“Una especie de todo vale porque todos somos andalucistas, menos uno, para menospreciar a aquellas fuerzas que declaran su lucha por la mejora de la vida de las andaluzas y de los andaluces desde una perspectiva progresista, ecologista, igualitaria y de justicia social

OPINIÓN. Compromiso con Andalucía. Por José Antonio Jiménez
C
oportavoz de Iniciativa del Pueblo Andaluz


30/05/22. Opinión. José Antonio Jiménez, docente jubilado y coportavoz de Iniciativa del Pueblo Andaluz (IdPA), escribe en su colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre un artículo publicado en Público que dice que “todos los partidos (menos uno) llevan un poco del espíritu de Infante”: “Parece que ser andalucista es compatible con gobernar para los que más tienen, como viene haciendo...

...el gobierno actual de PP y Ciudadanos, e incluso hay que aceptar que la privatización de los servicios públicos básicos es una política compatible con entender que el pueblo andaluz tiene derecho al autogobierno”.

El Andalucismo blanqueado

Dice Jesús Jurado en un reciente artículo publicado en Público que “todos los partidos (menos uno) llevan un poco del espíritu de Infante en tanto aceptan y asumen como propia la existencia de un pueblo andaluz con intereses propios y derecho al autogobierno”. Me declaro extrañado ante tamaña afirmación. Parece que ser andalucista es compatible con gobernar para los que más tienen, como viene haciendo el gobierno actual de PP y Ciudadanos, e incluso hay que aceptar que la privatización de los servicios públicos básicos es una política compatible con entender que el pueblo andaluz tiene derecho al autogobierno.


De igual manera es necesario aceptar que un partido que jura y perjura ser liberal en lo económico y en lo social y que abraza de manera ferviente las políticas neocapitalistas lleva un “poco del espíritu de Infante”. ¿A dónde vamos por este camino? Sencillamente al “blanquiverdismo” de las políticas depredadoras de los partidos que llevan años practicando la corrupción como forma de gobierno, tanto en los gobiernos socialistas como en el actual.

Una especie de todo vale porque todos somos andalucistas, menos uno, para menospreciar a aquellas fuerzas que declaran su lucha por la mejora de la vida de las andaluzas y de los andaluces desde una perspectiva progresista, ecologista, igualitaria y de justicia social.


Frente a todo ello no es menos cierto que los carnés de andalucistas los facilitan aquellas personas que consideran la práctica partidista como una carga insoportable ante las purezas de sus ideas.


En definitiva no importa lo que propongan porque todos son, menos uno, andalucistas de salón, flaco favor al empeño de mucha gente que lucha y trabaja para que Andalucía y sus gentes alcancen el lugar que merece más en el estado español, y avance hacia unas mejoras reales y continuadas, seguras y compensadoras de la situación actual.

Por eso hablamos, desde Por Andalucía, de las cosas sencillas para que sepamos que su mejora es una manera eficaz de mostrar un andalucismo que suma y que es útil para las andaluzas y los andaluces. De eso se trata.

Puede leer aquí anteriores artículos de José Antonio Jiménez