Parece que los conceptos de sostenibilidad, respeto a las leyes, habitabilidad y convivencia ciudadana no significan nada para el periodista. Se vuelve a caer en el mismo error que se produjo con el boom inmobiliario, el otrora maná de los malagueños. Hoy se llama Turismo, ante todo y sobre todo

19/10/16.Opinión. En una reciente columna de opinión publicada en el diario Sur, firmada por su subdirector, Javier Recio, y titulada ‘Despotismo ilustrado en el turismo’ (AQUÍ), se vuelve a confundir el cómo con el qué. El problema no es el Turismo o la hostelería vinculada al mismo, sino la forma en la que se está desarrollando. El paralelismo con lo que supuso para esta ciudad la burbuja inmobiliaria es bastante ilustrativo. Para los...

...malagueños, tener un mercado inmobiliario competitivo no suponía una complicación. Lo que supuso un desastre fue la manera en que se desarrolló éste. Construcción descontrolada (al margen de la ley en muchos casos), corrupción política y económica, precios inflados, mano de obra barata y poco formada, y finalmente un panorama de desempleo, viviendas vacías y una crisis económica de la que todavía no nos recuperamos. Volvamos pues, como proponen algunos, a inventarnos un nuevo parche en forma de burbuja, esta vez que sea la turística y hostelera. Una opinión de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

CONTRATOS
en negro y precariedad laboral para los trabajadores de la hostelería, normativas municipales que no se cumplen (ponga usted tantas mesas como le dé la gana donde le dé la gana), convivencia ciudadana en continuo conflicto, porque el maná que nos trae el Turismo, puede permitirse que los vecinos no descansen o que barrios como el distrito Centro o Teatinos se vayan despoblando. En fin, una ciudad para que la vivan otros, los que vienen unos días y para que se hagan de oro otros, los ‘vivos’ de aquí de siempre, claro está. No se confundan, esos camareros que tanto defiende Recio en su artículo (profesión muy digna que los hosteleros se dedican a denigrar contratando en negro o cotizando por ellos cuatro horas cuando trabajan doce, y de lo que Recio no ha escrito nunca, por cierto), no se hacen de oro. Los camareros, no se confundan, no son los grandes cotizantes de la sociedad malagueña, porque en la mayoría de los casos con lo que les pagan o en la forma en la que lo hacen viven con pie y medio en la economía sumergida. Como se nota que no se tienen hijos o familiares en la industria del oro que es la hostelería malagueña.

SIN ir muy lejos se encuentran ejemplos de cómo esta nueva fiebre de la hostelería está incidiendo en las condiciones de vida de la ciudad. Las camareras de piso y sus reivindicaciones llevan todo el año en el candelero. Denuncian cómo después de años de lucha sindical para que se reconociese su categoría profesional, un convenio y sueldo dignos, la nueva demanda y la flexibilización de las normas está permitiendo que se realice la externalización de su labor a subcontratas que pagan miserias, como los dos euros por arreglar habitaciones que cuestan 300 euros la noche. Y estamos hablando de un sector que a base de sufrir abusos, está organizado y concienciado de sus derechos. Ojalá todos aquellos camareros que se rompen el lomo sirviendo a los turistas pudieran alcanzar condiciones dignas, allá donde los contratos en negro o la precariedad laboral son el pan de cada día.

TAMBIÉN se puede comentar algo sobre cómo los hosteleros, al igual que hacían los constructores, han asimilado que las leyes están para saltárselas. Ocupaciones de la vía publica con mesas en aparcamientos de zona azul o servicios públicos que no pueden atender una emergencia, como el cuerpo de bomberos porque no hay espacio para pasar (noticias dadas en esta revista). No señores, no se trata de que hay gente “a la que a lo mejor no le gusta ver a los guiris o a sus paisanos comer a la luz del día” como dice el artículo de Javier Recio (valiente gilipollez). Esto no tiene que ver con que a usted le cueste atravesar una calle por culpa de las mesas, a eso ya nos hemos acostumbrado. El tema por desgracia es más serio.


EL tema está tan serio como relata un informe de la Gerencia Municipal de Urbanismo, que reconoce que el distrito Centro Antiguo ha perdido en los últimos seis años casi medio millar de habitantes de 5.196 en el año 2010 a 4.720, según los datos de población del pasado mes de enero. O que el 58% de las terrazas son ilegales (AQUI). El tema es tan serio como que hosteleros que siguen fomentando el botellón (una práctica que se creía desterrada) se permiten el lujo de amedrentar y coaccionar a representantes vecinales incluso colgando carteles amenazantes en la vía pública con total impunidad porque simplemente reclaman su derecho al descanso. Unos locos, unos aguafiestas como aquellos que en plena burbuja inmobiliaria advertían de que el precio de las viviendas se estaba inflando por las nubes o que era una irresponsabilidad dar créditos hipotecarios a familias que no podrían pagarlos. Esos que van creando peligrosamente “opinión publicada” como dice Recio en su artículo y solo quieren chafarlo todo. Qué pena para este señor subdirector que no todo el mundo tenga los mismos oscuros e inconfesables intereses creados que defender desde una cara tribuna como diario Sur. Cada vez más vuelta de espaldas a los vecinos de Málaga a los “que tanto quiere y a los que tanto debe”.

PUEDE ver aquí anteriores noticias relacionadas con esta publicación:
- 06/10/16 El Centro, Territorio Comanche (II). El abuso y la impunidad con la que actúan los propietarios de los bares llega incluso al acoso y la intimidación de los dirigentes vecinales que luchan contra el ruido
- 05/10716 VÍDEO. Territorio Comanche (I). Plaza Mitjana: un botellón consentido en pleno centro de Málaga. Los hosteleros intimidan a los vecinos que protestan por el ruido y el alcohol colgando carteles directamente contra ellos con total impunidad
- 14/07/16Los vecinos protestan por el incumplimiento de las ordenanzas de ruido y ocupación de vía pública en la Plaza Mitjana. El consistorio sigue consintiendo este modelo de ocio nocturno para el centro
- 22/09/15 Basta ya. El Ayuntamiento de Málaga se compromete con los vecinos del Centro Antiguo a que las calles Casapalma y Cárcer, que están peatonalizándose, no tendrán más terrazas de bares
- 06/05/14 La concejala Gemma del Corral desautoriza públicamente un informe técnico sobre la degradación del Centro Histórico porque no le conviene. Fue realizado por expertos y encargado por el OMAU, un ente del propio Ayuntamiento de Málaga
- 15/05/14 El ruido un problema según quién sea el vecino que lo sufra. El alcalde dice que el cierre ‘exprés’ del local de Príes que molestaba al hermano de una concejala estará bien, pero en ‘Limonar 40’, en Teatinos o en el restaurante ‘Montana’ no hace nada
- 08/05/14
Juicio por prevaricación contra dos exconcejalas (PP) del Ayuntamiento por permitir desde 2008 la ruidosa actividad de ‘Limonar 40’. Los vecinos agraviados: otro bar molestaba a un hotel del hermano de una edil y lo cerraron en semanas
- 02/04/14 Antonio Vargas, decano del Colegio de Arquitectos: “El Centro sufre un proceso de terciarización, un proceso que nunca ha sido afortunado en ninguna ciudad que lo ha sufrido”
- 26/11/13
El Ayuntamiento de Málaga cierra en menos de tres meses porque le molestaban sus ruidos el bar contiguo al hotel del hermano de la concejala del distrito Centro, Gemma del Corral
- 04/12/13 Vecinos de la Victoria, en el distrito Centro de la concejala Gemma del Corral, denuncian que el restaurante Montana incumple el horario legal y perturba su sueño con ruidos
- 27/10/11 El fiscal imputa también al jefe de servicio del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Málaga por desatender las denuncias vecinales contra el ruido del restaurante Limonar 40
- 14/09/11 Asociaciones de vecinos de Cortijo de Torres, El Duende y El Copo también llevarán al Ayuntamiento de Málaga a los tribunales como medida extrema por su dejadez ante el ruido y el botellón
- 14/09/11 Asociaciones de vecinos de Cortijo de Torres, El Duende y El Copo también llevarán al Ayuntamiento de Málaga a los tribunales como medida extrema por su dejadez ante el ruido y el botellón
- 28/06/11 Las exconcejalas de Medio Ambiente de Málaga Patricia Marín y Araceli González, imputadas penalmente por hacer caso omiso de las denuncias vecinales contra el ruido del restaurante Limonar 40
- 03/05/10 La primera dama de Málaga, bien arropada y muy benéfica en el restaurante Limonar 40