Los productos de carne industrial “etiquetados” por Greenpeace en los supermercados malagueños y de otras localidades, son de un enorme impacto, son responsables del 19% de las emisiones globales de efecto invernadero y de buena parte de la contaminación de las aguas

En Málaga sobresale la ‘famosa’ macrogranja de Famadesa, del
exconcejal del PP Federico Beltrán, que fue declarada de interés público en 2015 por el Ayuntamiento de Málaga del PP junto con Cs, para poder situarse en suelo no urbanizable de especial protección

Beltrán recibió hace dos años de manos de la Junta de Andalucía (PP) 3,6 millones de euros en ayudas.
En los últimos 8 años, la macrogranja ha generado un total de 339.800 kilos de amoniaco, uno de los principales contaminantes que producen este tipo de instalaciones


31/05/22. 
Redacción. Voluntarios de Greenpeace han entrado durante la semana pasada en supermercados de más de 20 localidades españolas, entre ellas Málaga, para “etiquetar” con mensajes informativos los productos procedentes de la ganadería industrial, con la intención de que los consumidores conozcan el impacto que tiene la carne que comen. En la provincia de Málaga hay hasta 13 macrogranjas...

...de cerdos que están obligadas a declarar el amoniaco que generan, al superar las 750 plazas para cerdas reproductoras, que es el umbral que establece la legislación. Entre ellas figura la macrogranja perteneciente al exconcejal del PP en el Ayuntamiento de Málaga, Federico Beltrán, dueño de la empresa cárnica Famadesa. Es una información de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.


Con esta actuación Greenpeace quiere que los consumidores sean conscientes de que la ganadería, con su máximo exponente en las macrogranjas, es “la responsable del 19% de las emisiones globales de efecto invernadero (por encima del 14,5% calculado hasta ahora), así que no es menor su responsabilidad frente a la crisis climática en la que estamos inmersos”.

Concretamente en España, según la organización ecologista, el sector agrario “fue el único que incrementó sus emisiones en 2020 y, en gran medida, fue debido a las emisiones provenientes de la ganadería industrial. Según cifras del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el sector agropecuario es ya el tercer mayor responsable de las emisiones de gases de efecto invernadero en España con un 14% de las emisiones totales”. Y de éstas “la ganadería es responsable del 65% de las emisiones, o sea, de la gran mayoría. Cabe destacar que el sector agrícola es el responsable del 63% de las emisiones totales de metano – segundo gas de efecto invernadero con más emisiones en España – y, la ganadería, del 98% de éstas”.


Las macrogranjas en Málaga

En Málaga, al no existir una definición oficial de macrogranja, tampoco hay cifras oficiales sobre su cantidad. Pero sí hay algo que permite arrojar un dato: el Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes, que fue creado para controlar la influencia de las instalaciones industriales en el medioambiente. En este registro deben incluirse las granjas de porcino con capacidad para más de 2.000 cerdos de cebo de más de 30 kg o 750 cerdas reproductoras. Estas granjas están obligadas a informar de sus emisiones debido a su gran tamaño. En total en este registro nacional hay actualmente más de 3.750 granjas intensivas. Es el caso de 13 macrogranjas de cerdos de la provincia de Málaga, que están obligadas a declarar el amoniaco que generan, al superar esas 750 plazas para cerdas reproductoras, que es el umbral que establece la legislación.

Una de ellas es la macrogranja de cerdos que tiene el dueño de Famadesa, Federico Beltrán, en Campanillas, famosa al ser la primera macrogranja de cerdos, posiblemente de España, calificada de interés público, algo que hizo en septiembre de 2015 el Ayuntamiento de Málaga del PP con los votos de Ciudadanos (AQUÍ), cuyo apoyo fue fundamental al negarse el resto de grupos de la oposición al encontrarse “en un suelo no urbanizable de especial protección y que no estaban justificados ni eran rigurosos los motivos por los que se le otorgaba al proyecto la calificación de interés público”. Beltrán ha sido edil del Partido Popular en el Ayuntamiento de Málaga entre 1987 y 1995, ex presidente del Málaga CF y miembro del Consejo de Administración de Unicaja. Aunque tal vez la mejor baza de su currículo sea tener la suerte de ser íntimo amigo del actual consejero de Presidencia y ‘Padrino’ del PP malagueño y andaluz, Elías Bendodo.

El consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, visita la empresa
Famadesa de Federico Beltrán

Prueba de esto es la subvención que recibió su empresa Famadesa hace dos años de manos de la Junta de Andalucía. Y es que, estando el Partido Popular en San Telmo, con el apoyo de Ciudadanos y Vox, la empresa de Beltrán recibió de la consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible una ayuda de 3,6 millones de euros para acometer proyectos de innovación, incorporación de nuevas tecnologías, mejora y bienestar animal (AQUÍ).


En los últimos 8 años, la macrogranja de Beltrán ha generado un total de 339.800 kilos de amoniaco, que es uno de los principales contaminantes que producen este tipo de instalaciones, según se puede comprobar en la web del Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes (AQUÍ), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

En el resto de la provincia de Málaga se pueden encontrar, en el límite con la de Sevilla, otras 12 macrogranjas contaminantes destinadas a la cría intensiva de cerdos con más de 750 plazas para cerdas reproductoras (AQUÍ), a saber: La Mina, Granja Palacete, Granja el Monte, Granja el Pino, Exporcam y Granja porcina el Almendral, todas en Campillos; Granja el Tendedero, Granja la Pedrica y Granja Huerta la Dolorosa, en Teba; Granja las Herrizas, en Almargen; Cuatro Vientos, en Sierra de Yeguas; y Granja Rancho del Chocolate, en Cañete la Real.


Contaminación del agua

Además, la ganadería industrial también “contribuye de forma determinante a la contaminación del agua por nitratos, un problema tan grave en España que ha llevado a la Comisión Europea a abrir un procedimiento de infracción contra nuestro país en 2018 -procedimiento sancionador 2018/2250-“, aseguran. Por esto, y “ante la inacción de las administraciones, el pasado diciembre la Comisión decidió llevar a nuestro país ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por incumplimiento de la Directiva de Nitratos, lo que podría terminar en una multa millonaria contra España”.


A pesar de esto, para Greenpeace la industria “se sigue resistiendo a asumir su responsabilidad, busca falsas soluciones como huída hacia adelante y perpetúa el mismo y destructivo modelo industrial”.

Luis Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace España, explica a EL OBSERVADOR, que entiende que “las personas consumidoras tenemos un gran poder. Con los productos que elegimos cada vez que vamos a comprar, podemos mandar un mensaje firme a las empresas y administraciones”. Para conseguir esto, Ferreirim considera que es indispensable “saber cómo se genera nuestra comida”.


Para Ferreirim es “urgente que reduzcamos drásticamente la cantidad de productos de origen animal en nuestras dietas y que, aquellos que consumamos, provengan de la ganadería ecológica y local”, algo que sería beneficioso para “nuestra salud y la del planeta”.

Desde Greenpeace manifiestan que las macrogranjas “son el exponente máximo de la ganadería industrial, un modelo muy nocivo que sigue siendo el gran desconocido para buena parte de la población, sobre todo para la que se concentra en ciudades y compra en supermercados”.

Y es que “la publicidad para promover los productos cárnicos muestra, de forma engañosa muchas veces, a animales libres en el campo y no encerrados en naves industriales, donde en realidad se cría a la inmensa mayoría, generando enormes niveles de contaminación”, según los ecologistas. Por último, Greenpeace ha constatado que “aparecen cada vez más etiquetas que pretenden seducir a las personas con supuestas condiciones de “salud” y “bienestar animal”, cuando la realidad es muy diferente”.

Puede leer AQUÍ más artículos relacionados con esta información.