Un lector de EL OBSERVADOR pregunta: “¿El Ayuntamiento de Málaga, en vez de contarnos una y otra vez las miles y miles de denuncias que pone su policía local, porque no es transparente por una vez y explica de que importe son en realidad y cuántas de ellas llegan a cobrarse?”

“Si se hace caso al Consistorio, han tenido que poner miles y miles durante 2020, si en solo diez días de 2021 han colocado 1.000. ¿Hablamos de cientos de miles de euros? ¿Esto es verdad? ¿Se pagan o es postureo municipal policial? ¿Si es así, a dónde va ese dinero?”

Esta revista ha preguntado al Ayuntamiento el número real de denuncias que se han impuesto desde el inicio de la pandemia, los importes finales de las mismas, cuántas se han podido pagar y el destino del dinero que se recauda, pero el gabinete de propaganda y prensa que controla Jesús Espino hace años que no contesta las preguntas de EL OBSERVADOR porque no le gustan

OPINIÓN. Redacción


13/01/21. Opinión. Ayer, martes, 12 de enero, el gabinete de agitación y propaganda del Ayuntamiento de Málaga que controla con mano de hierro Jesús Espino, hacía pública una nota informativa de autopropaganda con el siguiente encabezado: “Policía Local denuncia a casi un millar de personas en los primeros días de 2021 por incumplimiento de las medidas preventivas. Un total de 566 corresponden al incumplimiento...

...del uso de la mascarilla, lo que supone una media de 40 personas al día, cifra que casi se duplica los fines de semana alcanzado las 75 personas al día” (la mala redacción es del centro de propaganda municipal). Así mismo, colgaba en Tuitter un hilo de autoexaltación con el mismo contenido. Un lector nos envía la siguiente pregunta: “¿El Ayuntamiento de Málaga, en vez de contarnos una y otra vez las miles y miles de denuncias que pone su policía local, porque no es transparente por una vez y explica de que importe se supone son en realidad y cuántas de ellas llegan a cobrarse?”, y continúa: “Si se hace caso al Consistorio, han tenido que poner miles y miles durante 2020, si en solo diez días de 2021 han colocado 1.000. ¿Hablamos de cientos de miles de euros? ¿Esto es verdad? ¿Se pagan o es postureo municipal policial? ¿Si es así, a dónde va ese dinero?”. En EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.


Esta revista ha preguntado al Ayuntamiento de Málaga, para que contestara el responsable del Área de Seguridad, el concejal Avelino Barrionuevo (PP), el número real de denuncias que se han impuesto en Málaga desde el inicio de la pandemia, los importes finales de las mismas, cuántas se han podido pagar y el destino del dinero que se recauda, pero el gabinete de propaganda y prensa del Consistorio, que controla con mano de hierro el político Jesús Espino, hace años que no contesta las preguntas de EL OBSERVADOR porque no le gustan, y borra los correos que le llegan desde su redacción sin ni siquiera abrirlos, como publicamos en su día (leer El Gabinete de Comunicación del Ayuntamiento de Málaga censura y no responde a ninguna pregunta de EL OBSERVADOR desde hace más de un año. La revista presenta un escrito ante el secretario municipal por la actitud de su director Jesús Espino).


Es curiosa la ingente cantidad de dinero que se supone que se ha debido recaudar si se hace caso a los cálculos que se cuelgan en las redes. Así, el Ayuntamiento de Málaga tuiteó a las 4:00 p. m. de ayer martes 12 de enero, un hilo compuesto por tres entradas. La primera decía: "La Policía Local del Ayuntamiento de Málaga ha denunciado, en lo que llevamos del año 2021 (11 días), a un total de 953 personas por el incumplimiento de las medidas preventivas establecidas debido a la crisis sanitaria de la COVID 19".

La segunda, puntualizaba: "Concretamente, un total de 566 corresponden a denuncias por el incumplimiento del uso de la mascarilla. Esta cifra supone una media de 40 denuncias diarias de lunes a viernes, cifra que aumenta considerablemente los fines de semana". Y remataba: "En estas casi dos semanas, la Policía Local ha puesto un total de 378 denuncias por el incumplimiento del toque de queda, establecido, hasta ayer lunes 11 de enero a las 23:00 horas, y que en estos momentos, está establecido en las 22:00 horas".


El concejal del ramo, Avelino Barrionuevo, deberá contestar antes o después si esta política coercitiva dirigida a los ciudadanos de Málaga por parte de la municipalidad sirve para algo o estos se la toman a cachondeo porque no se consiguen cobrar las posibles sanciones o son ridículas. Tiene que explicar si es útil o es una más de las políticas mediáticas de autopropaganda a las que es tan aficionado el alcalde Paco de la Torre y que no sirven absolutamente para nada.

Pueden leerse AQUÍ otras informaciones referidas a la política de agitación y propaganda que se lleva a cabo desde el Ayuntamiento de Málaga.