Hay dos cuentas bancarias abiertas para ayudar a este trabajador

Luis Santiago12/01/06 MÁLAGA. El pasado 20 de diciembre la revista EL OBSERVADOR informaba sobre el caso de Luis Santiago, periodista abandonado por sus antiguos jefes y empresa y que ha sido condenado a pagar durante 168.000 euros por unos artículos publicados hace más de diez años.
Hay dos cuentas bancarias abiertas para ayudar a este trabajador

Luis Santiago12/01/06 MÁLAGA. El pasado 20 de diciembre la revista EL OBSERVADOR informaba sobre el caso de Luis Santiago (único, como mínimo, en Málaga), un periodista abandonado por sus antiguos jefes y empresa y que ha sido condenado a pagar durante 47 años 300 euros mensuales por unos artículos publicados hace más de diez años en el desaparecido Diario 16 Málaga. Ahora Santiago, de 45 años, lleva algo más de seis meses pagando los 168.000 euros de condena y que terminará de abonar a los 92 años. EL OBSERVADOR ha decidido dar un paso más en el apoyo a este compañero de la profesión y ha abierto un espacio en su web donde se informa del caso de Santiago (tanto la noticia difundida por este medio de comunicación como los links con otras páginas donde se habla de su situación) y se facilitan dos números de cuenta que tiene abiertas la Asociación de la Prensa de Málaga para todo aquel que quiera ingresar aportaciones voluntarias.
 
EL caso de Luis Santiago es conocido en el mundillo de la profesión periodística en Málaga, pero no existe para el gran Luis Santiagopúblico. Este periodista que ahora trabaja en La Opinión de Málaga lleva algo más de medio año pagando con parte de su sueldo embargado una sentencia por unos artículos publicados hace diez años. El caso se remonta a su etapa como redactor en el desaparecido Diario 16 Málaga, cuyo director era el periodista Juan de Dios Mellado, cuando firmó varias informaciones sobre el 'caso Casino' de Marbella. La empresa editora (ya desaparecida) y sus directores y jefes directos, por distintos motivos, han eludido la culpabilidad y ahora Luis Santiago tiene que hacer frente él solo a una sanción de 168.000 euros (más de 25 millones de pesetas) que pagará durante 47 años a razón de 300 euros mensuales. Terminará de pagar a los 92 años. Se han abierto dos cuentas bancarias -en Unicaja (2103 2032 32 0030007393) y Cajamar (3058 0751 01 2720 133234)- para reunir un fondo de solidaridad que subsane en parte la clara desprotección y abandono que ha sufrido este profesional por sus superiores y su ex empresa. Al final, el simple asalariado que menos recursos tiene, acaba 'pagando los platos rotos'.
 
PUEDE leer la información íntegra sobre el caso de Luis Santiago publicada el pasado 20 de diciembre.