Para poder realizar esta colocación a dedo, Carlos Rubio imita lo que hizo el alcalde de Málaga con el secretario del Ayuntamiento y piensa en el despido del actual y la elección de otro a dedo. La intención es dejar para siempre a alguien ‘fiel’ en el puesto, algo que ocurrirá al ser San Martín funcionario

Tanto Rubio como San Martín compartieron etapa como subdelegados del Gobierno del PP en Málaga y en Huelva, respectivamente

23/12/20. Opinión. El presidente del Puerto de Málaga, Carlos Rubio (PP), se plantea despedir al actual secretario de la Autoridad Portuaria para colocar en su lugar a Carmelo San Martín, alguien de confianza de Bendodo y del PP. Para poder realizar esta colocación a dedo, Carlos Rubio imita lo que hizo el alcalde de Málaga con el secretario del Ayuntamiento, y piensa en el despido del actual y la elección de otro a dedo...

La intención es dejar para siempre a alguien ‘fiel’ en el puesto, algo que ocurrirá al ser San Martín funcionario. Tanto Rubio como San Martín compartieron etapa como subdelegados del Gobierno del PP en Málaga y en Huelva, respectivamente. Informa EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

San Martín, Rubio y Casado

Carlos Rubio (PP) ha realizado otra convocatoria pública ad hoc para colocar a otro compañero de partido. Como ya realizó en octubre de 2019 en el caso de la actual gerente de la empresa encargada de llevar el gabinete de propaganda del Puerto, Malagaport, Pilar Fernández-Fígares (AQUÍ) y (AQUÍ). Entonces realizó un concurso público a medida y con solo tres días para inscribirse y aportar documentación, incumpliendo probablemente el Estatuto Básico del Empleado Público.

En esta ocasión la convocatoria es de un concurso-oposición de movilidad interadministrativa para personal del sector público, para optar al puesto de la secretaria general y servicios comunes de la Autoridad Portuaria, ocupación que cuenta entre sus funciones la de ser responsable de los aspectos jurídicos indispensables para la gestión ordinaria de la entidad estatal, así como el control jurídico de las licitaciones y concursos que la Autoridad convoque.

Llama poderosamente la atención que esta plaza convocada está en la actualidad ocupada; circunstancia que no debe permitir, ni la convocatoria, ni mucho menos la contratación de nuevo personal, hasta que la vacante se produzca. En la actualidad, la jefatura de departamento de Asesoría Jurídica está ocupada por el letrado Antonio Rodríguez Cadaval.


Este empleado público, Rodríguez Cadaval, en su condición de jefe de departamento, secretario general y secretario del consejo de administración, a comienzos de 2001, ya denunció al entonces presidente de la Autoridad Portuaria de Málaga, Enrique Linde, las irregularidades observadas en especial en las obras de remodelación del Puerto. Esas denuncias motivaron que lo despidieran en octubre de dicho año. En el 2004, el despido fue declarado nulo judicialmente y Linde se vio obligado a reincorporarlo en la plantilla y en su anterior puesto. Durante ese periodo, según Rodríguez Cadaval sufrió el acoso laboral al que le sometió el expresidente Enrique Linde, según él, por ser conocedor de las irregularidades del Puerto y no querer incurrir en complicidad.

Todos los detalles de esta denuncia que motivaron su despido por Enrique Linde, los reiteró a la llegada a la presidencia de su sucesor, Paulino Plata, mediante la entrega por escrito de un “Informe sobre las actuaciones a realizar por la Autoridad Portuaria ante las irregularidades verificadas en la ejecución de las obras de ampliación del Puerto y la situación económica de la entidad

En ese informe entregado a Plata, Rodríguez Cadaval asegura que la documentación que posee “es concluyente en cuanto a la multitud de irregularidades que denuncié, digan lo que digan personas interesadas en silenciar o tergiversar los hechos.”

También destacan algunos pasajes en los que alude al “abandono de la ley y de sus funciones de control por los responsables de la Autoridad Portuaria en beneficio de intereses ajenos a lo público”. El secretario del Puerto se dirige a Plata: “Entiendo que no puedas asumir responsabilidades de anteriores cargos, pero, como así nos solicitaste a los miembros del Comité de Dirección, me veo obligado, con total franqueza, a comunicarte que esta mala situación económica que se vive en esta Entidad proviene del ‘saqueo’ sistemático que se ha producido en nuestro organismo a través de la ejecución de Obras y Actuaciones que con grave abandono de la ley y sin control efectivo se han realizado desde el 1998, fecha en que comenzaron las obras de ampliación del Puerto de Málaga con las obras de prolongación del Dique de Levante”.

En esta comunicación, Rodríguez Cadaval ya marcaba el camino a seguir a Paulino Plata, línea que el presidente prefirió ignorar: “Es por ello que deberíamos instar a la vía penal a que actuara con contundencia, y no con ninguna laxitud y demora, para poder recuperar los caudales públicos defraudados y se indemnice a nuestro organismo por los daños y perjuicios que han ocasionado tales conductas delictivas que el director cifra sólo en cuanto a las obras no ejecutadas en más de 8.000.000 de euros, dado que una condena penal de los empleados y responsables de la contratista significaría la responsabilidad civil subsidiaria de la constructora. Así considerando que las obras y fondos de la Autoridad Portuaria son de carácter público sería a mi juicio conveniente se procediera a fiscalizar externamente el cumplimiento en sus aspectos técnico, funcional y administrativo de todos los contratos de las obras que se han ejecutado en esta Autoridad Portuaria desde 1998, incluido sus contratos preparatorios (redacción de proyectos) y de dirección, vigilancia y control de tales obras”.


Todo apunta a que Paulino Plata sí conocía las supuestas irregularidades del Puerto y debiera haberlas denunciado, personando a la Autoridad Portuaria en el proceso judicial como administración damnificada por esta gestión. Sin embargo, Plata optó durante su mandato por afirmar que desconocía esta situación y que era labor del Ministerio Fiscal investigar si tales irregularidades existían o no.

Esta revista trató el tema en: DOSSIER (I). Lo sabía. El presidente de la Autoridad Portuaria, Paulino Plata, fue informado en 2013 de las irregularidades en las obras de ampliación del Puerto por el entonces jefe de la Asesoría Jurídica, Antonio Rodríguez Cadaval.

Con la marcha de Paulino Plata y la llegada de Carlos Rubio, y ante los procesos judiciales que se están desarrollando a denuncias de la Fiscalía, así como la aparición de nuevas y graves irregularidades en esta ocasión en el Dique de Levante, la denuncia que Rodríguez Cadaval realizara a principio del 2000 vuelve a resurgir y le convierten en una “persona incomoda” desde su actual puesto de jefe de departamento de secretaria general. La realidad es que Carlos Rubio ha optado por invitar a Rodríguez Cadaval a que abandone este puesto que viene ocupando. Para ello se le ha propuesto una reducción de categoría y complementos salariales. Según ha sabido esta revista, y en cierta semejanza con lo ocurrido en el propio Ayuntamiento de la ciudad, Rubio va a optar por plantear el despido por causas organizativas del actual secretario.


Realizar una convocatoria pública de estas características (AQUÍ) modificando primero las condiciones del contrato del empleado público que ocupa dicha plaza, estando éste de baja médica, para al final optar por plantearle el despido por motivos organizativos e indemnizarlo, vulnera los derechos del empleado público y las normas de funcionamiento que deben primar en una entidad pública como la Autoridad Portuaria.


Resulta aun más llamativo, que tras pretender que se genere esa vacante de secretario, y cuando aun esta no se ha producido, se realice una convocatoria de movilidad entre funcionarios, y entre los aspirantes suene ya para ocuparla, un reconocido militante del Partido Popular, como Carmelo San Martin.

Candidato en las listas del Partido Popular a distintas convocatorias a las Eelecciones autonómicas, ha venido desarrollando puestos de designación política en la Administración, llegando a ser designado subdelegado del Gobierno en Huelva, coincidiendo en ese tiempo con Carlos Rubio que ocupaba esa misma responsabilidad en Málaga. Ambos coinciden en sus simpatías políticas hacia su líder Casado, como se puede comprobar en sus perfiles de twitter.


Aquí más informaciones relacionadas con el Puerto de Málaga
https://revistaelobservador.com/component/search/?searchword=Puerto%20de%20M%C3%A1laga&searchphrase=all&Itemid=107