“A Olona no se la para con palabras, con noticias feas sobre ella (al contrario), con recursos contenciosos, o con cualquier otro supuesto obstáculo. Solo se la para con votos”

“Tendrían que saberlo los ignorantes políticos andaluces de izquierda que se pasan la vida por un lado hablando de ella haciéndole gratis su exitosa campaña electoral y por otro mostrando que no pueden estar más desunidos y despistados”

OPINIÓN
Redacción de EL OBSERVADOR

25/05/22.
 Opinión. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. Las banderas nazis flotaban en los años cuarenta de forma oficial sobre Málaga, con motivo de cualquier fiesta, feria o jolgorio, como se aprecia en la fotografía. Da terror pensar que en algún momento de nuestra historia actual pueda volver a ocurrir un hecho semejante...


La fotografía en blanco y negro que acompaña este texto, cambia completamente de percepción y sentido y nos hace sentir algo diferente cuando sabemos que está tomada en una Feria en el Parque de Málaga, en los cuarenta, cuando los nazis eran muy amigos del Gobierno de Franco. Entra una cosa por el cuerpo difícil de describir, pero muy mala. Es algo perturbador y tóxico. No hace falta ni explicarlo ni justificarlo.


Entran ganas de vomitar, como a la mujer del dibujo que circula viralizado por las redes sociales, desgraciadamente sin autor a quien reconocerle la autoría. Y tampoco hace falta explicar por qué entran ganas de vomitar cuando uno piensa en Vox, en la candidata Olona y en su doctrina filofascista de ultra derecha. Solo hay que escuchar o leer lo último que haya dicho o hecho uno de sus cargos bien remunerados. Como lo que dijo ayer el loco del vicepresidente de Castilla y León sobre las posturas sexuales que los socialistas y rojos obligan a enseñar a los niños de seis años en las escuelas.


Pero más miedo da el comportamiento asustadizo de los políticos de izquierda y de derecha extrema, que ya le han hecho la campaña mostrando el miedo que le tienen en las urnas. Empezando con el perdedor presidente Juanma Moreno. Que antes de empezar a votar en estas que no han tenido lugar, ya está pensando en otras elecciones porque sabe que pierde. Es patético.


Y que vamos a decir de los inútiles políticos andaluces de izquierda. No han conseguido demostrar a los ciudadanos que sirven para algo. Lo único que han demostrado es que no sirven ni para ir unidos hacia un futuro cada vez más color marrón caca. No es que haya algún ego desorbitado que impida cualquier acuerdo. Es que solo hay egos desorbitados que impiden hasta tomarse una cañita juntos, los unos con los otros. Hay tres coaliciones, cada cual más esperpéntica. Cada una de ellas con cuatro partidos dentro peleados entre sí. Y un partido que se autodefine de izquierdas pero que no sabe ni venderse, y que espera recoger los votos que vayan cayendo alrededor de las urnas y alrededor de los actos electorales. También patéticos.


A Olona no se la para con palabras, con noticias feas sobre ella (al contrario), con recursos contenciosos, o con cualquier otro supuesto obstáculo. Solo se la para con votos.

Tendrían que saberlo los ignorantes políticos de izquierda que se pasan la vida por un lado hablando de ella haciéndole gratis su exitosa campaña electoral y por otro mostrando que no pueden estar más desunidos y despistados. Repetimos: a Olona solo se la para con votos. Que los dioses amparen a Andalucía.