La principal medida “sanitaria” que ha adoptado el Gobierno de Moreno Bonilla esta semana ha sido... inventarse una medalla de honor que no existe para utilizar de forma partidista la figura del Rey

OPINIÓN. La columna de Cristo
. Por Cristóbal Fernández
Asesor en el Parlamento de Andalucía


30/11/20. Opinión. El asesor en el Parlamento andaluz, Cristóbal Fernández, escribe en su colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre la medalla otorgada al Rey de España por el Gobierno andaluz: “Flaco favor le hace la derecha andaluza al Rey patrimonializando su figura. La Monarquía solo será fuerte mientras sea de todos y esté por encima de bloques...

...e ideologías. Los que quieren hacerla solo de ellos son los que verdaderamente la ponen en peligro”.

Medalla de honor

Sumergidos en una segunda ola por coronavirus que está haciendo estragos en nuestra tierra, la principal medida “sanitaria” que ha adoptado el Gobierno de Moreno Bonilla esta semana ha sido... inventarse una medalla de honor que no existe para utilizar de forma partidista la figura del Rey.


Nuestra comunidad autónoma tiene reguladas sus distinciones, siendo la máxima de ellas la concesión de la medalla de Andalucía. Si el Gobierno andaluz quería reconocer la figura del Rey de España, Felipe VI, lo lógico hubiera sido hacerlo con la distinción de esta medalla y hacerle entrega de ella el día de todos los andaluces, el 28 de febrero.

Esta decisión unilateral del Gobierno de derechas de Andalucía supone una instrumentalización por partida doble: de la Jefatura del Estado y de la propia institución de la Junta de Andalucía. Que la derecha utilice la corona y lo que sea necesario, para arremeter contra el gobierno de Pedro Sánchez no constituye novedad alguna, con la salvedad de que, en esta ocasión, se sirve de la Junta de Andalucía para una estrategia puramente partidista.

Los que llegaron tarde (algunos ni llegaron) al consenso constitucional, los que estaban contra la descentralización del Estado y otros preceptos, se quieren erigir hoy en los guardianes de la última coma del texto constitucional, salvo cuando se trata de renovar instituciones fundamentales como el Consejo General del Poder Judicial o el Defensor del Pueblo.

Flaco favor le hace la derecha andaluza al Rey patrimonializando su figura. La Monarquía solo será fuerte mientras sea de todos y esté por encima de bloques e ideologías. Los que quieren hacerla solo de ellos son los que verdaderamente la ponen en peligro.

No hay mayor daño que se le pueda hacer a las instituciones del Estado, en este caso, la corona, que utilizarlas como un elemento añadido para la confrontación política. Pues exactamente eso es lo que están haciendo PP y C’s en Andalucía, siguiendo las directrices de VOX.

Ya sabemos que la derecha tiene una concepción patrimonialista del poder. Cuando ejercen el gobierno todo lo hacen por el interés de España y, supuestamente, con sentido de Estado. Cuando pierden las elecciones y ganan los socialistas, las victorias de estos últimos son “ilegítimas” y comienza, por parte de la derecha, la utilización y desestabilización de las instituciones del Estado para erosionar al gobierno progresista. Y en esa tarea todo le vale a la derecha, incluso la Monarquía, como estamos pudiendo comprobar.

El Gobierno de Moreno Bonilla debería dejar de manosear la figura del Rey, dejarse de inventos y propaganda y centrarse en lo que de verdad preocupa a los andaluces: la crisis sanitaria, económica, laboral y social que estamos sufriendo.

La tarea a la que debe emplearse a fondo el Gobierno andaluz y que está suspendiendo estrepitosamente durante la segunda ola de la crisis sanitaria, es vencer a la pandemia, reconstruir nuestra sociedad y no dejar a nadie atrás. Los enfermos de Covid, sanitarios, comerciantes, hosteleros y otros sectores que lo están pasando mal, merecen toda la atención. Ese es el verdadero reto que tenemos como sociedad y al que se enfrenta hoy nuestra querida Andalucía y eso es en lo que debería estar el Gobierno de derechas de nuestra tierra.


Puede leer aquí anteriores artículos de Cristóbal Fernández