OPINIÓN. El buen ciudadano. Por Rafael Yus Ramos
Coordinador del Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía


22/05/20. Opinión. El coordinador del Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía (GENA), Rafael Yus, continúa hablando en esta colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre el Plan urbanístico de Larios para la zona de Maro, en esta ocasión sobre el patrimonio histórico: “Presenta una rica colección de elementos que documentan los dos extremos de la línea histórica de este...

...territorio: el pasado primitivo (representado por la Cueva de Nerja) y el pasado reciente (representado por los proyectos agrícolas decimonónicos), que a su vez tenían su propio pasado que arranca en el siglo XVI con el ingenio de Armengol”.

Impactos del Plan urbanístico de Larios sobre el patrimonio natural de la zona de Maro (y 6). El patrimonio histórico

El día 20 de marzo del presente año, en pleno estado de alarma por la pandemia del coronavirus, el Ayuntamiento de Nerja publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Málaga, un borrador de Convenio urbanístico entre la Sociedad Azucarera Larios SL y dicho Ayuntamiento, según el cual, a cambio de las cesiones de terreno que dicha sociedad ha ido dando al ayuntamiento en sucesivos microconvenios para edificios o infraestructuras de interés público, este ayuntamiento se comprometía a admitir a trámite un ambicioso proyecto urbanístico de 680 viviendas y un hotel de lujo, en sus tierras de Maro, con el consabido reclamo de la construcción de un campo de golf de 18 hoyos, que comprendería todas las tierras de esa sociedad, que abarca todos los alrededores del discreto y pintoresco pueblo de Maro (Fig.1).


No es la primera vez que se airea este convenio, que en realidad se empezó a plantear allá por el 2015 y que motivó la creación, en el 2017, de la Plataforma “Otro Maro, otra Nerja es posible”. Este convenio finalmente no llegó a tramitarse porque en la siguiente legislatura, el equipo de gobierno que lo arropaba (PP) perdió la alcaldía. Ahora, recuperando el PP el gobierno de este ayuntamiento, se vuelve a plantear, en el peor de los escenarios sociales posible. En esta pequeña serie de artículos vamos a desgranar los principales impactos que tendrá este proyecto sobre el patrimonio natural (biológico, geológico y paisajístico) de este zona, curiosamente declarada en 1968 como “Paraje Pintoresco de los Alrededores de Maro-Cueva de Nerja”, posteriormente como “Sitio Histórico”, y figurando actualmente como BIC.

El patrimonio histórico del territorio de Maro

Como último grupo del rico patrimonio del territorio de Maro, queremos destacar el de su propia historia (Fig.2). Una historia durante un dilatado tiempo de 25.000 años, desde el Paleolítco Medio hasta nuestros días, y cuyo testimonnio se encuentra precisamente en estas tierras. Ciertamente, en ella no se encuentran los testigos arqueológicos de toda su historia, pero sí de momentos históricos muy significativos para estos pueblos, como son sus comienzos y su pasado más reciente. De sus comienzos tenemos los numerosos, y aún no completos, resultados de los estudios arqueológicos en la Cueva de Nerja, usada como habitáculo pora el hombre de Neanderthal (como parece atestiguar las primitivas pinturas rupestres) y el hombre de Cromagnon, los antiguos antepasados del hombre actual, pasando por los periodos Paleolítico, Neolítico. Después de estos tiempos hay lagunas temporales que poco a poco se van encontrando en distintos yacimientos de la zona, como la época romana, de la que queda como testimonio la calzada, así como yacimientos árabes como los de Castillejos (cabecera del río de la Miel) y otros puntos dispersos de la geografía nerjeña. Pero, naturalmente, los datos más consistentes, tanto documental como arqueológicamente, son los que recoge la historia moderna y contemporánea, desde la conquista de la zona por los Reyes Católicos hasta nuestros días. Fue en este periodo cuando se fraguó el tejido económico y social que ha dominado en las tierras de Maro durante cinco siglos, la mayor parte del tiempo vinculándose al cultivo de la caña y fabricación del azúcar, desde la construcción del ingenio de Armengol (hoy en ruinas) en lo que luego sería la localidad de Maro, sucediéndose diferentes propietarios, siempre nobles y finalmente la burguesía financiera de la casa Larios. Durante todo esta dilatada historia, Maro ha tenido una actividad agrícola constante, de la que queda como testimonio la red de cientos de minifundios arrendados y diversas construcciones de lo que hoy se conoce como arqueología industrial, la fábrica de S. Joaquín, la red de acequias y acueducto del Águila y el del Tablazo, el Pabellón de recreo, la casa de la marquesa y el propio Maro. En este último capítulo daremos cuenta, sucintamente, de 13 hitos arqueológicos de interés, a partir de los datos suministrados por el historiador nerjeño D. Francisco Capilla, a quien agradecemos su colaboración.

Puede seguir leyendo el artículo completo AQUÍ.

Puede leer aquí anteriores artículos de Rafael Yus:
- 21/05/20 Impactos del Plan urbanístico de Larios sobre el patrimonio natural de la zona de Maro (5). El patrimonio social
- 20/05/20 Impactos del Plan urbanístico de Larios sobre el patrimonio natural de la zona de Maro (4). El patrimonio agrícola
- 19/05/20 Impactos del Plan urbanístico de Larios sobre el patrimonio natural de la zona de Maro (3). El patrimonio paisajístico

- 14/05/20 Impactos del Plan urbanístico de Larios sobre el patrimonio natural de la zona de Maro (2). El patrimonio geológico
- 12/05/20 Impactos del Plan urbanístico de Larios sobre el patrimonio natural de la zona de Maro (1). El patrimonio biológico
- 24/04/20 Reflexiones sobre la naturaleza, a propósito del confinamiento por el coronavirus
- 26/02/20 La especulación en el suelo público y la costosa ignorancia del cambio climático
- 29/01/20 Fitofilia versus zoofilia. Por qué las nuevas mascotas deben ser plantas

- 20/12/19 La cara oculta del “oro verde”. Impacto social y ambiental de las tramas del aguacate (3)
- 19/12/19 La cara oculta del “oro verde”. Impacto social y ambiental de las tramas del aguacate (2)
- 17/12/19 La cara oculta del “oro verde”. Impacto social y ambiental de las tramas del aguacate (1)
- 13/11/19 El río Chíllar de Nerja, agujero negro para endemismos y trampa mortal para veraneantes
- 25/10/19 Los efectos de la (des)protección del Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo

- 04/10/19 Una irresponsable amnistía a los delincuentes urbanísticos que establecerá una doble vía inconstitucional para la construcción de viviendas de forma desigual
- 27/09/19 Los Baños del Carmen: de una reserva ecológica a una playa banal mercantilizada
- 28/06/19 Por San Juan una marranada más nos mostrarán (y los ayuntamientos la limpiarán)
- 21/05/19 Por qué no tememos al cambio climático (y parte 5). Cómo superar las limitaciones de la información
- 09/05/19 Por qué no tememos al cambio climático (parte 4). Modelos sociocognitivos para la adaptación al cambio climático

- 07/05/19 Entre la simbiosis y la cooperación. El pensamiento de Lynn Margulis
- 03/05/19 Por qué no tememos al cambio climático (parte 3). Las actitudes ante lo que es un problema de la humanidad
- 11/04/19 Nerja (1995-2019). De la perla del turismo malagueño a la fama de cloaca mediterránea
- 03/04/19 Por qué no tememos al cambio climático (parte 2). La información no se entiende o es mojigata
- 22/03/19 Por qué no tememos al cambio climático (parte 1). Aproximación a la dimensión psicosocial frente al riesgo
- 06/02/19 A la caza del pozo ilegal... ¿solo los que son peligrosos?
- 14/01/19 El ‘chiringuitoceno’. La era de la mercantilización de la naturaleza del litoral
- 17/12/18 Los balates: ¿un patrimonio de la humanidad en extinción?
- 25/07/18 El ostentoso encanto de la pequeña burguesía: el impacto ambiental de imitar clases sociales altas
- 22/05/18 Los incendios forestales: nefasta gestión antes y después (y III). Sobre el “después”: la saca de la madera quemada
-25/04/18 Ildefonso Falcones ante los estertores de la tauromaquia
-09/04/18 Los incendios forestales: nefasta gestión antes y después (II). Sobre el “después”: operación limpieza del monte