¿Quién vive del centro ‘autogestionado’? ¿Cómo se gestionan los fondos? ¿Quién cobra, quién no? ¿Por qué? ¿Quién hace cuentas? ¿Cómo abren una cafetería? Y lo más importante: ¿por qué se les permite?

21/09/15. Opinión. La Casa Invisible ha empezado su particular curso político y los medios locales ya lo señalan como un órdago y un desafío al Ayuntamiento de Málaga, que mantiene el espacio cerrado cautelarmente desde el pasado diciembre. Los okupas han conseguido, en todo caso, que el Ayuntamiento acepte celebrar nuevas conversaciones a fin de determinar qué pasará con...

...el edificio de calle Nosquera. El inmueble está tomado desde el año 2007 sin ninguna garantía de transparencia y con menos carga ideológica. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com vuelve a hacer un año más las preguntas para las que nadie tiene respuesta, y resume la situación actual de este bloque.

EN diciembre la policía desalojó La Casa Invisible cuando celebraba un mercadillo de artesanía y acto seguido clausuró el inmueble. Órdenes de la Gerencia Municipal de Urbanismo, que había apreciado defectos en la seguridad del edificio y determinó que solo se podría hacer uso del mismo para actividades sin concurrencia pública. Desde entonces La Invisible, un espacio que por naturaleza debe ser “abierto a toda la ciudadanía”, está cerrado y en la puerta hay un ‘activista social’ (sic) que determina quién puede entrar y quién no. Si es colega, se pasa. Si no, no.

ESO cambió (poco) semanas atrás, cuando los colectivos que okupan el bloque abrieron el patio alegando que el mismo no está en peligro de derrumbe. Para la Gerencia de Urbanismo el patio es parte de la construcción, pero el Ayuntamiento de Málaga y su equipo de Gobierno, con Francisco de la Torre a la cabeza, ha optado por dar patada y adelante a este problema a fin de evitar que se inmiscuya en este año electoral.

AHORA los miembros de La Invisible han presentado un programa de actividades en dicho patio. Un “desafío” al Consistorio según titulan los medios locales. El programa cultural de otoño está compuesto de varios encuentros con personalidades del arte y la política alternativa, así como de representantes de instituciones públicas madrileñas, como el Medialab-Prado, por ejemplo.

A pesar de que el patio es el único recinto abierto de La Invisible, es habitual ver a okupas del inmueble en su interior. El Ayuntamiento recuerda que sus actividades nunca deben ser de concurrencia pública. Pero en el edificio se han celebrado asambleas supuestamente abiertas de la plataforma política Ganemos Málaga, que impulsó el partido político Málaga Ahora hasta conseguir cuatro concejales en la Casona del Parque.


NO
es la única irregularidad. En la azotea de La Invisible se han hecho obras y reformas sin licencia. Se han acometido varios trabajos que modificaban estructuralmente el edificio (se cerró una habitación en la azotea para convertirla en un estudio de grabación) y supuestamente se han tomado medidas para paliar la falta de seguridad en las acometidas eléctricas, una de las principales razones de Urbanismo para clausurar el edificio. Ahora, en rueda de prensa, los okupas han presentado un proyecto a llevar a cabo en siete años por valor de un millón de euros con el objeto de mejorar la situación de la estructura. Hace meses los activistas recaudaron unos 20.000 euros a través de internet de varios mecenas repartidos por todo el Estado con el fin de realizar mejoras. ¿Alguien sabe de algún justificante de gastos? ¿De cuentas? ¿Cómo están tranquilos los mecenas de la iniciativa si no saben con exactitud a qué se ha destinado su dinero?

LA Casa Invisible también tiene un bar cafetería que opera en el interior del espacio (según entrando por calle Nosquera, habitación de la izquierda). Pero los usuarios que disfruten del patio que está abierto (al que se accede por la calle Andrés Pérez) también pueden hacer consumiciones. Una carta que los propios okupas anuncian y publicitan en las redes sociales. ¿Se pagan impuestos? ¿Sanidad está avisada?

SI no se sabe a dónde se va ese dinero, ¿quién garantiza que no hay nadie viviendo a costa de un proyecto que, en el plano teórico, es interesante? Hace un año una marca de Cervezas, Cruzcampo, dio una entrada al 101 Sun Festival a La Casa Invisible, por ser un punto de distribución de esa cerveza en su bar. La entrada la revendieron en su página de Facebook. Si se cuestiona la decisión tomada por la ‘cúpula ejecutora’ de este centro okupa, ‘el disco duro’ como se hace conocer entre círculos de activistas de la ciudad, la respuesta es siempre la misma: “Lo primero, respeta al colectivo, compi”.

EL Ayuntamiento de Málaga y la ciudad de Málaga tienen un grave problema en la calle Nosquera. La Invisible no es un trasunto ideológico, es una panda de amigos aspirando a ser ‘revolucionarios institucionales’, cobrando subvenciones y ayudas de la Junta, pidiéndolas al Ayuntamiento, al que ‘exigen’ (¡!) una cesión inmediata y gratuita, con miembros de su colectivo imputados por agresiones a periodistas, y con un exasperante agravio comparativo con muchos vecinos de la ciudad. ¿Por qué se encarcela a un vecino de La Palma Palmilla por okupar viviendas, y a los jóvenes activistas se les permite vivir y obrar sin más?

Y lo que es más difícil de entender: ¿desde qué plano político se puede defender esto en un pleno municipal? Será interesante saber si Málaga Ahora tiene algo más que ofrecer al debate. Algo más, claro está, de las consignas políticas. Que no nos representan es algo que tanto ellos, como los malagueños hastiados sabemos.

PUEDE leer artículos relacionados:
- 24/07/15 ¿Entregará el alcalde De la Torre La Casa Invisible a Málaga Ahora a cambio de su apoyo para el Polo Digital de Tabacalera? El PP busca a la desesperada que los más ‘desesperados’ de la oposición secunden su personal proyecto
- 22/07/15 La Invisible coloca ‘bien’ a los suyos. En Diputación, en el grupo de Málaga Ahora, entran dos dirigentes, Juan Díaz, imputado por amenazas a un redactor de esta revista, que cobrará 45.000 euros anuales, y Javier Fernández, 40.000
- 20/07/15 Los favores se pagan. Activistas de La Invisible colocados en Podemos por el aparato del partido (en Málaga, Alberto Montero) cargan contra ‘Ahora en Común’, iniciativa que quiere crear una candidatura ciudadana para las generales
- 17/07/15 Los ‘padre padrone’ de ‘La Invisible’, por encima del bien y del mal. Usan su partido, ‘Málaga Ahora’, para repartir ‘el auténtico carné de activista’ y cargar contra ‘Ahora en Común’, la iniciativa que quiere un frente popular para las generales
- 30/06/15 Activismo sectario. La Casa Invisible no participa en un piquete contra un desahucio porque el vecino había pedido ayuda a otra plataforma. Días atrás cargó contra un colectivo de madres por no apoyar una ‘tetada’ (suya) frente al Picasso
- 10/06/15 En Málaga se trabaja en un ‘frente’ común para que Podemos siga su camino sin las injerencias e imposiciones de La Invisible. Comienza el debate para conseguir esta unión real de izquierdas para noviembre sin arribistas