Concentración ‘¡Abracemos La Farola!’: “Animamos a la ciudadanía malagueña a que este domingo, día 30 de mayo, a las 11:00 de la mañana, le den un abrazo a La Farola. Nuestro total apoyo al colectivo Defendamos Nuestro Horizonte DNH que convoca el acto, que está haciendo un gran trabajo, con mucha constancia”

‘¡La Farola no se apaga!’. Este lema resume la intención de la asamblea abierta a todo el mundo que tiene lugar hoy, martes 25, a las 19:00 horas, por Internet, previa a la concentración ‘¡Abracemos La Farola!’, de este domingo 30, día en que el mayor símbolo de Málaga cumple 204 años. Convoca DNH

24/05/21. 
Opinión. Urbanismo. La portavoz de la confluencia de IU y Podemos en el Ayuntamiento de Málaga, Remedios Ramos, apoya las peticiones y convocatorias del colectivo Defendamos Nuestro Horizonte DNH respecto a que no se apague La Farola y a la no construcción del rascacielos del Puerto de Málaga. Ramos ha mostrado su apoyo a la iniciativa ‘Abracemos La Farola’ del próximo domingo día 30, a las 11:00 horas, y participará...

...en la asamblea abierta a todos, virtual, promovida por el colectivo, de esta tarde a las 19:00 horas por Internet. Además afirma que están “entusiasmados con la petición que ha hecho el Gobierno de que se estudie el impacto que puede tener el rascacielos en Málaga a nivel paisajístico”, ya que les da “esperanzas de que este proyecto especulativo no vea la luz nunca”. Informa EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

Remedios Ramos, portavoz del grupo de IU y Podemos en el Ayuntamiento de Málaga, asegura sobre el proyecto del rascacielos en el Puerto que “sobran argumentos para que el equipo de Gobierno en el Consistorio de marcha atrás. Como ya hemos venido denunciando es algo que perjudicaría a la ciudad de Málaga, a nuestra imagen, a La Farola, a nuestra identidad”.

Ramos entiende que se trata de un proyecto insostenible económicamente y que generaría problemas tanto de movilidad como de seguridad. Respecto a este último apartado indica que “estamos hablando de un rascacielos en el Dique de Levante, donde ante cualquier catástrofe se convertiría en una ratonera, y seguimos denunciando que nuestros bomberos carecen de equipos para intervenir en medios acuáticos”.

Además afirma que están ‘entusiasmados con la petición que ha hecho el Gobierno de que se estudie el impacto que puede tener el rascacielos en Málaga a nivel paisajístico’ ya que entiende que “viene a dar la razón a las peticiones del colectivo Defendamos Nuestro Horizonte y a lo que nosotros hemos venido diciendo” respecto al rascacielos, lo que les da “esperanzas de que este proyecto especulativo no vea la luz nunca”.

Respecto a la iniciativa ‘Abracemos La Farola’ promovida por el colectivo DNH, Ramos anima “a la ciudadanía malagueña a que este domingo día 30  de mayo, a las 11:00 de la mañana, acuda a darle un abrazo a La Farola”, remarcando que será una acto que “se celebrará con todas las medidas sanitarias de seguridad”. Por último ha mostrado su “total apoyo al colectivo, que está haciendo un gran trabajo, con mucha constancia” y ha recordado que Adelante Málaga es “el único grupo político que desde el primer momento hemos estado en contra de este proyecto, por supuesto siempre de la mano de los colectivos y de las plataformas ciudadanas”.


Plataforma Defendamos Nuestro Horizonte DNH

La Plataforma DNH contraria a la construcción del rascacielos, espera que en poco tiempo, este proyecto del mamotreto hotelero “será enterrado”, convencidos de que desde una ciudadanía organizada se puede conseguir paralizar proyectos especulativos que perjudican a la mayoría, en beneficio de unos pocos; e insisten ante el alcalde, que si “tiene dudas del rechazo mayoritario al referido mamotreto, que convoque una consulta popular tal como se le viene exigiendo desde la oposición municipal”.


Por estas razones, Defendamos Nuestro Horizonte ha convocado para hoy martes 25, a las 19:00 horas, una asamblea abierta y virtual, por Internet, para todas las personas, malagueños y malagueñas, que deseen participar. La asamblea se hará virtual, a través de la plataforma de vídeoconferencia Google Meet, y para participar, no es necesario instalar ninguna aplicación, solo pinchar en el enlace de la convocatoria que se puede pedir enviando un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

La asamblea se realiza con carácter previo e informativo a la anunciada concentración ciudadana, ‘Abracemos La Farola’, convocada para este próximo domingo día 30, a las 11:00 horas, en la explanada junta a la Farola, coincidiendo con la conmemoración de su inauguración hace 204 años. Para que no la apaguen, como quieren el presidente del Puerto, Carlos Rubio, y el alcalde de Málaga, Paco de la Torre, y para que no se construya el rascacielos. Desde DNH animan para que se vaya este domingo a La Farola a abrazarla. La concentración contará con todas las medidas de seguridad anti C OVID.



La Farola, 204 años después: más que un icono de Málaga

Y es que el próximo domingo 30 de mayo, La Farola de Málaga, cumple 204 años convertida en icono y emblema de una ciudad cuya historia y porvenir no se entienden sin el de su Puerto.


Fue inaugurada el domingo 30 de mayo de 1817, el día de San Fernando, en homenaje al entonces rey de España, Fernando VII y es obra del ingeniero militar coruñés Joaquín María Pery. Construida con piedra del Monte Gibralfaro por presidiarios como mano de obra, levantarla costó apenas 387.301 reales de vellón (AQUÍ), “lo que hoy en día serían unos 3,3 millones de euros”, explica Francisco Cabrera, “un bajo coste para un edificio de una envergadura de 33 metros. Es el único faro con nombre femenino de la península, y un auténtico símbolo que ha sobrevivido a terremotos, guerras, naufragios y que ha iluminado las puertas de Málaga a navegantes, pescadores y comerciantes.

Cualquiera podría pensar que todas esas numerosas vicisitudes de La Farola en su larga “vida”, iban a finalizar con la llegada de la “modernidad” que representan estos nuevos tiempos. Muy al contrario, La Farola se ha convertido, para algunos, en un objetivo de deseo para “hacer negocio”.


Hacer negocio con La Farola: Paulino Plata

Es con la llegada a la presidencia del Puerto de Paulino Plata, cuando comienza el acoso a este monumento e icono de nuestra ciudad.


Ya en mayo del 2015, el diario SUR, bajo el titular Los faros cobran vida (AQUÍ), anunciaba que el Boletín Oficial del Estado (AQUÍ) publicaba la solicitud de una empresa, La Farola 1817, S.L, que instaba a la Autoridad Portuaria de Málaga a la concesión administrativa para la rehabilitación y posterior explotación comercial de estas dependencias del ‘faro’, con el objetivo de darles un uso hotelero, abriendo un establecimiento con cuatro habitaciones y un restaurante con terraza, todo ello en una superficie concesionable de 415,48 m2 de parcela o suelo, más la edificación existente en dicha parcela, con 305,24 m2 del edificio de viviendas y 147,76 m2 del propio faro.

La noticia causó revuelo en nuestra ciudad, pero eso no fue óbice para que el presidente del Puerto, Paulino Plata, continuara con su iniciativa bajo el amparo del denominado proyecto Faros de España, que el gobierno del PP había decidido iniciar. En enero de 2014, Puertos del Estado impulsó este proyecto según el cual se fomentaría el uso hotelero en los espacios ociosos de los faros del país susceptibles de permitir este tipo de uso, al igual que ocurre en otros países del entorno; con el objetivo de conservarlos y acercarlos a la sociedad, proporcionando con ello una oferta turística única. La vicepresidenta y portavoz del Gobierno, en aquel entonces, Soraya Sáenz Santamaría, justificaba la decisión en que el inicio del plan de convertir faros en hoteles supondría “poner en valor estas edificaciones singulares que en ciertos espacios, sobre todo en lo referido a las viviendas de los fareros, estaban en desusos por lo que estos proyectos supondrían dinamizar la economía y el turismo singular bajo un enfoque de respecto al medio ambiente”.

Sin embargo, en Málaga, suponemos que discrepancias “comerciales”, aconsejaron desistir a Paulino Plata de sus pretensiones, y el puerto decide sorpresivamente, no conceder la concesión a la empresa que había ofertado para hacerse con La Farola,… y nunca más se supo que fue lo que ocurrió para ese cambio de actitud repentino del presidente del puerto. También ha quedado para la historia, el llamado Plan Faros de España propuesto por el gobierno del PP, ante el poco éxito de la iniciativa.

Tras ese intento fallido de reconvertir La Farola en hotel, se cambia el relato, y coincidiendo con la conmemoración de sus 200 años, Plata vuelve a anunciar un nuevo destino para el monumento: convertirlo en museo. Y una vez más, el diario Sur, en su papel de cronista de las intenciones comerciales de Paulino Plata, anuncia en mayo del 2017 (AQUÍ) que, “La Farola dejará de ser faro este año para convertirse en un museo”.


Ya en esa noticia, se informa sobre el hecho trascendental que supone esa decisión. El proyecto de reconvertir la Farola a uso museístico (en línea con la estrategia política del alcalde), se iniciaría a finales de ese año 2017, con el traslado de los equipos técnicos, especialmente la baliza luminosa y el radar, a una instalación en el Dique de Levante, y se reconoce que, a partir de entonces, el ‘faro’ de Málaga perderá su uso como tal, para convertirse en un nuevo reclamo cultural. Se apagará. Según Paulino Plata, esta iniciativa con un presupuesto de unos 700.000 euros, supondría poner en valor la primera y segunda planta y la terraza, con un programa museístico y de diseño interior. La idea era que las obras se pudieran acometer el año 2018, ya que, para Plata, esos fondos económicos previstos para 2017, se habían tenido que destinar finalmente a otras prioridades.

Una vez más desde el Puerto se anunciaba la reconversión del icono de la ciudad, pero en esta ocasión, con el reconocimiento de que La Farola se apagaba, después de 200 años luciendo y prestando la ayuda a la navegación para la que fue construida.

Pero una vez más, se ocultaba el verdadero motivo que había detrás de esa decisión:  El apagado venía motivado por la pretendida construcción, delante de La Farola (a 1.235 m de distancia) de un mamotrético edificio de 150 metros de altura, a iniciativa de una empresa privada catarí.

A los pocos días de este anuncio de Sur (AQUÍ), desde EL OBSERVADOR (AQUÍ), se denunciaba lo que esa noticia publicitaria realmente escondía, que “El rascacielos del Puerto hará que se ‘apague’ la Farola de Málaga, símbolo de la ciudad, que ha sido un faro en activo durante 200 años. El presidente del Puerto, Plata, utiliza la excusa de que va a convertirla en museo para ‘apagarla’ sin debate”. Es decir, “La construcción del hotel implica que la Farola tendrá que dejar de funcionar porque “entre un faro y el mar no puede haber nada que oculte su luz. El mastodóntico edificio hará de obstáculo tapando la Farola. Un museo innecesario es la excusa para ‘apagarla’”.

En dicho artículo se reproducía esta esclarecedora carta dirigida al director del diario Málaga Hoy:


Carta abierta a los malagueños

“Desde hace 200 años tenéis en vuestra ciudad un faro único, lo hemos visto en fotos, en postales, en reportajes, en anuncios, en películas… forma parte de Málaga”.

“Hasta hoy habéis presumido, y con razón, de él, de su belleza, de su historia, de tener el tercer faro más antiguo de España y el primero de Andalucía. Dentro de poco, si vosotros no lo remediáis, tendréis un museo más y un hotel de lujo único en Málaga, destinado a turistas ricos que dejarán más dinero en la ciudad, pero pagaréis un precio por ello: perder La Farola como faro”.


No es verdad que vayan a desmontar sus sistemas de ayuda a la navegación para convertir la torre en museo, no es verdad que a los políticos de turno les interese esa acción supuestamente cultural, la verdad es muy distinta”.

Los sistemas de ayuda a la navegación de La Farola se desmontarán porque entre un faro y el mar no puede haber nada que oculte su luz, ni siquiera parcialmente, y ese hotel de lujo tan alabado desde la Junta de Andalucía hasta vuestro Ayuntamiento pasando por la Autoridad Portuaria lo haría y crearía una zona de sombra inadmisible. Por eso se cambiarán esos sistemas al extremo del dique”.

Dentro de unos años iréis a ver desde fuera el hotel de lujo al que la inmensa mayoría no podrá acceder y, en cambio, pasaréis junto a la torre que era el tercer faro más antiguo de España y el primero de Andalucía, junto al único que tuvo nombre femenino, porque, una vez desmontados sus sistemas y su luz la Farola ya no será un faro”.

¿Podréis explicarles a vuestros hijos que unos políticos celebraron su 200 aniversario desmantelándole su alma de faro y que Málaga no hizo nada? ¿Podréis decirles que vosotros presumíais de esa Farola pero que ellos nunca la verán encendida como faro porque no hicisteis nada para evitarlo?”.

Francisco García Martínez (Sevilla).



Quieren apagar La Farola porque les molesta para el rascacielos

A finales de 2017, el Puerto ya reconoce que La Farola se va a apagar en 2018. Así se aseguraba por su gabinete de prensa y propaganda Malagaport a esta revista (AQUÍ).


También se manifiestan en contra del apagado de La Farola, desde la Universidad de Málaga. El profesor de Historia del Arte de la UMA Francisco Rodríguez Marín reclama el valor patrimonial e histórico de La Farola, a la que califica de símbolo de nuestra ciudad. En un artículo publicado en La Opinión de Málaga (AQUÍ) señala que aplaude “la decisión de dotar al faro de un uso cultural que implicaría hacerla accesible a malagueños y visitantes. Pero está claro que este uso como museo no es incompatible con que siga ejerciendo la función para la cual fue diseñada”.

“La razón, pues, es otra, y es la construcción de un rascacielos en el extremo del muelle de levante que, al interponerse entre el faro y el tráfico marítimo, proyectaría un cono de sombra inadmisible por el perjuicio que ocasionaría a la seguridad marítima. Por ello la solución propuesta ha sido fácil, aunque taimadamente ocultada a la opinión pública: trasladar el sistema óptico al otro extremo del rascacielos y recurrir al pretendido museo -para el que no existe financiación-, como excusa para el ‘farolicidio’”.

Desde la denuncia publicada por esta revista, se ha venido insistiendo en las pretensiones del puerto, en este caso ya con un nuevo presidente nombrado por el PP, Carlos Rubio, quien ha abrazado como un hooligan el proyecto del rascacielos, y por tanto del apagado de La Farola, en cumplimiento de los deseos del alcalde de Málaga Paco de la Torre.

También, durante el periodo de información pública a la Modificación del Plan Especial del Puerto, este asunto fue motivo de la presentación de alegaciones. La Sección Sindical de UGT en la Autoridad Portuaria, insistía en que “el artículo 56 del TRLPEMM coloca en plena ilegalidad cualquier construcción que cause interferencia o perturbación que a su vez afecte a la señalización marítima, afectación que en el caso del proyectado rascacielos del Dique del Este del Puerto de Málaga debe reputarse sin duda grave por el menoscabo redundante que supone sobre la señal marítima y los otros servicios (AIS-VTS y GPS Diferencial) afectados a la seguridad marítima y que se proyectan, emiten o gestionan” (AQUÍ).

El pasado enero, y al quedarse el puerto sin relato que le permitirse seguir ocultando las motivaciones para el apagado de la señal luminosa, por fin, ya se reconoció por el ente público que preside Carlos Rubio, que el motivo para apagar La Farola es la pretendida construcción del rascacielos.

Málaga Hoy (AQUÍ) informó que se contempla en los informes de la Autoridad Portuaria en el marco de la modificación urbanística necesaria para hacer posible la construcción del rascacielos que, “queda clara la intención del Puerto de trasladar la señal marítima a un nuevo emplazamiento, en concreto al extremo del dique de Levante. Una operación que, de acuerdo con las previsiones económicas manejadas en el plan de urbanización requerido en el proyecto, supondrá una inversión de 1,5 millones de euros.”


https://youtu.be/gUaN_ZIHxVg

Y una vez más, profesores de la UMA, (AQUÍ) insisten en el no apagado, resaltando que “la conservación del patrimonio permite y exige, siempre que sea viable, que se mantenga la función original del inmueble. La declaración como monumento, ni siquiera la de BIC, no implica en absoluto que pierda su función original ni que sus ocupantes tengan que abandonarlo; antes al contrario, lo aconsejable es que conserve el uso para el que fue diseñado. La famosa Torre de Hércules, en Galicia, continúa funcionando como faro dos milenios después de su construcción, y es no sólo BIC, sino que también forma parte de la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO. La Farola de Málaga no es, como la torre de Hércules, el faro en funcionamiento más antiguo del mundo, pero si es el tercer faro en funcionamiento más antiguo de España y el segundo de la península, precisamente detrás de la Torre de Hércules. Por tanto, la Farola debe seguir siendo un faro vivo, que señalice, con su particular código, al puerto de Málaga, al menos mientras sigan siendo necesarias para la navegación estas señales luminosas”.

Cabe señalar que, el coste que a la tesorería del Puerto provocaría la construcción del rascacielos, con la instalación de un nuevo faro, sería con cargo a dinero público, gasto que ahora se cuantifica en 1,5 millones de euros; el doble de lo anunciado por Paulino Plata (700.000), presupuestándose en las cuentas del puerto una partida total de 2.626.000 euros para la ejecución de las obras de urbanización que provocarían el rascacielos.

Hay que insistir, que todas esas iniciales pretensiones de reconvertir La Farola en museo, no tienen por qué ser incompatible con que La Farola siga alumbrando. Sin embargo  Carlos Rubio, al pretender apagarla, por el estorbo que supone un obstáculo de 150 metros delante de su haz de luz, si se ha encontrado con el ‘inconveniente’ que le supone lo fijado por la legislación estatal que regula las Señales Marítimas.

El Real Decreto Legislativo 2/2011, de 5 de septiembre (AQUÍ), por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante, en su artículo 56, bajo el título ‘Articulación urbanística de los puertos’, se indica lo siguiente:

“1. Para articular la necesaria coordinación entre las Administraciones con competencia concurrente sobre el espacio portuario, los planes generales y demás instrumentos generales de ordenación urbanística deberán calificar la zona de servicio de los puertos estatales, así como el dominio público portuario afecto al servicio de señalización marítima, como sistema general portuario y no podrán incluir determinaciones que supongan una interferencia o perturbación en el ejercicio de las competencias de explotación portuaria y de señalización marítima, requiriéndose informe previo vinculante de Puertos del Estado, previo dictamen de la Comisión de Faros, en los casos en los que pueda verse afectado el servicio de señalización marítima por actuaciones fuera de los espacios antes mencionados, cuando en sus proximidades exista alguna instalación de ayudas a la navegación marítima”.

En el artículo 137 de este Real Decreto se recoge que:

“7. Para la protección del servicio que prestan [en referencia a las señales marítimas], garantizando su adecuada identificación y uso, el Ministerio de Fomento, a propuesta de Puertos del Estado, oída la Comisión de Faros, podrá establecer las servidumbres necesarias para garantizar la eficacia de las señales y de la prestación del servicio”.

Y es en aplicación de este articulado, que el equipo de gobierno del Ayuntamiento, se ha visto obligado a solicitar al Ministerio de Transportes, Puertos del Estado, el preceptivo informe. Así lo especifica el acuerdo adoptado por el gobierno del PP en el ayuntamiento, (AQUÍ pag.18) que tras rechazar las numerosas alegaciones presentadas por la ciudadanía, acordó el pasado 27 de Noviembre: …la presente Modificación no podrá́ ser aprobada definitivamente hasta tanto la Autoridad Portuaria se pronuncie sobre los aspectos de su competencia y remita el expediente, a su vez, a Puertos del Estado a fin de que dicho organismo formule las observaciones y sugerencias que estime conveniente, previo dictamen expreso de la Comisión de Faros sobre la posible interferencia o perturbación de dicha Modificación en el ejercicio de las competencias de explotación portuaria y señalización marítima y sus servidumbres, y sobre las soluciones planteadas sobre dicho particular en la presente Modificación; todo ello, de conformidad con lo dispuesto en el articulo 56 apartados 1 y 2 c) del TRLPMM.

Y es, en ese punto de la tramitación administrativa, donde estamos al día de hoy.

Pueden leerse AQUÍ otros artículos relacionados con La Farola y el rascacielos del Puerto de Málaga