Francisco Montesino, sobre los antiguos balcones de La Mundial: “Eran de mármol con ménsulas, y ahora es simplemente el forjado que sobresale, entonces es un puente térmico. O sea funciona mal, no tiene sentido técnico, ni estético, ni conceptual, están haciendo un pastiche”

Pablo Farfán cree que “la calidad de La Mundial en el interior era de un palacio, y difícilmente van a conseguir eso ahora
. Los voladizos de los balcones eran macizos de mármol, tenían ménsulas talladas, los suelos eran de mosaicos Nolla, la yesería era espectacular, con formas en las paredes y en los techos, la escalera también era monumental”


12/01/22. Redacción. La réplica del edificio de La Mundial que se construye junto al ‘hotel de Moneo’, en la ribera del Guadalmedina, en el hoyo de Esparteros, puede que consiga engañar a algún despistado, pero parece claro que lo que no va a conseguir es que los conocedores del edificio lo den por válido. Moneo está pasticheando. Los arquitectos Francisco Montesino y Pablo Farfán lamentan...

...la pérdida de elementos originales del edificio que se podían haber conservado, como los balcones macizos de mármol, la solería y la carpintería, que se destruyeron en el derribo del edificio. “Se demolieron materiales de muy alta calidad, de la mejor calidad que había en su momento”, asegura Farfán. Es una información de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

Respecto al hotel de Moneo, Montesino entiende que “la propia definición ‘edificio de Moneo’ es, no sé si por parte de la prensa o del promotor, una decisión. Coger un arquitecto de prestigio para que aceptasen sus cambios urbanísticos, para que le permitiesen construir más superficie, para hacer un edificio más alto,… el tener a tu lado un arquitecto de prestigio hace que todos esos trámites, de cara a la opinión pública y de cara a los políticos, sean más fáciles”.

Para Montesino el hotel representa un problema no tanto arquitectónico como urbanístico. “Yo no voy a criticar a un premio Pritzker, que tiene una experiencia dilatadísima, sino que el problema viene de antes, es urbanístico. Se han saltado el PEPRI Centro, se han cargado una calle que existía, Pasillo de Atocha, se ha aprobado más altura de la permitida, en definitiva se ha hecho una normativa ad hoc para ese solar”.


Para el arquitecto, la construcción de la réplica de La Mundial, se trata de “una operación estética para poder decir ante la ciudadanía que la han conservado”. Montesino recuerda que, aunque “Málaga tiene tradición de no valorar lo que tiene, y por esto tenemos el centro histórico que tenemos, que cada vez es menos histórico”, con La Mundial “si hubo más movilización, fue como la gota que colmó el vaso, y muchos ciudadanos dijeron hasta aquí hemos llegado. Fue como un despertar de la ciudadanía, aunque no de la mayoría, porque no se hubiese derruido”. Y es que, según Montesino, “siempre se pone en Málaga el ejemplo del desarrollismo, con destrucción de edificios históricos en el centro de la ciudad, pero cuando más destrucción ha habido de patrimonio histórico ha sido en los últimos años bajos el mando del actual alcalde Francisco de la Torre”.


Respecto a La Mundial, el también arquitecto Pablo Farfán explica que “la calidad de La Mundial en el interior era de un palacio, y difícilmente van a conseguir eso ahora”. Así, Farfán detalla que “los voladizos de los balcones eran macizos de mármol, tenían ménsulas talladas, los suelos eran de mosaicos Nolla, la yesería era espectacular, con formas en las paredes y en los techos, la escalera también era monumental, las carpinterías,… todo eso se podía reutilizar y lo destruyeron”. “Se demolieron materiales de muy alta calidad, de la mejor calidad que había en su momento”, continúa Farfán, “y parece que solo reutilizaron la cerrajería, que era de los Heredia e incluso tenía su marca, pero lo normal es reciclar la carpintería y los suelos también”.


Montesino opina que “han derribado La Mundial y han construido un edificio que podría parecerse, pero que lo único que va a mantener es la rejería y la barandilla de los balcones. Creo que tiene incluso otra altura, no estoy seguro, y por supuesto otro sistema constructivo, y otro emplazamiento”. Al respecto, Farfán cree que “se podía haber hecho con un poco más de cariño, pero parece que no hubo interés”, ya que “están haciendo un edifico convencional actual, de finales del siglo XX principios del siglo XXI, ni siquiera una buena construcción actual”. Farfán recuerda que La Mundial “era un edificio con unos muros de medio metro, con ladrillo macizo, con unas estructuras roblonadas de acero que eran nuevas en esa época en Málaga, eso era muy valioso”, mientra ahora “están haciendo una construcción con pórticos de hormigón, con ladrillos y aislantes, como una construcción normal o una VPO, por decir algo”.


Especialmente dolorosa es la pérdida de los balcones. “Eran de mármol con ménsulas, y ahora es simplemente el forjado que sobresale, entonces es un puente térmico. O sea funciona mal térmicamente, no tiene sentido técnico, ni estético, ni conceptual, están haciendo un pastiche”, asegura Montesino. Algo similar opina Pablo Farfán, que cree que “cambiar un voladizo de mármol Macael por un voladizo de hormigón armado haciendo la forma con escayola es una pérdida considerable, es una réplica de mala calidad”, y que asegura que vio “como los destruían con las máquinas cuando la derribaron, y eran totalmente recuperables, para la nueva mundial o para otro sitio”.

Fotos de La Mundial de Pablo Farfán.


Puede leer AQUÍ más artículos relacionados con esta información.