Hay que tener buenos reflejos y destreza para esquivar sillas, mesas y camareros corriendo con una bandeja con cervezas que casi chocan contigo. Un ‘sinvivir’”

O
PINIÓN. Si Protestas… ¡Lo logramos!
Por Mercedes Pírez. Presidenta de la Asociación de Vecinos de El Palo


06/06/22. Opinión. Mercedes Pírez escribe en esta nueva colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre la ocupación de la vía pública por parte de la hostelería: “Años luchando por poder transitar por sus calles sin necesidad de ir sorteando mesas, años luchando por poder pasar con la silla de ruedas o con el cochecito del niño. Años encontrándose desamparados porque la administración competente no...

...los escucha”.

Ocupación de la vía pública

Hace tiempo que en la ciudad venimos hablando de la contaminación acústica que proviene de la hostelería, y de su ocupación de la vía pública.

Los más cañeros son los vecinos del Centro de Málaga. Años luchando por poder transitar por sus calles sin necesidad de ir sorteando mesas, años luchando por poder pasar con la silla de ruedas o con el cochecito del niño. Años encontrándose desamparados porque la administración competente no los escucha.

Y ni hablemos de llevar el cochecito con tu bebe y que, además, tengas un perro y pretendas pasar: eso es misión imposible. Hay que tener buenos reflejos y destreza para esquivar sillas, mesas y camareros corriendo con una bandeja con cervezas que casi chocan contigo. Un ‘sinvivir’.

Algunos establecimientos hosteleros de El Palo exceden la ocupación de la vía pública, haciendo difícil la tarea de pasar o incomodando, porque te obligan a pasar por carpas donde hay personas comiendo, y casi te rozas con ellas.


La contaminación acústica también es elevada: aún sin medidor de decibelios, en cuanto comienzas a dejar la ventana abierta para disfrutar del fresco, compruebas que hay noches -demasiadas noches- en que te parece que la gente del bar está contigo en tu cuarto. ¡Aunque vivas en un cuarto, en un quinto o en un sexto piso! Y así no es posible descansar. Y aunque suene a sacrilegio, tal vez habría que hablar de un cierre más temprano de la hostelería. La ciudad tiene que ser para todos, y no sólo para los que han pagado para consumir en un establecimiento hostelero.

Otra situación que hemos notado es que unos pocos restaurantes o bares de Echeverría, tras cerrar, toman la iniciativa de barrer la acera y de fregarla. Sería estupendo que esta conducta la imitaran todos. Tal vez una Ordenanza municipal ayudase…

En el paseo marítimo de El Palo, si sales a caminar temprano, te encuentras con restos de pan, servilletas, manteles… Elementos a la espera de que un barrendero haga esa labor que podría haber hecho el establecimiento. Si se dieran cuenta de lo desagradable que es encontrar el paseo de esa manera… Y no; no pueden decir que son los jóvenes -que también los hay- los que ensucian. Todos sabemos en el barrio quiénes son los que recogen sus sillas, mesas y desperdicios… Y los que no.

Y por si fuese poco, también están los establecimientos que tiran la basura a cualquier hora. Los contenedores, con hediondos restos de pescado, huelen insoportablemente mal cuando llega la tarde y hace calor… Y cuando no lo hace.


También tenemos un problema con el cartón. Los contenedores de cartón están llenos porque algunos comercios tiran las cajas sin compactar, provocando que el contenedor azul se llena enseguida.

Y algunos no reciclan ni el cristal: lo tiran al contenedor gris en el amparo de la noche.

Nos quejamos de todo esto porque, habiendo normas que regulan esta situación, nadie -el Ayuntamiento- hace nada para que se cumplan.

Es lo mismo que cuando le dices a tu hijo: “Tienes que llegar a las 12. Si no lo haces, te quito el móvil”. Pero cuando llega tu hijo se da cuenta que llevas una hora durmiendo, así que concluye que puede, impunemente, llegar a la hora que quiera. La limpieza es lo mismo: el Ayuntamiento duerme mientras pasan estas cosas.

Conminamos a las autoridades competentes para que se pongan manos a la obra.

Puede leer aquí anteriores artículos de Mercedes Pírez