El joven militante socialista compatibiliza la presidencia de la asociación cultural privada Básico Club con su trabajo de programador en el Centro Cultural Provincial

martin_moniche23/06/10. Cultura. El programador del Centro Cultural Provincial de la Diputación de Málaga Martín Moniche es también el presidente de la Asociación cultural Básico Club. Moniche programa actividades tanto para la institución pública como para la privada, lo cual le está valiendo críticas en los...

El joven militante socialista compatibiliza la presidencia de la asociación cultural privada Básico Club con su trabajo de programador en el Centro Cultural Provincial

martin_moniche23/06/10. Cultura. El programador del Centro Cultural Provincial de la Diputación de Málaga Martín Moniche es también el presidente de la Asociación cultural Básico Club. Moniche programa actividades tanto para la institución pública como para la privada, lo cual le está valiendo críticas en los circuitos culturales malagueños y está levantando sospechas por el posible trato de favor que esta doble función puede suponer. El también destacado militante del PSOE malagueño niega a EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com cualquier vinculación entre ambos trabajos: “No he pedido subvenciones para Básico Club y ninguno de los miembros de la asociación ha actuado en el CCP”, asegura.

MARTÍN Moniche es una persona que despierta controversia. Joven militante del PSOE malagueño, trabaja desde hace años como técnico de actividades culturales del Centro Cultural Provincial de calle Ollerías dependiente de la Diputación de Málaga, programando la agenda musical, escénica y teatral de este centro.

club_basico.jpgADEMÁS, Moniche ha sido vocal del Ateneo de Málaga, cabeza visible y coordinador del ‘Neoateneo’, una iniciativa con la que introdujo las fiestas nocturnas con disc jockeys en la centenaria institución de la mano de su mentora y jefa, Tecla Lumbreras.

POR
otra parte, Moniche es uno de los portavoces de la Plataforma Mercado de las Artes de Málaga, un grupo que apoya “la idea de que el mercado provisional de Atarazanas recientemente desalojado y con la previsión de ser demolido por decisión del Área de Comercio del Ayuntamiento de Málaga se convierta en un contenedor cultural donde artistas, fotógrafos, músicos, actores, poetas, diseñadores, ilustradores y creadores en general tengan un espacio para la promoción del arte y la cultura de Málaga”.

OTROSÍ,
la actividad de Moniche en las redes sociales de Internet es frenética, entre otros, es miembro del grupo de Facebook Me parece indignante la programación del Teatro Cervantes de Málaga, grupo al que animó con sus comentarios, lo cual, unido a su adscripción política, le ha granjeado críticas por atacar directamente la programación de la institución municipal cuando él trabaja en la programación de una institución provincial.

POR si esto fuera poco, Martín Moniche creó hace seis meses la asociación Básico Club que él mismo preside
y que calca la estructura del Ateneo, con un presidente, un vicepresidente y 10 vocales con el objetivo del “fomento, promoción y difusión de la cultura contemporánea”. “Pretende ser plataforma para músicos, científicos, artistas, intelectuales, creadores, pensadores, poetas y fundamentalmente ciudadanos que profesen un interés por la cultura actual y sus relaciones humanas”, se explica en la página web de la asociación.

SIN embargo, pese a lo que dice su presentación, la actividad decentro_cultural_provincial esta asociación privada está directamente enfocada a la organización de fiestas nocturnas y la promoción de disc jockeys y artistas de música indie, entre los ‘djs’, él mismo bajo el sobrenombre de ‘Conmovida DJ’. EL OBSERVADOR ha recibido varias informaciones alertando de los tratos de favor de los que se vale Moniche para programar actuaciones de Básico Club en destacados bares de Málaga (Village Green, Toulusse…) y en festivales como Ojeando, que se celebra el próximo 2 y 3 de julio en Ojén, y ha decidido planteárselas al propio gestor cultural.

“NO he pedido subvenciones para Básico Club y ninguno de los miembros de la asociación ha actuado en el CCP”, asegura Moniche, que subraya que la financiación de Básico Club se limita a las cuotas de cinco euros que pagan sus socios y que en sus actuaciones como ‘dj’ no cobra “entre otras cosas, porque estoy aprendiendo, no me considero un profesional”. En este sentido, Moniche explica que la implicación de Básico Club en el festival Ojeando no está remunerada, aunque sí que tendrá parte de los beneficios -compartidos con el Ayuntamiento de Ojén- de las ventas de la barra que se instalarán con motivo del festival. Las cuentas de Básico Club, indica, son “de 289 euros a día de hoy”.