Hubo que degradar la protección arquitectónica del inmueble para acometer una polémica reforma que lastra la inversión en promoción turística de la provincia

salvadorpendon_anagomez_diariosur03/02/11. Urbanismo. Con la adquisición y reforma del antiguo edificio de Espejo Hermanos en la plaza del Siglo de Málaga, el Patronato de Turismo de la Costa del Sol ha conseguido dos cosas: lastrar considerablemente su capacidad de inversión en promoción turística y dilapidar...

Hubo que degradar la protección arquitectónica del inmueble para acometer una polémica reforma cuyo coste lastra la inversión en promoción turística de la provincia

salvadorpendon_anagomez_diariosur03/02/11. Urbanismo. Con la adquisición y reforma del antiguo edificio de Espejo Hermanos en la plaza del Siglo de Málaga, el Patronato de Turismo de la Costa del Sol ha conseguido dos cosas: lastrar considerablemente su capacidad de inversión en promoción turística y dilapidar los valores arquitectónicos de un inmueble protegido. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com analiza el proceso y las consecuencias de esta compra protagonizada por el ex presidente del Patronato, Juan Fraile, su sucesor en el cargo, Salvador Pendón, y la gerente de la institución, Ana Gómez.

EL Patronato de Turismo de la Costa del Sol tuvo su primera sede en la Avenida de Andalucía. De allí pasó al Palacio de Congresos de Torremolinos, una vez que el PP se hizo con el control de la Diputación de Málaga, administración de la que depende este organismo cuya función es la promoción del turismo en la provincia de Málaga y más exactamente, en la franja costera litoral. En el Palacio de Congresos ocupaba parte de una planta superior con un alquiler que no superaba las 100.000 pesetas de la época, acceso a parking y otros servicios derivados del complejo (luz, agua, etcétera…).

EN
2002, siguiendo la tendencia europea de que fueran las propias administraciones las que impulsaran la rehabilitación de los centros históricos mediante la adquisición y reforma de inmuebles en desuso, el Patronato compra un edificio que había pertenecido a Espejo Hermanos por 2.103.542 euros (350 millones de pesetas). En la operación de compraventa, indican fuentes de toda solvencia, hace de intermediario el abogado Sergio Martín, pareja de la que es hoy gerente del ente promocional, Ana Gómez. El edificio además se someterá a una remodelación de cerca de 3,5 millones de euros. La maniobra cuenta con el beneplácito y la participación de Juan Fraile y Salvador Pendón, los dos cargos del PSOE que se han repartido y sucedido en las presidencias de la Diputación y el Patronato.

SIN
embargo, las obras de reforma, que estuvieron dirigidas por el mismo arquitecto que diseñó patronato_trurismo.jpgla nueva sede de la Diputación, Luis Machuca, lejos de recuperar lo que de particular, característico, histórico y relevante tenía el inmueble, convierten el vetusto caserón en una pieza irrelevante y sin personalidad. De hecho, para eliminar molduras y adornos de la fachada o la teja árabe de dos corrientes características del centro de Málaga y retranquear la parte alta (para construir una cafetería en el ático), la Diputación consigue que se degrade la máxima protección de este edificio catalogado en el PEPRI como de especial interés e importancia. Y aún con la degradación se producen incumplimientos de normativa urbanística que conducen a la paralización temporal de las obras (expediente 568/2006).

EL principal lastre sin embargo se deriva del enorme coste que va suponer para el Patronato acometer el pago de esta caprichosa adquisición. Para poner los 5,3 millones de euros que supuso la operación en contexto, hay que tener en cuenta que el presupuesto del Patronato en 2009 fue de 7.440.000 euros, de los que un 42% se destinaron a recursos humanos y administración. En 2010 este presupuesto descendió a 6.700.000 euros de los que un 46% se dedicaron también a recursos humanos y administración. Por otra parte, la nueva sede de la Diputación de Málaga, inaugurada por las mismas fechas que la del Patronato, costó 30 millones de euros.

ASÍ las cosas, la documentación interna del Patronato a la que ha tenido acceso esta revista indica que quedan por pagar 1.194.784 euros de la compra del edificio más otros 3.340.107 euros de la obra. Esto es, 4.534.891 euros que se terminarán de abonar a las entidades financieras en 2029. En consecuencia, la actividad inmobiliaria del organismo turístico está lastrando su margen de acción promocional. Más aún si tenemos en cuenta los costes asociados de seguridad, aparcamiento, IBI y otros que conlleva el mantenimiento de un edificio.