Este escarabajo ha devorado miles de palmeras y mantiene en jaque a expertos

Escarabajo picudo rojo03/01/07 MÁLAGA. El Palmeral de las Sorpresas previsto en el Plan Especial del Puerto de Málaga puede que no sea finalmente un palmeral y que se someta a nuevos cambios por culpa de un escarabajo, el picudo rojo.

Este escarabajo ha devorado miles de palmeras y mantiene en jaque a expertos

Escarabajo picudo rojo03/01/07 MÁLAGA. El Palmeral de las Sorpresas previsto en el Plan Especial del Puerto de Málaga, que se ha licitado después de 20 años de negociaciones, puede que no sea finalmente un palmeral y que se someta a nuevos cambios por culpa de un escarabajo, el picudo rojo. Los responsables del proyecto reconocen a EL OBSERVADOR que están estudiando cómo resolver esta amenaza y se muestran dispuestos a introducir cambios en el proyecto, que a día de hoy prevé plantar 695 palmeras, (650 datileras y 45 washingtonianas, dos de las especies ‘preferidas’ por el picudo). Los biólogos por su parte lo tienen claro, el Palmeral de las Sorpresas en los términos previstos sería un “grave error” que abriría las puertas a esta plaga a la ciudad de Málaga, donde ya se han registrado los primeros ataques en Churriana. 

ES un curculiónido ferruginoso y amenaza con darse un banquete en el litoral malagueño. Este escarabajo, conocido como picudo rojo, es original de Asia y ya se ha radicado en la provincia. En Valencia y Canarias está considerado una plaga, al igual que en Elche donde está poniendo en peligro el palmeral que ha hecho famosa a la ciudad –ha acabado con 3.000 árboles– hasta el punto de que el ayuntamiento levantino ha prohibido plantar palmeras temporalmente por su culpa. 

EN Málaga se han detectado los primeros casos en Estepona, San Pedro, Torremolinos y Rincón de la Victoria, también en Marbella, Mijas y Benalmádena, después de haberlo mantenido a raya desde que en 1993 Puerto de Málagase registrara el primer ataque en Motril. Hace aproximadamente dos semanas se encontraron ejemplares afectados en Málaga, concretamente en Churriana. Ataca indistintamente a palmeras washingtonias, canarias o datileras, especies que conforman el 90% del palmeral malagueño. El bicho en cuestión vuela cuando es adulto y sus larvas devoran los cogollos de las palmeras desde su interior hasta que las mata. El tratamiento para curar a los árboles es costoso y a base de infiltraciones. La principal dificultad estriba en que se come los ejemplares desde dentro por lo que los casos se detectan normalmente demasiado tarde. La Internacional Palm Society señala como causa fundamental de su propagación la intervención humana al trasladar ejemplares infectados a áreas no contaminadas. Los expertos sitúan el origen de la plaga en la península en importaciones de Egipto. 

CON este currículum el picudo rojo se ha convertido en uno de los principales problemas que tendrán que solventar los responsables del proyecto del puerto. El arquitecto Jerónimo Junquera, ganador del concurso con el Palmeral de las Sorpresas, reconoce que si bien “falta todavía más de un año” para afrontar esta cuestión, los técnicos de la Delegación de Medio Ambiente de la Junta “ya están trabajando en ello”. Más concreto se muestra el gerente de la Empresa Pública de Gestión del Suelo de Andalucía, Gabriel Rodrigo, que asegura: “No hay ninguna decisión tomada al respecto, hay algunas proyectadas, tenemos informes y estamos pidiendo otros. Desde luego debemos estar atentos a la evolución porque hasta donde yo sé, la especie prevista es la que más le gusta al bicho este, así que hay que considerar posibles cambios, por la inversión y el riesgo que conlleva. Si nos equivocamos con esto, nos equivocamos completamente. Si hay que decantarse por otra especie así se hará”. 

DE hecho, el departamento de Sanidad Vegetal dependiente de la Consejería de Agricultura recomienda muy vivamente a municipios, organismos públicos y particulares no plantar palmeras en los municipios colindantes a áreas infectadas. 

Escarabajo picudo rojoPOR su parte, los biólogos no tienen dudas al respecto, la implantación de las casi 700 palmeras en el Puerto en los términos previstos es una vía de entrada para la plaga del picudo rojo y supone una seria amenaza para el resto de ejemplares de la ciudad, comenzando por las palmeras del Parque. El ex director de La Concepción y afamado botánico malagueño José Antonio del Cañizo ha sido uno de los primeros en alertar de los peligros del picudo. “El problemón –cuenta– es que ejemplares de la altura y el volumen como los que hay previstos, por calidad precio, es en Egipto donde se compran, que es precisamente uno de los focos de este escarabajo”.

CAÑIZO subraya que pese a que es en la Costa del Sol donde más variedad de palmeras existen en España, unas trescientas, “más del 90 por ciento de las que existen son datileras, whasingtonianas y californianas, por lo que el asentamiento del picudo puede ser catastrófico”. Desde la Universidad de Málaga, el biólogo Andrés Pérez opina que en Málaga “sobran palmeras y faltan otras especies”. Punto en el que coincide con Cañizo, que recuerda “que en los jardines hay que diversificar para evitar la muerte de poblaciones enteras de determinadas especies”. 

DE esta forma, a falta de apenas dos semanas para que den comienzo los trabajos de cimentación en el muelle 2 del Puerto de Málaga, comenzado una de las actuaciones más esperadas, discutidas y polémicas de los últimos veinte años en la ciudad, el futuro del proyecto está de momento pendiente de la evolución de este molesto inquilino.