Hesperia mantiene abiertos distintos frentes judiciales con varios de sus caseros a los que les gestiona sus edificios, porque no les paga la renta acordada, lo que lleva aparejadas las consiguientes órdenes de desahucio de esos hoteles de los inmuebles afectados

La empresa de Castro Sousa ha pasado de tener un beneficio de 15,5 millones de euros en 2019 a unas pérdidas de 48,3 millones en 2020
, estando a la espera de que el Gobierno decida sobre su petición de ayuda de 55 millones de euros a la SEPI, para hacer frente a las pérdidas ocasionadas por la pandemia


16/03/21. Redacción. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. El Grupo Hesperia, elegido por el fondo de inversión catarí Al Alfia para gestionar supuestamente el hotel rascacielos que promueve en el puerto de Málaga, según el diario Sur (AQUÍ), tuvo unas pérdidas de 48,3 millones de euros en el año 2020, lo que le hizo bajar 45.544 posiciones en el Ranking...

...Nacional de Empresas según ventas (AQUÍ), elaborado por elEconomista.es, y depende de un préstamo de 55 millones solicitado, y aún no concedido, al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas de la SEPI para poder sobrevivir.


La cadena hotelera, fundada por Sergi Busquets en el año 1965 y propiedad actualmente de la familia Castro Sousa, que se encontraba en el año 2019 en el puesto 10.669 del Ranking Nacional de Empresas según ventas elaborado por elEconomista.es, ha bajado 45.544 posiciones hasta situarse en el puesto 56.213 del ranking en el año 2020, que es el último del que se tienen datos.

Y es que, tal y como publica Economía Digital (AQUÍ), la crisis del Covid-19 ha afectado gravemente al Grupo Hesperia, ya que la cadena hotelera presidida por Castro Sousa ha pasado de tener un beneficio de 15,5 millones de euros en 2019 a reflejar unas pérdidas por valor de 48,3 millones de euros en 2020, estando a la espera de que el Gobierno decida sobre su petición de ayudas por valor de 55 millones de euros a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para hacer frente a las pérdidas ocasionadas por la pandemia.


El Grupo, que tiene un total de 28 hoteles en cartera y gestiona 4.500 habitaciones a través de una plantilla de 1.550 trabajadores, según Economía Digital, ha visto como se desplomaba su facturación desde los 137 millones de euros alcanzados en 2019 hasta los 30,3 millones en 2020.

Además, Hesperia mantiene abiertos distintos frentes judiciales contra varios de sus caseros tanto por impago de rentas y sus consiguientes órdenes de desahucio como por sus tentativas para renegociar alquileres, según afirma Economía Digital.

Así, la sección primera de la Audiencia Provincial de Barcelona desestimó el recurso que Hesperia presentó para evitar que Exia, su casero en el Hotel Hesperia Presidente de Barcelona, ejecutase los pagarés entregados para el pago de la renta del inmueble que opera a través de su filial Desjust, ya que la jueza considera que la “adopción de las medidas interesadas supondría que fuera la arrendadora quien asumiera totalmente las consecuencias de la situación generada, sin que la misma influyera a la arrendataria y su garante, lo que en cualquier caso resulta desproporcionado, siendo la arrendataria la que mantiene la posesión del inmueble”.


Lo que sí ha logrado es que la sección cuarta de la Audiencia Provincial de Barcelona estime su recurso de apelación para que se le reconozca la cautelar que impide su desahucio del Hotel Hesperia del Mar.

Algo parecido a lo que ha ocurrido en A Coruña, sonde el Juzgado de Primera Instancia número 13 ha ordenado por el momento la paralización del desalojo de Hotelera del Noroeste (filial de Hesperia) del establecimiento que la sociedad El Pote SA le arrendó para operar en la calle Juan Flórez, ya que “no se puede activar dicho proceso sin tener sentencia firme y sin haber dado opción a recurso”.

De esta manera, la bajada de ingresos ocasionada por la crisis del Covid-19 ha llevado al grupo Hesperia a buscar la renegociación de alquileres; a multiplicar casi por seis sus despidos (pasó de 43 en 2019 a 268 en 2020); y a aplicar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para 1.013 empleados, tal y como publica Economía Digital.


El presidente de la compañía, José Antonio Castro Sousa, tiene pendiente, según Economía Digital (AQUÍ) un antiguo caso judicial de cuando estaba al frente de la desaparecida Bankpime, entidad financiera catalana que en 2011 fue absorbida por Caixabank.

La fiscalía pediría cuatro años de prisión para Castro Sousa por un presunto delito de insolvencia punible, relacionado con una fracasada operación de venta de participaciones de Bankpime a Kota Investments, además de una indemnización de 2,47 millones de euros, en concepto de responsabilidad civil, por los supuestos intereses no abonados a Kota.


El Puerto de Málaga, en el que presuntamente la empresa Hesperia gestionaría el supuesto rascacielos a construir, estuvo la semana pasada en el punto de mira informativo porque la Policía detuvo a un funcionario y a otras tres personas más acusadas supuestamente de corrupción por posible apaño de contratos. Una corrupción que el sindicato UGT viene denunciando desde hace 10 años que se produce en el puerto malagueño de una forma estructural (AQUÍ).

Artículos relacionados AQUÍ.