Nuestro sueño -hasta ahora- ha caído en saco roto, pues el silencio administrativo domina la solicitud. Nos preguntamos qué habrá que hacer para que al menos nos respondan

O
PINIÓN. Si Protestas… ¡Lo logramos!
Por Mercedes Pírez. Presidenta de la Asociación de Vecinos de El Palo


01/03/22. Opinión. Mercedes Pírez escribe en esta nueva colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre la solicitud de un solar para hacer un huerto urbano en su barrio, en El Palo: “Hemos dado todas las soluciones posibles, pero seguimos sin respuestas. Parece una estrategia del Ayuntamiento basada en la política del avestruz: “si no respondo, ni reconozco ni admito la cuestión, en consecuencia...

...pronto se olvidará”. Pero no. No es así, porque nunca se solucionó un problema o demanda ignorando la cuestión”.

Un huerto urbano abierto a todos

La Asociación de vecinos de El Palo quiere aventurarse a recuperar uno de los pocos espacios verdes que existen actualmente en la zona, y darle una utilidad real y sensata para el barrio.

Doce años han pasado desde la primera vez que pedimos al Ayuntamiento contar con un espacio para hacer un huerto urbano, y un año desde que lo enviamos al nuevo concejal.

Tras varias reuniones con vecinos del barrio, todos hemos decidido solicitar al Distrito Este que destine este espacio verde a la realización de un huerto ecológico. Queremos apostar por la sostenibilidad y, con ello, aprovechar espacios. Un huerto ecológico se basa en el respeto a la naturaleza y a sus diversos ecosistemas.

Inicialmente, nuestra idea es destinarlo a personas que tengan una necesidad y dispongan de tiempo libre: desempleados, jubilados, amas de casa… La creación de este huerto ecológico debe contemplar un vivero destinado a personas necesitadas, que carezcan de ingresos. Esas personas podrían vender sus productos en las tiendas del barrio y así tener algún ingreso. No se harán ricos, pero podrían vivir con dignidad.

Algunos de los objetivos de este huerto serían: recuperar el espacio urbano para uso público; ofrecer un espacio de esparcimiento y actividad para las personas; fomentar la participación ciudadana; favorecer la integración de los colectivos desfavorecidos, ocupando su tiempo y facilitando la creación de nuevas relaciones; potenciar el carácter lúdico y educativo de los huertos; promover una alimentación sana y adquisición de hábitos saludables; impulsar un mayor conocimiento y respeto por el medio ambiente, etc.


Nuestro sueño -hasta ahora- ha caído en saco roto, pues el silencio administrativo domina la solicitud. Nos preguntamos qué habrá que hacer para que al menos nos respondan.

Entre la avenida Salvador Allende y Juan Sebastián Elcano, limitando al oeste con el arroyo Jaboneros y al este con viviendas particulares y la EBAR, existe una zona de forma rectangular, con una extensión de 7.000 m2, que querríamos recuperar para el barrio y destinarlo a un huerto urbano ecológico, habilitando para ello bien una entrada por Juan Sebastián Elcano (por la zona de la comisaría), o bien -de acuerdo con Emasa- por la puerta que se usa actualmente para el acceso de vehículos a la EBAR, estableciendo un horario de apertura y cierre.

Hemos dado todas las soluciones posibles, pero seguimos sin respuestas. Parece una estrategia del Ayuntamiento basada en la política del avestruz: “si no respondo, ni reconozco ni admito la cuestión, en consecuencia pronto se olvidará”. Pero no. No es así, porque nunca se solucionó un problema o demanda ignorando la cuestión, y menos si tal petición es legítima, inteligente, sensata, solidaria y coherente.

¿Nos podrían responder?

¡Gracias anticipadas!

Puede leer aquí anteriores artículos de Mercedes Pírez