Julián Molina, profesor de la UMA: “Se trata de un problema social, no de ruido. Produces un aumento ‘artificial’ del precio del alquiler en una zona donde la renta es baja, con lo que vas a expulsar a los vecinos también de ese barrio”

Molina ha examinado esa subida por distritos, siendo los que más la han sufrido Palma-Palmilla, Centro, Ciudad Jardín y Campanillas. “Campanillas está relacionado con el PTA, pero, ¿qué pasa en los otros? Tienen zonas en el Centro...”

En la zona Este “también hay áreas de rentas bajas con altas concentraciones de pisos turísticos”, y son “las zonas de las casitas de la playa en Pedregalejo y El Palo. Dos barrios de gran interés cultural, que también están en riesgo de expulsar a sus vecinos, por no poder asumir las subidas esperadas en los alquileres”

02/06/22. 
Sociedad. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. Este martes, la periodista Nieves Egea, contaba en la Cadena Ser las dificultades que pasan algunos malagueños para poder pagar el alquiler de sus viviendas, llegando a suponer más del 50% de sus rentas familiares (AQUÍ). Julián Molina, profesor del departamento de Economía Aplicada...

...de la UMA, ha publicando un análisis en su perfil de twitter (AQUÍ) en el que relaciona el aumento del precio de los alquileres con el aumento de las viviendas turísticas en Málaga.

Para Molina la proliferación de viviendas turísticas se trata de un problema social, y es que  “escuchas hablar al alcalde y parece que el único problema de las viviendas turísticas es el ruido que generan a los vecinos, que evidentemente es un problema, pero el siguiente, y es un problema social, es que si hacen que en un barrio los precios del alquiler suban disparatadamente expulsan a la gente de ese barrio”.

Molina ha comprobado que según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en Málaga capital el precio del alquiler crece más que la media española, concretamente “vemos que, desde 2015 el precio en España ha subido un 5,9% y en Málaga un 10,6%, casi el doble. ¿Por qué?”.


Para intentar averiguarlo, Molina ha examinado esa misma subida por distritos, siendo los que más han subido los distritos Palma-Palmilla, Centro, Ciudad Jardín y Campanillas. Según Molina, “Campanillas está relacionado con el PTA, pero, ¿qué pasa en los otros distritos? Tienen zonas en el Centro...”.

“El problema es muy simple, cuando tiene un núcleo como el Centro, donde hay muchas viviendas turísticas, sube el alquiler disparatadamente, pero eso se va extendiendo, manzana a manzana. Radialmente”, asegura Molina. Así, “cuando la manzana que le toca invadir es de renta baja, a esa gente la expulsa. El problema es que se va expandiendo mientras sigue creciendo la demanda de pisos turísticos”.


Y es que en las zonas cercanas al Centro “ya hay una densidad importante de viviendas turísticas, que se puede ver en este mapa, con los datos de porcentaje de viviendas turísticas, datos también del INE”. Molina entiende que “la concentración de VUT (Viviendas de Uso Turísticio) del Centro se expande hacia el Norte, hacia esos distritos. Y eso es muy grave”, ya que “en esas zonas las rentas son muy bajas. El precio de alquiler sube por proximidad a la zona más turística, pero la renta es muy baja”.

Por lo que para Molina, las viviendas turísticas se tratan de “un problema social, no de ruido. Produces un aumento ‘artificial’ del precio del alquiler en una zona donde la renta es baja, con lo que los vas a expulsar también a los vecinos de ese barrio”. De esta manera, “la conjunción de barrio de renta baja y próximo al Centro produce un riesgo social enorme”.


Y para aproximar ese riesgo Molina busca “el ratio entre la renta y el porcentaje de viviendas turísticas en cada barrio, todo datos del INE”. Como suponía, “la expansión hacia el Norte pone en grave riesgo a varias zonas, que no podrán pagar los aumentos en los precios del alquiler”, ya que “todo el eje del Guadalmedina es una zona de renta baja. Los van a expulsar pero ya va a tener que ser fuera de Málaga, como dice el alcalde, a la periferia”.

Pero en la zona Este “también hay áreas de rentas bajas con altas concentraciones de pisos turísticos”, y son “las zonas de las casitas de la playa en Pedregalejo y El Palo. Dos barrios de gran interés cultural, que también están en riesgo de expulsar a sus vecinos, por no poder asumir las subidas esperadas en los alquileres”.


Para Molina “El problema de que una zona se haga popular para pisos turísticos es que para los nativos sube el alquiler en la zona pero su renta no sube. Cuantas más viviendas turísticas y menos renta hay en un barrio más riesgo de gentrificación”.