com publica hoy la segunda parte de la entrevista a Teodoro León Gross en la que el columnista y profesor de la Universidad de Málaga reflexiona sobre la evolución de sus opiniones (“sería difícil comportarme ahora coherentemente con todo lo que escribí en la primera mitad de los 90”), la situación del Puerto de Málaga (“empieza a haber razonables incertidumbres, como para volver a tomar una posición crítica para saber qué se está tramando ahí”), la vertebración andaluza (“si Málaga y Sevilla tienen éxito en el campus de excelencia internacional creo que habrán dado un mensaje de unidad a quienes están absolutamente contaminados, si no lo estamos todos, por la desconfianza en las posibilidades de trabajar juntos”), su educación familiar (“la biblioteca era un elemento fundamental”) e incluso de su relación con este mismo medio de comunicación.

APROVECHANDO que tiene colgado el calendario 2010 de EL OBSERVADOR y que usted, junto al catedrático de Periodismo, Bernardo Díaz-Nosty, fue el presentador de la tercera etapa de la revista, nos gustaría conocer su opinión sobre la evolución de este medio de comunicación desde su origen en papel, hasta lo que es hoy, la primera revista digital de Málaga.
He sido habitualmente defensor de EL OBSERVADOR, contra mis propios intereses, porque EL OBSERVADOR no ha sido particularmente defensor mío. Pero creo que es saludable. Creo que hay un tipo de medios que son absolutamente fundamentales. La calidad de la sociedad democrática no estaría cubierta sólo con uno u otro tipo de medios, sino que los necesita a todos. EL OBSERVADOR, como publicación de investigación y como publicación satírica, que combina bien ambas líneas, cumple una función muy saludable e higiénica. Hay días que con La foto del lunes me río y luego otros que digo: “han levantado un gran tema”. Conozco la revista, escribí algo en ella en los años 80 y creo que siempre ha ejercido un papel incómodo, que había que ejercer, y lo ha hecho con solvencia. Su evolución en los últimos años es inteligente y me parece, no lo sé, que tiene cierto éxito. Esa parcela del periodismo en Málaga estaba insuficientemente cubierta y el entorno digital estaba sin utilizar competentemente; EL OBSERVADOR ha sabido cubrir ambas. Todos estos elogios son sinceros porque yo personalmente no tengo grandes motivos para estar satisfecho de que así sea… pero en la idea que tengo del ecosistema de medios, EL OBSERVADOR tiene que estar y tiene que hacer su función.

LA Universidad de Málaga, en unión con la de Sevilla, va a crear una fundación para presentar de forma conjunta el proyecto de campus de excelencia internacional, ¿le parece adecuado que sea una fundación, que siempre es mucho más opaca y tiene menos posibilidad de control que otra clase de organismo, la que lidere este proceso?
No domino bien el contenido del proyecto como para dar una opinión muy solvente sobre esta cuestión…

teodoro_leon3

AHORA tendríamos que hacer como Iñaki Gabilondo, que en una tertulia de radio, cuando uno de los participantes admitió que no sabía de un tema, interrumpió la charla para dar la noticia de que era insólito que un tertuliano, ante el micrófono, admitiera que no sabe de un tema…
Creo que en este proyecto hay dos cosas que son extraordinarias. Una, que hayan trabajando tan intensamente, y eso sí que me consta, por un proyecto de élite. Otra buena noticia es que sean Málaga y Sevilla las que lo hagan, porque frente a los políticos que se llenan la boca de retórica bienpensante sobre la vertebración, la unidad, la regionalización…, al final, hay un constante fracaso en este sentido. Y yo diría que no sólo fracaso, sino una gran inacción. Si Málaga y Sevilla tienen éxito en el campus de excelencia internacional creo que habrán dado un mensaje de unidad a quienes están absolutamente contaminados, si no lo estamos todos, por la desconfianza en las posibilidades de trabajar juntos. Respecto a la pregunta que realmente me hace, que es sobre la fundación, como no conozco bien cómo se organiza el proyecto no sabría valorar con toda sinceridad cuál es la ventaja de trabajar en una fundación. Supongo que lo han querido hacer para encontrar la plataforma en este momento más diligente y menos entorpecida por la burocracia o por la administración, para algo que necesita sacarse adelante perentoriamente. Una vez que esto ocurra, si se obtiene este reconocimiento, entiendo que naturalmente dejará de funcionar en forma de fundación y se convertirá en un campus.

LLEVA 14 años como profesor, ¿la considera su tarea más difícil? ¿Cuál es la idea con la que quiere que se queden los alumnos que pasan por sus clases?
Les propongo cada año que superen la inercia que traen como alumnos del instituto y que seguramente además será alimentada en otras disciplinas, quizás por necesidad, de pensar que necesitan acumular una gran cantidad de folios de apuntes para lograr tener, digamos, un aparato que podrán memorizar y con el que tendrán la seguridad de que llegarán a un examen. Me parece que hace 14 años eso ya respondía a un modelo anticuado, ahora, responde a un modelo irreal, porque el Espacio Europeo de Educación Superior, el generado por Bolonia, no contempla ese tipo de enseñanza. Les invito a que tengan un pensamiento crítico, a que aprendan a pensar el periodismo. Como decía Armand Mattelart, “pensar la comunicación y pensar el periodismo”. Sería petulante por mi parte creer que después de 11 semanas o 12 de un cuatrimestre van a lograrlo. Pero el objetivo es contribuir a esa meta que el conjunto de la antigua licenciatura y ahora grado debería lograr. Procuro que las reflexiones, ejemplos y cuestiones que suscita el temario se basen en la realidad cotidiana del periodismo y no en aquel idealismo platónico de los viejos manuales que decían lo que estaría muy bien que fuera o lo que sería ideal del periodismo, y no lo que es real. Nunca he hecho un examen que tratara de responder de memoria a cuestiones que hubiéramos tratado en el curso, a textos que hubiéramos leído y que se hubieran incorporado al material de la asignatura, sino que intento que los alumnos identifiquen y razonen sobre decisiones que se toman en la elaboración del periódico.

ES curioso porque usted no estudió Periodismo, usted estudió Filosofía y Letras y luego empezó a ejercer de periodista en ‘Cambio 16’ e incluso como guionista de un programa de televisión de Carmen Abenza, en Canal Sur, ¿reniega ahora de esta clase de programas?
No, no, en absoluto. Fue muy interesante. En realidad a mí me contrató Canal Sur como
teodoro_leon2guionista y no como guionista de un programa en particular. Luego me asignó a ese programa, no fue el único en el que trabajé, dicho sea de paso, pero fue en el que trabajé más intensamente y más tiempo y además aprendí muchísimo. Yo venía del mundo de la filosofía, de una formación muy clásica y libresca. Entrar en contacto con los medios a través de un programa muy popular fue todo un choque. Pero un choque creativo que me obligó a cambiar de paradigmas y a darme cuenta de que el mundo era un poco más ancho de lo que hasta entonces yo había experimentado. Así que no, fue fantástico. Y no he renegado. He vuelto algunas veces a programas como invitado, como colaborador o en la calidad que sea. Me gustan los medios, me gusta la comunicación y lo considero parte de la formación. Terminé mi carrera mientras trabajaba en Canal Sur en esos dos, tres años que duró la experiencia, hice mi tesina, en la que ya abordaba el lenguaje en los medios de comunicación, colaboraba también en Sur, luego en Diario 16 y en Cambio 16… Me pareció interesante proyectar la cuestión de los géneros y de los discursos, que me habían interesado siempre, al lenguaje de la comunicación. Fue un desplazamiento muy natural, no hubo una quiebra entre una cosa y otra.

UNA de las cosas que a usted se le ha echado en cara es la falta de consecuencia o la falta de coherencia. No cabe duda de que su producción es muy amplia, que ha escrito y publicado muchísimos textos y artículos. Recuerdo por ejemplo una columna de ‘Diario 16’ en la que criticaba al diario ‘Sur’. Más allá de ese artículo, que no deja de ser una anécdota, ¿es difícil ser coherente y consecuente con todo lo que ha dicho?
Sería difícil comportarme ahora coherentemente con todo lo que escribí en la primera mitad de los 90. Como diría un ensayista francés, “si después de 15 años pensando, sigues pensando lo mismo, es que no has pensado”. Es decir, tienes que cambiar de visiones, de conclusiones, de percepciones… el mundo cambia, cambias tú y por tanto no puedes medirte con la letra, la literalidad, de lo que escribías años atrás. Con los políticos, en los crueles ejercicios de hemeroteca, siempre hay que considerar la distancia de tiempo que hace de una declaración,
porque cambian las circunstancias. Dicho eso, efectivamente hay veces que uno se da cuenta de que está rompiendo y tomando posiciones diferentes a las que ha tomado en otro tiempo. Quizás, en otras circunstancias, en otro género, podría plantearse una reflexión de qué te ha llevado de una posición a otra, pero en los textos de 300 palabras no. En los textos de 300 palabras se trata de dar una posición que se refiere a 24 horas. Estos últimos años he llegado a valorar de distinta manera personas, asuntos, temas, valores, principios… Por ejemplo, yo hace diez años y hace siete y hace seis, he defendido que el alcalde actual de Málaga estaba haciendo una función interesante y desde luego, que no había ninguna alternativa que hiciera pensar que se pudiera aspirar, en la realidad, a algo mejor. Cinco años después pienso que la posición del alcalde de Málaga, sencillamente, es terminal, en el sentido de que ha cubierto casi tres mandatos. Me he pronunciado abiertamente por los dos mandatos, como acaba de hacer el señor Gómez en Madrid. Me pareció interesante cuando lo aplicó el ex presidente José María Aznar y creo que eso, independientemente de la opinión que pueda merecer él, queda como un ejemplo que no se debería desdeñar. A partir del tercer mandato ya estamos en una prórroga que, en mi opinión, insisto, ya es una más de lo debido, pero en todo caso, podría ser la última. Después de tres mandatos en un cargo las personas se vuelven defensivas y han quemado las grandes ideas que pueden aportar. No creo que el cargo público esté quemado, ni agotado, hablo en un mismo cargo. En este momento soy crítico con la figura del alcalde de Málaga. ¿Es contradictorio una cosa y otra? Creo que no, creo que es una evolución natural en función de cómo han evolucionado las circunstancias, no yo mismo.

EN relación con el Puerto de Málaga y el movimiento que se inició en julio de ‘Salvemos el Puerto’, tengo entendido que fue usted quien redactó el manifiesto. A partir de ahí, lo firmaron 40 personalidades de diferentes ámbitos, después vino la campaña ciudadana, los titulares de los políticos comprometiéndose. ¿Cree que efectivamente Málaga verá la valla derribada y tendrá un Puerto como el que se demandó en el manifiesto? ¿Cómo valora esa protesta, después del letargo del verano?
No lo redacté yo en exclusiva. Fui una mano que intervino en el texto. Ni redacté la primera versión ni la última, pero sí convertí la primera versión en algo bastante parecido a la última. Creo que fui la mano central… (risas). Hubo una serie de personas que en una conversación, no sólo expusimos nuestras posiciones críticas, sino que en un momento determinado surgió la necesidad de hacer algo, de no conformarnos con publicar algún artículo o rumiar nuestro cabreo paseando en una acera de la ciudad. Ahí arranca todo. Fue una cosa espontánea. La redacción del texto trató de recoger una posición muy genérica, sin entrar en el detalle, éramos un grupo heterogéneo y sabíamos que si entrábamos en particularidades empezaríamos a encontrar diferencias. Nuestra idea fue intentar conservar el espíritu de la ciudadanía, que más o menos se logró transmitir a través de las alegaciones en los años anteriores. Pedíamos que con algo tan simbólico del espíritu del proyecto, como era la valla, se encontrara la fórmula para hacer un Puerto abierto, permeable, no un Puerto cerrado bajo un cierto control. Si creo que eso se va a cumplir, en este momento no tengo esa sensación. Tengo la sensación de que se va a buscar alguna fórmula intermedia para tratar de contentar un poco a todos. Decir “la valla en buena medida se ha derribado, no completamente todo porque…”. A mí me parece que el centro cultural proyectado realmente reventaba la esquina. No hablo de la calidad, sino de la dimensión del edificio. Ahora paseando por allí adquiere uno la imagen clara del atractivo que tiene y de lo bien que puede coserse y formar parte de ese entorno del Parque y de la algo degradada pero indudablemente atractiva puerta Sur de Gibralfaro y de Puerta Oscura. Creo que eso tuvo éxito. Es obvio que ese centro cultural no se va a hacer. Hemos sabido por el alcalde que se está planteando una alternativa. En el mes de agosto se dijo que estaría para ese mismo mes o para septiembre. Dos meses después no se sabe nada. Ya empieza a haber razonables incertidumbres, como para volver a tomar una posición crítica para saber qué se está tramando ahí. Otra cosa es la valla. El Puerto de Málaga, como la mayoría de puertos, va a tener y debe tener, un muelle comercial. Que por una vez en Málaga los poderes públicos tengan una dialéctica con el mercado y digan 'sí, está muy bien que tenga usted un gran centro comercial, sólo le decimos que hay condiciones, que hay maneras de ocupar el espacio público por parte del mercado'. Está muy bien que el mercado aspire a su máximo éxito, a su máxima rentabilidad, pero nunca vulnerando el espíritu o los valores que tenga el lugar. Lo digo porque a veces se dice 'se está en contra del proyecto comercial', yo, personalmente no. Lo que creo es que el proyecto comercial debe ser sensible a lo que se quiere hacer con el Puerto y volvemos otra vez a lo mismo: el problema está en que nunca han sabido qué se quería hacer con el Puerto.

teodoro_leon1

¿DESPUÉS de tanto tiempo?
Creo que los políticos han pecado de ‘cortoplacismo’, de buscar cerrar prematuramente el proyecto y quizás no con todas las exigencias que, al menos desde un punto de vista ciudadano, debería tener.

NOS gustaría cerrar la entrevista con una curiosidad. Usted es un columnista influyente, su hermano Jorge es un prestigioso abogado, su otro hermano, Bernardino, tiene una brillante carrera como diplomático y político. ¿Cómo era la casa de los León Gross? ¿Qué fermento había allí? ¿Qué les inculcaron? ¿Cómo era la biblioteca?
Bueno, queda una hermana en Madrid, muy brillante. Hay una deuda con la labor familiar, con la labor de mis padres y con la casa. Como ha mencionado, la biblioteca era un elemento central, mi padre fue un gran lector, primero del pensamiento español de la primera mitad del siglo XX y después un magnífico lector de toda la literatura, de la biblioteca breve, de todo aquel momento de cambio, que en Málaga quizás se reflejaba poco, pero que en Barcelona y en Madrid empezaba ya a sentirse a finales de los años 60. Aparte de la biblioteca y de dejarnos estar en ella permanentemente, quiero decir, entrar en contacto con libros desde pequeños, incluso a riesgo de los propios libros, cosa que para el propietario de una biblioteca no es fácil, luego está una educación muy liberal. Muchas veces mirando atrás observo que no nos enseñaron a ser ninguna cosa concreta, es decir, no nos orientaron para ser ni católicos ni ateos, ni de ciencias ni de letras, ni burgueses perfectamente acoplados a un entorno social ni rebeldes deseosos de quemar ese entorno. Tuvimos esa suerte, creo que alguna vez lo ha contado mi hermano mayor, mis padres nos llevaban de viaje por Europa en caravana desde que éramos muy, muy, muy pequeños, todos los años, todas las vacaciones de verano. En aquella época, todavía dura, llegamos a Praga, Budapest, Hungría, Checoslovaquia, Alemania, los Países Bajos, la islas británicas, Italia… Yo creo que eso deja huella. Pero en fin, dicho eso, yo creo que mis hermanos, que son personas efectivamente brillantes, lo que han hecho son carreras con humildad y con una gran determinación y en eso, no sé cuánto pesa la herencia genética, pero creo que también es parte del carácter personal. Así, entre la huella genética, la educación y el carácter de los individuos, a veces ocurre esto. Y lo digo, respondiendo a la pregunta, pero sin ninguna convicción, ni ninguna idea de que ésta sea realmente una familia extraordinaria. Creo que debe haber muchas igual. Lo que no es normal quizás es que ocurra que coincidan en actividades públicas, visibles. Que uno haga política y otro periodismo, que son las dos actividades públicas por excelencia, pues eso da mucha visibilidad. Estoy seguro de que por ahí habrá familias de empresarios, científicos, ingenieros… que por su cualificación o por su prestigio o por su éxito estarán muy por encima. En cualquier caso, es un buen momento para darles las gracias a mis padres.

PUEDE consultar aquí la primera parte de la entrevista a Teodoro León Gross:
- 20/10/10 Teodoro León Gross: “El político no devuelve discursos, devuelve frases que quepan en un titular, mandan una idea en 12 ó 14 palabras”

PUEDE consultar aquí anteriores entrevistas publicadas en EL OBSERVADOR:
- 19/10/10 Elías Bendodo: “Trabajaba en la calle haciendo seguros. Tengo mi despacho de abogados montado. Volveré algún día, seguro”
- 13/10/10 Francisco Barrionuevo: “La diferencia entre el Silicon Valley y el Parque Tecnológico de Andalucía es que allí pusieron 2.500 millones de dólares de inversión en un trimestre y aquí cero”
- 15/09/09 Luciano Alonso: “Los grandes temas se pueden consensuar, pero no hagas primero la rueda de prensa y después el acercamiento; hazlo a la inversa, intenta llegar a un acuerdo y luego lo explicas a la prensa”
- 28/07/10 Pedro Moreno Brenes: “Entré con 13 años al PC, lo hice por mis convicciones religiosas. Entendí que el mensaje cristiano se puede traducir mejor en el ideal comunista, con 46 años lo sigo pensando”
- 14/07/10 Antonio Garrido Moraga: “¿Un político qué es? Un señor de la calle (…) En la política se miente como se miente en todas partes”
- 07/07/10 Antonio Romero: “Eduardo Martín Toval forzó a las agrupaciones del PSOE para echar a Celia Villalobos y ponerme a mí de alcalde. Estuvimos a punto de votar una moción de censura”
- 30/06/10 Antonio Herrera: “IU tenía una capacidad de estrangulamiento que me asfixiaba”; Francisco Gutiérrez: “Que el alcalde vaya de víctima es una opción personal, que nos haga a los malagueños víctimas es nefasto para el desarrollo de la ciudad”
- 29/06/10 Antonio Herrera: “No hay en este país quien haya demostrado una mala utilización de los fondos de CCOO”; Francisco Gutiérrez: “Hay razones para una huelga general, para que el 29-S este país se pare”
- 15/06/10 “Las primarias son un derecho de la militancia, no una concesión de la dirección. Ya esta bien de no dormir porque se puede acabar con una ínfima minoría que nos conduce a la ruina electoral”
- 15/06/10 “Málaga es una pequeña metápolis, tiene muchas capas, muchos ritmos, debe tener muchas historias, y tiene que tener un grupo de población que mantiene una relación tensa con el statu quo”
- 02/06/10 “El verdadero pecado original del Puerto de Málaga es la concesión del concurso de explotación del muelle 1 a Udisa”
- 01/06/10 “La Gerencia Municipal de Urbanismo de Málaga se ha convertido en un monstruo ingobernable, hay que hacer una auditoría de gestión”
- 23/04/10 Francisco Conejo: “Salvador Pendón ha cumplido una etapa. Hay generaciones que han trabajado para que entremos gente joven”
- 21/04/10 José Agustín Gómez-Raggio, presidente del RCM: “El primer día que llegamos abrimos tres expedientes informativos: al censor de cuentas Vicente Ramos y a los ex presidentes Rafael Vidal y Luis Merino”
- 13/04/10 Francisco Salado: “Me haría mucha ilusión ser presidente de la Diputación, pero me ilusiona más ser alcalde de Rincón de la Victoria”
- 09/04/10 El edil Antonio Serrano acusa: “En IU me han intervenido el correo, me han hurtado documentos, me han trasteado el ordenador y se han reunido con medios de comunicación para que no me den ‘cancha”
- 09/03/10 Enrique Salvo Tierra: “Hay estudios para garantizar que los árboles de la Alameda Principal no sólo permanezcan, sino que además mejoren su calidad de vida con las obras del Metro”
- 09/03/10 Enrique Salvo Tierra: “No me he encontrado con animadversión a mi regreso a Málaga. Al contrario, he encontrado compresión con el papel que me tocó jugar como portavoz del grupo municipal socialista”
- 18/07/08 “Ha llegado un momento en el que no podía trabajar en el grupo municipal; salgo del Ayuntamiento de Málaga, pero no del PSOE”