“Hemos hecho una plataforma de afectados por la depuradora, pero en realidad todos los malagueños son afectados, porque si en Málaga cortan 20.000 árboles, respiraremos un aire peor”, explica Mari Carmen Mestanza, cuyo abuelo creó la vega en 1924

“Si aquí se van a cortar 20.000 árboles y conseguimos 20.000 personas uno en cada tronco de un árbol, esta vega no desaparece, ¡necesitamos 20.000 valientes!”, reclama Mari Carmen Mestanza con la voz quebrada

“Yo pido que se suspenda todo el procedimiento porque hay un derecho de defensa que no se cumple si no te dan la información completa. La Ley de Transparencia es clara, la información y el derecho de participación ciudadana es un derecho fundamental”, expone Marcelino Abraira, abogado de los afectados


18/01/21. Opinión. Medioambiente. Mari Carmen Mestanza, cuyo abuelo creó la Vega Mestanza a partir de 1924, y el abogado de los afectados por la depuradora EDAR Málaga Norte, Marcelino Abraira, explican a EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com por un lado la desesperación que están viviendo los vecinos ante lo que consideran una injusticia y por otro las medidas...

...legales que están tomando para impedir su construcción, respectivamente. Y es que la Junta de Andalucía quiere construir una depuradora de aguas residuales arrasando cientos de fértiles hectáreas de huertas y cítricos, cuando hay otros lugares para levantarla. Intereses políticos y privados quieren inclinar la balanza hacia el lado contrario a los vecinos propietarios de los terrenos.

Según explica a EL OBSERVADOR Juan Manuel Mancebo, exconcejal de Equo en Alhaurín de la Torre, “Hace unos años se reunieron los alcaldes de Málaga, Cártama, Pizarra, Alhaurín de la Torre y Alhaurín el Grande, y ninguno quería hacerla en su municipio. Acaban decidiendo colocarla en un terreno de Málaga pero pegado a Alhaurín, en los terrenos de la huerta de Mestanza. Es una zona agrícola, de cítricos principalmente, todos privados que hay que expropiar para poder construirla”. El cambio de opinión de Joaquín Villanova, alcalde de Alhaurín de la Torre, puede estar motivado porque esta infraestructura supone que se tiene que elevar 9 metros toda la zona, “para evitar que se inunde, y esa elevación protegería río abajo una zona de mucho interés especulativo y urbanístico, que es la futura ciudad aeroportuaria”. Para Mancebo “Al final, con dinero público, con esa depuradora que se financia con dinero de todos, se eleva el terreno y se protege una futura inversión privada como es la ciudad aeroportuaria. Esa es un poco la trampa de por qué el Ayuntamiento, el alcalde, acepta esta ubicación. A cambio de que al final les va a facilitar un proyecto que hoy por hoy está paralizado porque es inundable, y si se hace la depuradora pues ya lo tiene protegido y le va a facilitar mucho que le autoricen la ciudad aeroportuaria”. Para más inri la depuradora no va a depurar el agua de Alhaurín ni de Málaga, sino de los municipios que hay más arriba.


EL OBSERVADOR se ha puesto en contacto con Mari Carmen Mestanza, vecina de la Vega Mestanza. Su abuelo llegó a la zona en 1924, cuando no había nada, y poco a poco fueron plantando árboles. Hoy hay más de 20.000 naranjos, limoneros y mandarinos. “La Vega Mestanza es la única que le queda a Málaga capital. Tenía muchas vegas a la orilla del río Guadalhorce, que es su límite, y las fue convirtiendo en cemento, en polígonos, casas, barriadas… y Málaga pensaba que no tenía vega ya, pero resulta que Mestanza está en la margen derecha del río, y no hay puente, entonces se ha quedado aquí como una joya”, explica Mari Carmen.

No entiende por qué han elegido Mestanza para ubicar la depuradora: “Y ahora por un proyecto que quieren hacer, una depuradora, que hay alternativas viables para ponerla en otro sitio, se empeñan los políticos en construirla aquí, y terminar con la última vega de Málaga. Esto lo tienen que saber los malagueños, van a cortar 20.000 árboles, naranjos, limoneros, mandarinos… Y teniendo opciones, teniendo parcelas que son viables, y más económicas. Esta depuradora está presupuestada en 131 millones de euros, mucho más cara de lo normal, porque está en terreno inundable, porque está al lado del río Guadalhorce y ahora con estas lluvias ya se ha inundado la vega. Entonces como van a hacer una depuradora si el río inunda, pues han pensado en hacer una isla y ponerla encima, claro, por eso cuesta 131 millones, con dinero público se levanta una isla”. Cuenta que los políticos que han ido a ver la vega están de acuerdo en escoger otra ubicación para la depuradora: “El alcalde de Málaga quiere salvar esta vega, porque el desconocía su belleza. Cuando estuvo aquí dijo que iba buscar otro sitio, consultó con su ingeniero que le acompañaba acerca de la alternativa de construirla al lado de la EDAR del Guadalhorce, le preguntó “¿Reúne los requisitos técnicos?, Si. ¿Hay suficiente terreno?, Si. ¿Se puede construir?, Sí. ¿Hay algún problema?, No, ¿Es más económica?, Sí. ¿Es inundable?, No, apenas es inundable”. Y se fue de aquí diciendo: “Vecinos voy a proponer otra ubicación,. No sé si la Junta de Andalucía me la aceptará”. Y la Junta dijo que no, que ya era demasiado tarde. Nunca es demasiado tarde para evitar un crimen, y esto es un crimen ecológico y económico”.

Mari Carmen junto a Francisco de la Torre

La señora Mestanza hace un llamamiento a todos los malagueños para que se movilicen: “Hay que levantar a Málaga. Si se corta una palmera en una acera y los ciudadanos son sensibles a la muerte de ese árbol, como no van a ser sensibles a la muerte de 20.000 árboles. La gente tiene que venir y verlo, y en cinco minutos comprenden lo que yo estoy contando, pero mucho mejor porque mis palabras son muy torpes para explicarlo. Hemos hecho una plataforma de afectados por la depuradora, pero en realidad todos los malagueños son afectados, porque si en Málaga cortan 20.000 árboles, vamos a respirar un aire peor, así que todos somos afectados. Lo más triste es que no se sepa, porque no tenemos capacidad para llegar a los malagueños. Yo a veces pienso que no es la Junta de Andalucía la que va a acabar con la vega, es la apatía de los ciudadanos o la ignorancia. Si aquí se van a cortar 20.000 árboles y conseguimos 20.000 personas uno en cada tronco de un árbol, esta vega no desaparece, ¡necesitamos 20.000 valientes!”.

Lucha legal contra la depuradora

Marcelino Abraira es el abogado de la Plataforma de afectados por la depuradora del Guadalhorce EDAR Málaga Norte. Aclara a EL OBSERVADOR las medidas legales que están tomando para impedir lo que considera una injusticia: “Se han presentado alegaciones, un contencioso (AQUÍ) ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía contra el acuerdo de construcción de la depuradora, porque la información sobre el acuerdo se suponía que era accesible a través de una página web, sin embargo ésta no funcionaba y entrabas en ella y no veías nada. Yo aporté con poderes notariales de la plataforma que era de Mestanza, y resulta que no veía nada. En base a esta cuestión he planteado un contencioso administrativo con medida cautelar ante el TSJ de Andalucía que espero que resuelva en el plazo de un mes. Pido que se suspenda todo el procedimiento porque hay un derecho de defensa que no se cumple si no te dan la información completa. La Ley de Transparencia es clara, la información y el derecho de participación ciudadana es un derecho fundamental. Los vecinos tienen derecho a saber, y yo también para preparar la defensa”.


Abraira entiende que la paralización del procedimiento es el primer paso que se tiene que dar para hacer las cosas decentemente: “Si se suspende el acto hasta que no se entregue la documentación adecuada a la gente para poder defenderse arrastraría a todo, a las expropiaciones y a todo lo demás. Intentan hacer una absoluta injusticia con los vecinos, y creo que todavía estamos a tiempo de evitarla porque es tremenda. La defensa se basa en que durante el periodo de alegaciones no se ha tenido acceso a la información para poder alegar. Lo que pretendemos con este recurso es paralizar todo el procedimiento para que se hagan las cosas decentemente. Yo creo que si se hacen bien no se puede llegar a la conclusión de que este es la mejor ubicación para la depuradora”.

Llegan los políticos

Por otro lado, el pasado viernes 15 la formación Adelante Alhaurín de la Torre dio una rueda de prensa en la propia Vega Mestanza, a la que asistieron los concejales Javier Caravias y Eduardo Sáez, la diputada provincial, Teresa Sánchez, y el parlamentario andaluz Guzmán Ahumada, tal y como explica el digital El Ágora Global (AQUÍ). En ella anunciaron la presentación en el Parlamento de una Proposición No de Ley en la que se reclamará una nueva ubicación para la Depuradora EDAR Málaga-Norte, ya que consideran que la ubicación escogida es nefasta por diversos motivos.

Sociales, al acabar con la forma de vida de los propietarios de los cultivos, y con las viviendas de cien familias. Ambientales, al suponer la pérdida de 20.000 árboles y un enorme impacto sobre la biodiversidad asociada a campos cultivados. Económicos, porque supondría triplicar el gasto de dinero público en esa ubicación en vez de en otras muchísimo más baratas. Hidrológicos, al pretender ubicarse en la zona de desbordamiento natural del río, con las graves e imprevisibles consecuencias que conllevaría en la dinámica hidrológica de la zona.


Miembros del PSOE también han visitado la vega de Mestanza, donde se tiene previsto construir la estación de depuración de aguas a pesar de la postura en contra de los vecinos. El grupo formado por el secretario general del PSOE en Málaga, José Luis Ruiz Espejo; el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Málaga, Daniel Pérez; el exconsejero de Empleo de la Junta de Andalucía, Javier Carnero; por la secretaria general de Libertades y Política Territorial, Patricia Alba, y por los concejales en el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre Mustafá Bouajdi y David Márquez, se reunió con Mari Carmen Mestanza y Juan Santos Mestanza inspeccionando la zona. Ahora se muestran en contra de la ubicación escogida para albergar la depuradora, y aseguraron que pedirán explicaciones a la Junta de Andalucía, sobre todo teniendo en cuenta que existen otras ubicaciones que presentan un menor coste económico y ambiental como dicen los vecinos. Esto es algo digno de destacar, puesto que esta ubicación fue confirmada por el antiguo Gobierno del PSOE cuando mandaba en la Junta.

Conforme apunta Agustín Rivera en El Confidencial (AQUÍ), la EDAR sería la más cara de España con una inversión de 131 millones de euros. El proyecto arrancó en 2004 y hasta 2012 no se fijó que la ubicación sería en la zona de Vega Mestanza. Con la crisis económica, todo se paralizó y en 2017 se reactivó el proyecto con varias alternativas, entre ellas esta en Mestanza. Y fue el sitio de nuevo confirmado por el antiguo Gobierno del PSOE en Andalucía. Cuando en 2019 llegó al poder autonómico la coalición PP y Ciudadanos se retoma en la ubicación consensuada dos años antes. La Junta de Andalucía argumenta que no se puede retrasar más la depuración del agua en Málaga porque ya acumula una demora de dos décadas. El alcalde planteó un terreno junto a la actual depuradora situada en el Polígono Guadalhorce. Los técnicos municipales vieron con buenos ojos el nuevo lugar ofrecido, pero la Junta lo ha rechazado.

Especulación urbanística

Según explica a EL OBSERVADOR Juan Manuel Mancebo, exconcejal de Equo en Alhaurín de la Torre, “La Unión Europea lleva varios años sancionando a la provincia de Málaga, a Andalucía entera, y en particular a Málaga porque hay muchos municipios que no tienen tratamiento de aguas residuales”. Para solucionar esto “desde hace muchos años se viene cobrando un canon de vertido para estas infraestructuras, y al final una de las cosas necesarias es una estación de depuración de aguas residuales (EDAR) que apoye a la que hay en la desembocadura del Guadalhorce, en la Azucarera”. Esta estación tenía unos terrenos reservados al lado que son públicos pero están dados en concesión, “En principio se iba a ampliar la estación ya existente, en los terrenos colindantes. Esto tendría las ventajas de que no está cerca de viviendas, no destruye zona verde, zona agrícola y no hay que expropiar terrenos”. La depuradora que se pretende construir no es independiente, lo que va a hacer es un pretratamiento de las aguas residuales que luego tendrían que pasar por la depuradora del Guadalhorce, “con lo cual tiene más lógica que estén una al lado de la otra. De otra manera habría que bombear el agua varios kilómetros con unas infraestructuras importantes y costosas”.


Tal y como cuenta Mancebo, “Hace unos años se reunieron los alcaldes de Málaga, Cártama, Pizarra, Alhaurín de la Torre y Alhaurín el Grande, y ninguno quería hacerla en su municipio. Acaban decidiendo colocarla en un terreno de Málaga pero pegado a Alhaurín, en los terrenos de la huerta de Mestanza. Es una zona agrícola, de cítricos principalmente, todos privados que hay que expropiar para poder construirla”. El cambio de opinión de Joaquín Villanova, alcalde de Alhaurín de la Torre, puede estar motivado porque esta infraestructura supone que se tiene que elevar 9 metros toda la zona, “para evitar que se inunde, y esa elevación protegería río abajo una zona de mucho interés especulativo y urbanístico, que es la futura ciudad aeroportuaria”. Para Mancebo “Al final, con dinero público, con esa depuradora que se financia con dinero de todos, se eleva el terreno y se protege una futura inversión privada como es la ciudad aeroportuaria. Esa es un poco la trampa de por qué el Ayuntamiento, el alcalde, acepta esta ubicación. A cambio de que al final les va a facilitar un proyecto que hoy por hoy esta paralizado porque es inundable, y si se hace la depuradora pues ya lo tiene protegido y le va a facilitar mucho que le autoricen la ciudad aeroportuaria”. Para más inri la depuradora no va a depurar el agua de Alhaurín ni de Málaga, sino de los municipios que hay más arriba.

Por último, destaca que los vecinos de la zona se han organizado para defender sus intereses, que pasan por “demostrar los fallos que tiene el anteproyecto, que se ha analizado gracias a la Asociación de Vecinos de Mestanza con abogados, ingenieros agrónomos, ingenieros agrícolas, y se pueda paralizar el tema. La estrategia, aparte de la vía legal, es dar a conocer la situación, justificar que hay otra alternativa mucho más lógica que es ponerla al lado de la depuradora que ya existe en el Guadalhorce, que además es más económica, y no hay que expropiar ni destruir zona verde”.

Puede leer más informaciones relacionas:
https://revistaelobservador.com/component/search/?searchword=mestanza&searchphrase=all&Itemid=101