Prometió hablar con los vecinos, pero estos siguen sin recibir noticias del Consistorio. Un colectivo artístico propone convertir la prisión en un centro cultural siempre que el Ayuntamiento corra con los gastos de reformas y suministros (?)

29/01/15. Sociedad. El Ayuntamiento de Málaga dijo en octubre del año pasado que impulsaría mesas de trabajo para que los vecinos consensuasen el uso que tendría la antigua prisión de Cruz de Humilladero. Tres meses después, el Consistorio se ha olvidado de su propuesta. La cárcel sigue abandonada, pero ahora, a meses de las elecciones, un colectivo de artistas llamado MASA propone...

...que la corporación reforme el lugar y corra con los suministros básicos para que ellos organicen allí actividades. El Ayuntamiento secunda el proyecto, obviando que para artistas emergentes ya tiene un equipamiento municipal infrautilizado (La Caja Blanca, en Teatinos). EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com rescata hemeroteca para señalar otra promesa incumplida del Gobierno de Francisco de la Torre (PP), a pesar de que los colectivos sociales de Cruz de Humilladero llevan un lustro pidiendo que el equipamiento acoja una residencia para mayores y talleres para jóvenes desempleados. La asociación de vecinos La Cooperación insiste en ello, dice que no es en absoluto “incompatible” el uso cultural que se le dé a la cárcel con sus reivindicaciones, y recuerda que el recinto es “muy grande”, que allí caben ambas iniciativas.

GEMMA del Corral, concejala de Cultura, y Teresa Porras, concejala del distrito Cruz de Humilladero, recorrieron el pasado lunes las instalaciones de la antigua prisión provincial acompañadas de periodistas. La primera negaba que el recinto albergase un “proyecto electoral”. “Nuestro objetivo no es que empiecen a celebrarse aquí actividades antes de las elecciones municipales, aunque no descartamos que para entonces ya esté funcionando, porque la idea es ponerlo en marcha cuanto antes mejor ya que el verdadero objetivo es que lo disfruten los artistas y los propios ciudadanos”. La realidad, como siempre, es más cruda. La asociación de vecinos La Cooperación, con gran penetración en el distrito, exige desde hace ya un lustro que el fin del equipamiento sea social, aunque no descarta que algunas zonas del recinto sirvan para albergar iniciativas culturales y artísticas como las propuestas desde la corporación local. ¿El problema? No se cuenta con los vecinos.


A día de hoy esta asociación de vecinos, que preside Antonio Vega Aguilar, no ha recibido ninguna comunicación por parte del Consistorio sobre qué albergará la antigua prisión. Sigue todo el proceso a través de los medios. Los vecinos están siendo ignorados cuando el mismo Ayuntamiento malagueño afirmaba hace apenas tres meses, en octubre del año pasado, que impulsaría mesas de trabajos con los vecinos para consensuar el uso final del inmueble. Lo explicaba el propio Mario Cortés, portavoz del Grupo Popular en la Casona del Parque, respondiendo a una moción del Grupo Socialista que proponía exactamente esto: que la cárcel sea un centro cultural.

“NO descartamos ningún uso”, afirmó entonces Cortés en unas declaraciones que recogió la agencia Europa Press (ver AQUÍ). El edil popular abogaba, incluso, por la elaboración de un plan de dinamización para el entorno de esta antigua cárcel, mediante un proceso participativo “en la línea de lo desarrollado para el proyecto Soho” (?), de modo que defina el uso para este espacio, que “puede ser cultural o social o el que los ciudadanos estimen, dentro siempre de la catalogación del suelo”.

ESTA revista remitió ayer un correo electrónico con preguntas al Gabinete de Comunicación del Ayuntamiento. Como es habitual, no se respondió ninguna. Las consultas inquirían saber si se han celebrado finalmente las mesas de trabajo con los vecinos. No ha habido ninguna convocatoria para ello, y los colectivos vecinales del barrio siguen sin noticias.

HOY está previsto que el colectivo MASA se reúna en la Facultad de Bellas Artes, en el Campus de El Ejido. El MASA (Movimiento Artístico Social Autogestionado) está compuesto por varios artistas emergentes de la capital malagueña, como talleres, centros o colectivos. Sorprendentemente, y tras cinco años de ignorar propuestas de los vecinos (que llegaron a remitir multitud de cartas al Consistorio con ideas), bastó que este colectivo anunciase a finales de 2014 sus intenciones (proyectar un centro cultural en la cárcel) para que el Ayuntamiento que gobierna Francisco de la Torre asumiese semanas después esta idea como propia. MASA pretende que la rehabilitación del enorme inmueble sea asumida por el Consistorio, con fondos públicos, y que a su vez también asuma “los gastos básicos” (sic) como la luz, el agua, la basura, el mantenimiento o el IBI. Ellos se encargarían de ejecutar proyectos, y según informan los medios locales, ya han puesto “los ojos en las ayudas europeas para este tipo de iniciativas”.

EL Ayuntamiento de Málaga, que “olvida” convocar sus prometidas mesas de trabajo con los vecinos, asume que el uso de esta cárcel será cultural, y ya estima sus gastos. De hecho, la corporación municipal se ha encomendado a las subvenciones europeas para poder transformar por completo el espacio, muy deteriorado después de que durante toda la legislatura se haya visto abocado al abandono. Las reformas comenzarán en la planta baja, que será la primera en utilizarse hasta que las obras acaben en las demás. Solo la planta baja supone un espacio de 2.000 metros cuadrados, y por el momento se destinarán 120.000 euros para adecuar el lugar. El coste de rehabilitación de los 10.000 metros de superficie que ocupa la cárcel entera ascendería a seis millones de euros de los que el colectivo MASA confía no pagar nada.

EL Ayuntamiento pretende hacer hueco así a los artistas emergentes de la ciudad, después de abogar en todo momento por los museos franquicia. Olvida, en cualquier caso, que ya cuenta con un equipamiento municipal destinado precisamente a esos usos. Se llama La Caja Blanca y las voces autorizadas de la cultura local coinciden en que está infrautilizado. Se encuentra en la zona de Torre Atalaya, en el distrito de Teatinos, varias manzanas más arriba de la calle Plutarco.

VEGA Aguilar, presidente de la AA.VV. de La Cooperación, insistía ayer en su idea de que hay espacio para el proyecto cultural pero también para el social. “Un colectivo allí se pierde”, explicó, remachando en la amplitud del espacio, demasiado para un solo grupo de artistas. El representante vecinal recordó que su colectivo plantea la creación de una residencia geriátrica pública, ya que escasean en la capital, y una zona para realizar talleres con la juventud desempleada. Antonio Vega recuerda que, durante la burbuja, muchísimos jóvenes del barrio abandonaron los estudios para dedicarse a la construcción. Vega Aguilar no dudó en calificar de “cacicada” lo que ocurra con la antigua prisión provincial en caso de que finalmente el Ayuntamiento ignore a los colectivos y vecinos del barrio, pero quitó peso a los pomposos anuncios de estos días aludiendo al electoralismo habitual del Consistorio.

LOS colectivos sociales de Cruz de Humilladero todavía albergan la esperanza de que el Ayuntamiento de Málaga les llame para poder contar con ellos en el proyecto. Por el momento, esto no ha ocurrido. El lunes pasado la concejala Teresa Porras guio a los periodistas por el interior del recinto, cerrado a cal y canto desde hace años. Solo pudo abrirse para el rodaje de 321 días en Michigan, la aclamada película malagueña que triunfó en el Festival de Cine del año pasado. También la pudieron visitar los vecinos y, de forma casi extraordinaria, el Grupo Municipal Socialista el pasado viernes. A comienzos de la presente legislatura, la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) se interesó por el equipamiento. El centro privado y de tinte ultracatólico al final pasó de largo de la propuesta del Ayuntamiento, que se mostró dispuestísimo a albergar este recinto privado en la cárcel para sorpresa de los mismos vecinos que hoy se muestran esperanzados. Entonces, la concejala Porras explicó que una universidad o un centro privado haría la misma labor social que un centro público, paliando el desempleo, uno de los principales problemas del distrito. Antes de las elecciones municipales de 2011, Porras, junto a la actual vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos, encabezaron una protesta ciudadana. Exigían que la cárcel fuese cedida al Consistorio. Antes era del Ministerio del Interior, y el anterior Ejecutivo socialista accedió a ceder el equipamiento, que desde entonces no se ha vuelto a abrir.

ESTA cárcel fue erigida al poco de culminar la Guerra Civil. Es un punto de Memoria Histórica, tal y como fue señalado hace semanas por la propia Junta de Andalucía.

PUEDE ver aquí otras noticias relacionadas:
- 26/01/15 El Ayuntamiento ignora a los vecinos que hace años que reivindican el uso social y público de la prisión de Cruz de Humilladero. Ni les han enseñado el proyecto. Quieren un centro para mayores y jóvenes desempleados. Tendrán “un laboratorio cultural” (?)
- 08/07/13 El Ayuntamiento de Málaga recupera la cárcel abandonada de Cruz de Humilladero para no enseñársela a los ciudadanos: niega hasta tres veces las peticiones vecinales para visitar las instalaciones
- 30/11/12 Distrito sexto. Una radiografía para una polémica. Los vecinos de Cruz de Humilladero quieren que la antigua cárcel provincial se destine a un uso “público y social” y no a ser una universidad privada ultracatólica
- 16/11/12 La posible llegada a Málaga de la Universidad Católica de Murcia reaviva el debate sobre la educación superior entendida como un suculento negocio de expedición de títulos
- 31/10/12 Los vecinos de Cruz de Humilladero no quieren en su barrio a la Universidad Católica San Antonio de Murcia, que ni siquiera ha presentado una petición formal a la Junta de Andalucía
- 26/10/12 IU se opone a que el Ayuntamiento del PP en Málaga regale la antigua cárcel a la universidad privada ultracatólica de Murcia que quiere formar médicos antiabortistas
- 25/10/12 El ultracatolicismo de los ‘kikos’ pregunta cuánto cuesta la antigua cárcel de Cruz de Humilladero para asentar su universidad en Málaga