La normativa obliga a guardar el mobiliario dentro del local cuando el mismo esté cerrado, pero el famoso establecimiento de la Plaza de la Constitución no la respeta

19/06/13. Sociedad. Casi todos los negocios del centro histórico cumplen a rajatabla la ordenanza municipal, que es especialmente estricta en esta zona de Málaga sobre las terrazas que ocupan el espacio público. En el casco histórico no se puede instalar un toldo de estructura rígida y anclada, por lo que cada noche los establecimientos deben recoger y guardar toda la terraza en el interior de sus locales. Las calles deben devolverse a su estado original mientras el comercio permanece cerrado. Como se puede apreciar en estas imágenes que publica EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, el presidente de la Asociación de Empresarios en Hostelería de la Provincia de Málaga (AEHMA), Rafael Prados, incumple sistemáticamente la normativa con el Café Central de la Plaza de la Constitución.


TODAS las noches, una vez cerrado el Café Central situado en la Plaza de la Constitución, su propietario mantiene una estructura a la que ha añadido ruedas, convirtiendo la terraza en una especie de infraestructura ‘móvil’. Como se observa en las fotografías que acompañan a esta información (tomadas el pasado fin de semana), se quedan encadenadas provocando una usurpación de suelo público, cuando la normativa especifica claramente que deben ser guardadas dentro del establecimiento.


EL Ayuntamiento, a través de su ordenanza, fomenta a los negocios a que instalen toldos abatibles que se recojan en la fachada de su local y no necesiten una estructura rígida anclada al suelo. En caso de que esta primera opción sea inviable, el Consistorio tolera la instalación de una estructura anclada al suelo cuando el negocio pague una fianza en concepto de reposición del espacio público una vez termine el periodo de explotación del mismo. Salvo la existencia de una estructura fija anclada, las terrazas deben resguardarse dentro del establecimiento cuando el mismo esté cerrado. Por si fuera poco, en el casco histórico está prohibida la instalación de toldos inmóviles y anclados al suelo, como recoge la Ordenanza Reguladora de la Ocupación de la Vía Pública, en vigor desde el 13 de agosto del año 2007: “No obstante, y por razón estética, no se permitirá la colocación de toldos con anclajes a la Vía Pública en todo el Centro Histórico”.


YA en 2011, la AEHMA trabajó con el Ayuntamiento de Málaga en un borrador para una nueva ordenanza municipal de ocupación de la vía pública. El texto, según informaba Europa Press, llegó a contemplar la posibilidad de que en ciertas calles de la ciudad las terrazas se pudiesen instalar de forma permanente sin necesidad de ser desmontadas. Aún así, la normativa vigente sigue siendo la de agosto de 2007.

PUEDE ver aquí otras informaciones relacionadas:
- 26/11/12 Una vista aérea elocuente. La plaza del Obispo de Málaga convertida en la plaza de la terraza de los bares del edil de Cultura Damián Caneda