David contra Goliat. Si algo viene a confirmar este caso es que la apuesta por la ‘inmunidad’ legal basada en la carta de la "excepcionalidad universitaria" (la pretensión de que la universidad es demasiado compleja para que le sea de aplicación la normativa laboral) resulta cada vez menos rentable y creible

Desde el Sindicato de Apoyo Mutuo consideran que
es buen momento para que el Rectorado revise su estrategia de litigiosidad ante ciertos conflictos laborales, ya que resulta una y otra vez fuera de la realidad

15/09/20. Opinión. El Sindicato de Apoyo Mutuo SiAM, una pequeña pero solida organización de trabajadores creada en Málaga en el año 2017, ha puesto contra las cuerdas a la UMA del mediocre rector José Ángel Narváez y a su política de contratación de profesores, por la cual van encadenando contratos temporales durante años pero no llegan nunca a contratarlos indefinidamente. En este caso el...

...Tribunal Supremo ha dictaminado que la universidad utilizó esos contratos en fraude de ley, ya que los profesores cubrían necesidades permanentes y estructurales, llevando durante muchos años el peso del departamento de Ginecología y Obstetricia de su Facultad de Medicina. Y ha obligado a la institución docente a contratarlos indefinidamente. Informa EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

Los tres profesores fueron despedidos en el año 2017 y en 2018 tuvieron su primera victoria judicial, la UMA debía volver a contratarlos o indemnizarles con 120.000 euros. La universidad recurrió ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que le dio parte de la razón y redujo la indemnización a menos de 10.000 euros. Sin embargo, uno de los jueces emitió un voto particular discrepante, en el que recordaba otras sentencias que avalaban la tesis de los profesores. Tras recurrir al Tribunal Supremo, éste les ha dado la razón y ha dictaminado que la institución esta obligada a readmitirlos.


Durante 35 años estos tres profesores han estado encadenando contratos temporales cada uno. Ya sea como profesor ayudante, profesor colaborador o profesor asociado. El último de estos contratos se formalizó en mayo de 2012 como “profesores ayudantes doctores”, y el 30 de abril de 2017 la UMA les comunicó su cese. En 2018 se vio obligada a readmitirlos tras la sentencia de Primera Instancia. En aquel momento el rectorado declaró su conformidad con dichas sentencias iniciales: "La UMA les ha readmitido, abonado los salarios que dejaron de percibir y no ha recurrido la sentencia". Pero no fue así: el Rectorado sí que recurrió las sentencias ante el TSJA y, de hecho, logró que este tribunal le diera parte de razón y redujera las indemnizaciones por despido (de más de 120 000 a menos de 10 000 euros). El análisis de uno de estos fallos del TSJA publicado por el catedrático Eduardo Rojo Torrecilla (AQUÍ) se revela hoy de lo más certero. Esa sentencia fue la aportada por los tres docentes en sus respectivos recursos ante el Supremo que, a la postre, han logrado anular las resoluciones del TSJA y confirmar la tesis de que la relación laboral temporal de los tres demandantes era fraudulenta y, por tanto, su despido fue improcedente.
 
Desde el Sindicato de Apoyo Mutuo SiAM consideran que la decisión del Tribunal Supremo puede suponer un espaldarazo a las reivindicaciones de los miles de temporales de las universidades españolas, algunos con muchos años encadenando contratos. Durante décadas, muchas instituciones universitarias han recurrido a contratos temporales, particularmente de profesores asociados, para cubrir necesidades estructurales de profesorado e investigación. Además, estiman que es buen momento para que el Rectorado revise su estrategia de litigiosidad ante ciertos conflictos laborales de fondo. No en vano, si algo viene a confirmar este caso es que la apuesta por la "inmunidad" legal basada en la carta de la "excepcionalidad universitaria" (la pretensión de que la universidad es demasiado compleja para que le sea de aplicación la normativa laboral) resulta cada vez menos rentable.

¿Qué es el Sindicato de Apoyo Mutuo?

El Sindicato de Apoyo Mutuo (SiAM) es una organización de trabajadores creada en Málaga en febrero de 2017 por iniciativa del antiguo Sindicato de Enseñanza de CGT en Málaga, organización que en octubre de 2016 decidió en asamblea general de afiliados desvincularse de la Confederación General del Trabajo.

La ruptura del sindicato de Enseñanza de Málaga se produjo por graves discrepancias con el funcionamiento de CGT en Andalucía. En el acuerdo de desvinculación, los afiliados que participaron en la asamblea decidieron seguir funcionando como Sindicato de Enseñanza de Málaga y promover la creación de un sindicato multisectorial de carácter provincial que, en el futuro, podría ampliarse al conjunto de Andalucía. El primero de los objetivos se logró en febrero de 2017 con la creación del Sindicato de Apoyo Mutuo.

A día de hoy, SiAM cuenta con cuatro secciones sindicales: UMA, Docentes no Universitarios, Ayuntamiento de Mijas y Espectáculos y afiliados sin secciones constituidas en empresas de diversos sectores: telemarketing, hostelería, construcción, entre otros. De las cuatro secciones constituidas, las tres primeras ya han participado en procesos de elecciones sindicales, logrando una representación de en torno al 10 o 15% de los delegados elegidos en los cuatro órganos que existen en la UMA (dos comités de empresa y dos juntas de personal) y en los dos (comité de empresa y junta de personal) que componen la representación de los trabajadores en el Ayuntamiento de Mijas. En las elecciones de los docentes no universitarios presentaron candidatura, pero no alcanzaron el 5% de los votos emitidos y en la de Espectáculos aún no han afrontado ningún proceso de elecciones sindicales.

Otros artículos relacionados con la UMA:

https://revistaelobservador.com/component/search/?searchword=UMA&searchphrase=all&Itemid=101

https://revistaelobservador.com/component/search/?searchword=gabinete%20de%20prensa%20universidad%20de%20malaga&searchphrase=all&start=20