Los ayuntamientos se han convertido en la administración más próxima a la ciudadanía, atendiendo en primer lugar y con diligencia las necesidades que van surgiendo en cada momento

OPINIÓN. La columna de Cristo
. Por Cristóbal Fernández
Graduado en Derecho y coordinador en la FAMP


02/11/21. Opinión. El coordinador en la FAMP Cristóbal Fernández escribe en su colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre el municipalismo: “La recuperación económica y social tras la pandemia no puede llevarse a cabo sino desde la cercanía y la inmediatez. Para ello, es clave que los municipios puedan gestionar de forma directa el 15% de los fondos europeos que va a recibir España...

...de la Unión Europea”.

Más municipalismo

Se acaba de celebrar el 40º aniversario de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) en unas jornadas conmemorativas en Torremolinos, donde todo comenzó en 1981.


Aquella primera asamblea eligió a su primer presidente, cargo que recayó en el alcalde de Málaga, Pedro Aparicio. Junto a su equipo, el primer edil malagueño fue pionero e impulsor en la defensa de la autonomía local y de la unidad del municipalismo en España.

40 años después, los ayuntamientos se han convertido en la administración más próxima a la ciudadanía, atendiendo en primer lugar y con diligencia las necesidades que van surgiendo en cada momento.

La pandemia ocasionada por la Covid-19 ha vuelto a poner a prueba, una vez más, a los ayuntamientos. Los gobiernos locales han vuelto a estar sometidos a una prueba muy difícil y desconocida. De nuevo, el municipalismo ha dado la talla, impulsando medidas y soluciones más allá de sus competencias propias, para dar respuesta con inmediatez a las devastadoras consecuencias de la crisis sanitaria.

En estos 40 años se ha avanzado mucho y es de recibo destacarlo, pero también es conveniente subrayar que se ha llegado a esta cita con asuntos pendientes de resolver que se antojan estratégicos para el futuro de las entidades locales.

La financiación local sigue siendo una cuestión eternamente postergada. Para agravar el problema el Tribunal Constitucional acaba de anular el impuesto sobre la plusvalía, lo que va a suponer un quebranto importante para las haciendas locales.

Hay que tomar a los ayuntamientos en serio y distribuir los recursos del Estado en una proporción más adecuada. Un modelo que funciona en Europa es el de 50% de recursos para el Estado, 25% para las CCAA y 25% para las entidades locales.

Los ayuntamientos son estado y han demostrado capacidad de gestión. La recuperación económica y social tras la pandemia no puede llevarse a cabo sino desde la cercanía y la inmediatez. Para ello, es clave que los municipios puedan gestionar de forma directa el 15% de los fondos europeos que va a recibir España de la Unión Europea.

La despoblación es un grave problema (que tiene solución) que está afectando también a Andalucía. El reto demográfico es un desafío que debe favorecer la cooperación multinivel para afrontar juntos y con recursos esta difícil cuestión.

Si hablamos de recuperación no podemos olvidar el turismo, que es un sector fundamental para nuestra tierra. Esta actividad transversal afecta al conjunto de la economía y mejorar el sector tras la pandemia se antoja esencial.

Los gobiernos locales han de afrontar como un eje estratégico la transformación digital, no solamente en la gestión ordinaria, también como prescriptores en sus municipios.

El municipalismo debe seguir caminando unido, respetando los diferentes puntos de vista que puedan existir, porque las diferencias de criterios enriquecen los órganos de carácter municipalista.

Quiero terminar esta breve columna felicitando a la FEMP en su 40 aniversario y reconociendo el valioso papel y el enorme trabajo de los alcaldes, alcaldesas, concejales y concejalas de toda España, especialmente en estos dos últimos años de pandemia.

Los representantes locales nos han demostrado sentido del deber, vocación de servicio público y un compromiso inigualable con sus gentes. Sin ellos y ellas, el municipalismo no habría avanzado en estos 40 años como lo ha hecho.

Puede leer aquí anteriores artículos de Cristóbal Fernández