Asombra que Noelia Losada, de ‘Ciudadanos en disolución’, y Juan Cassá, de ‘Cassá Sociedad Anónima’, dos personajes con poca dignidad política pero muchas ganas de dinero, puedan cambiar el paisaje de Málaga para los próximos siglos si votan no a la moción

El líder de Ciudadanos en Málaga, el diputado Guillermo Díaz, que presume sobre todo de demócrata, no ha querido hablar en las últimas semanas con miembros de ‘Defendamos Nuestro Horizonte’, la plataforma ciudadana que agrupa a miles de malagueños de esos que dice representar

Como adelantó EL OBSERVADOR hace una semana, hoy en el pleno del Ayuntamiento de Málaga los grupos de PSOE y Adelante presentarán una moción conjunta pidiendo una consulta popular para que los malagueños opinen sobre si se hace o no el rascacielos del Puerto. El PP, Noelia Losada (Cs) y Juan Cassá (tránsfuga) la rechazarán por mayoría

Por Fernando Rivas
Editor de
EL OBSERVADOR

28/01/21.
 Opinión. Sociedad. Como adelantó en primicia hace una semana EL OBSERVADOR, en el pleno de mañana del Ayuntamiento de Málaga los grupos de PSOE y Adelante presentarán una moción conjunta pidiendo una consulta popular para que los malagueños y malagueñas expresen su opinión sobre el rascacielos que se quiere construir en el Puerto de la ciudad. Si están a favor o en contra...


Es curioso y algo obsceno que esta moción pidiendo una votación en la que pueden participar los cientos de miles de malagueños que quieran, para definir el futuro paisajístico de Málaga en los próximos siglos, dependa del voto de dos personajillos de la política local. Un concejal tránsfuga de libro, Juan Cassá, que solo está en la Corporación municipal por dinero, cuanto más mejor, ya que carece de toda ideología que no sea su propio beneficio y otra concejala, Noelia Losada, de Ciudadanos, que está ahí exactamente por lo mismo.

Como todo el mundo sabe, o casi, Cassá y Losada fueron los primeros de la lista para entrar en el Ayuntamiento de Málaga por Cs en las últimas municipales y entraron. Cassá se fue a la Diputación junto a Juan Carlos Maldonado, que venía de Mijas, y Losada se quedó en el Consistorio de la capital. Antes de empezar la legislatura Cassá vio que tenía poco futuro en Ciudadanos y se fue por su cuenta a ofrecerse al PP para darle la mayoría absoluta tras el pacto de estos con CS. Losada y Maldonado, sus excompañeros, dijeron mil cosas feas y malas como es lógico de Cassá. Y sobre todo que quedara muy claro que ellos no estaban en los cargos por dinero, y que iban a hacer esto y lo otro para que se enterara de lo que vale un peine, él y el PP…  no se sabe por qué, porque nunca lo hicieron. Eso sí, se pusieron muy dignos de que iban a romper el pacto con el PP si admitían a Cassá junto a ellos y que iban a ver, porque a mí no me conocen y le damos un plazo para que rectifiquen… Es de vergüenza. Losada y Maldonado no se fueron ni se van de sus cargos, el PP hace lo que le da la gana con ellos y Cassá también, pero como quieren cobrar sus buenos sueldos ahí se quedan sin ningún atisvo de dignidad. Solo dinero.

Pues bien, estos personajillos son los que van a decidir con su voto si se hace una consulta popular para cientos de miles de malagueños. Y será super legal, como es. Pero super poco ético. También. Dos cosas distintas. Legalidad y ética. No siempre van juntas. Aunque es demagógico, todo el mundo sabe que el señor Hitler llegó al poder democráticamente.

Cassá 1, Cassá 2, Díaz y Losada

Asombra que Noelia Losada, de ‘Ciudadanos en disolución’, y Juan Cassá, de ‘Cassá Sociedad Anónima’, dos personajes con poca dignidad política pero muchas ganas de dinero, puedan cambiar el paisaje de Málaga para los próximos siglos si votan no a la moción. Pero en Ciudadanos, el hacer lo único que interesa al particular que ocupa un cargo es norma.

El líder de Ciudadanos en Málaga, el diputado Guillermo Díaz, que presume sobre todo de demócrata, no ha querido hablar en las últimas semanas con miembros de ‘Defendamos Nuestro Horizonte’, la plataforma ciudadana que agrupa a miles de malagueños de esos que dice representar. Ellos lo han intentado y él ni se ha dignado contestar hasta el cierre de esta revista hoy miércoles. Díaz, el democrático líder de Ciudadanos en Málaga, posiblemente intenta buscar en su manchado uniforme de mamporrero de Arrimadas y Hervías en la provincia el instrumento necesario para introducírselo a los miles de malagueños que conforman esta plataforma.

Díaz es un personajillo de la política local que ha tenido una suerte solo comparable con el tamaño de su ambición y que ha conseguido llegar desde portero de multicines a diputado en Cortes solo de dos o tres chupadas de... pirulí. Es lo que se conoce como un chico Hervías, porque el hoy senador y antes responsable nacional de Organización de Cs, lo puso a dedo en donde está. Hablaremos de este señor largo y tendido. Mientras se puede leer este perfil que publicó esta revista cuando lo nombraron jefe del Cs en Málaga: “Es decir, que te vas a salvar por aquello de ser negro y demócrata”. Comentario racista de Guillermo Díaz Gómez, nuevo coordinador de Ciudadanos en Málaga, referido al expresidente americano Obama.

Así que hoy, en el pleno el Ayuntamiento de Málaga los grupos de PSOE y Adelante presentarán una moción conjunta pidiendo una consulta popular para que los malagueños opinen sobre si se hace o no el rascacielos del Puerto, y el PP, Noelia Losada y Ciudadanos y Juan Cassá el tránsfuga la rechazarán porque tienen la mayoría.





La moción

En la moción se pide que se aplique el artículo 12 del Reglamento Municipal, que regula este tipo de comicios. Dice que el Ayuntamiento “podrá someter a consulta popular aquellos asuntos de la competencia propia municipal y de carácter local que sean de especial relevancia para los/las vecinos/as, con excepción de los relativos a la Hacienda Local”, algo que en este caso no se produce.


Como publicó no hace mucho esta revista, un integrante de la plataforma DNH exigía: “Queremos una consulta popular ya, aplicando el artículo 12 del Reglamento Municipal”, declara un miembro del colectivo ‘Defendamos Nuestro Horizonte’, sobre la construcción o no del Puerto de Málaga.

DNH aglutina a los miles y miles de malagueños y malagueñas que se oponen a la construcción del rascacielos del puerto de 150 metros de altura en el Dique de Levante, con un eslogan muy claro: No a ese edificio en ese sitio. El colectivo no se opone a que se construya un rascacielos, como si eso fuera un ataque al progreso, como engañosamente quieren hacer creer los promotores del mamotreto arquitectónico, se oponen a que sea ahí, en ese sitio: “Con todos los respetos hacia Benidorm, Málaga no es Benidorm, para que la orilla del mar se llene de moles de ladrillo”, decía uno de sus miembros a EL OBSERVADOR. Por eso piden lo mismo que ahora piden los grupos municipales de izquierdas, que haya una consulta popular en la que la ciudadanía pueda expresar libremente su opinión. Piden que se aplique el vigente artículo 12 del Reglamento Municipal (AQUÍ).

“Artículo 12. Consulta popular.

1- El Ayuntamiento, a través de su Alcaldía, previo acuerdo por mayoría absoluta del Pleno y autorización del gobierno de la Nación, podrá someter a consulta popular aquellos asuntos de la competencia propia municipal y de carácter local que sean de especial relevancia para los/las vecinos/as, con excepción de los relativos a la Hacienda Local.
2- El procedimiento será el que en cada caso contemple la normativa autonómica que resulte de aplicación.
3- El resultado de esta consulta no será, en ningún caso, vinculante para el Ayuntamiento”.

Desde el colectivo, manifiestan que “Si no hay consenso como ocurrió con el Palmeral de las Sorpresas y Muelle 1, y ante la evidente contestación ciudadana, y la ajustada mayoría existente en el pleno, lo que procede es aplicar el Reglamento Municipal que en su artículo 12 regula la consulta popular. Que sean las ciudadanas y ciudadanos de Málaga los que digan si están dispuestos a que se construya un rascacielos en la explanada del Dique de Levante” (leer AQUÍ).

No es la primera consulta popular que se pide en el Ayuntamiento de Málaga en los últimos tiempos formalmente mediante una moción. Estos mismos grupos (PSOE y Podemos/IU) consiguieron que se aprobara la realización de una para preguntar sobre el Bosque Urbano, que la plataforma de dicho nombre pide que se haga en los antiguos suelos de Repsol. De hecho, se consiguió aprobar en el pleno, pero más tarde, el PP y Cs se echaron para atrás y utilizaron excusas para negarse a convocarla (leer La plataforma cívica por el Bosque Urbano denuncia que el PP y Ciudadanos maniobran para evitar la consulta popular. Convocan a los malagueños a acudir al pleno de hoy en señal de protesta).

La plataforma ciudadana que promueve ese gran bosque urbano en los antiguos terrenos de Repsol, en el Barrio de San Andrés, tiene claro que Partido Popular y Ciudadanos ya han desechado la idea de la consulta y están directamente cerrando los flecos económicos del proyecto de urbanización y viviendas. La excusa para no cumplir con lo que ya se decidió en un pleno se basa en un informe del secretario del Ayuntamiento, que ajustándose a una nueva ley, da la potestad de anular cualquier consulta ciudadana si ésta afecta a la capacidad de financiación de un consistorio. Como dicen que ocurre en Repsol porque el Ayuntamiento es parte interesada en los edificios que allí se puedan construir y sacaría un dinero. Esto es algo que no ocurre con el Rascacielos del Puerto.


Pueden leerse AQUÍ artículos relacionados con esta información