En su escrito a De la Torre, Ramos denuncia la pérdida de patrimonio histórico urbanístico en el Centro, al permitirse construcciones que no respetan el Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Centro Histórico de Málaga (PEPRI Centro)

Remedios Ramos: “De la Torre está instalado en el desarrollismo franquista, lo único que le interesa es derribar edificios en lugar de rehabilitarlos, derribarlos en lugar de mantener nuestra propia esencia de ciudad”


21/06/22. 
Sociedad. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. La concejala de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Málaga, Remedios Ramos, registró la semana pasada una carta dirigida al alcalde de la ciudad. Francisco de la Torre, en la que denuncia “la destrucción de los valores arquitectónicos y estéticos del centro histórico de Málaga”, ya que “se ha tolerado...

...la construcción o reformas de edificios que no cumplen con las mínimas normas estéticas urbanísticas contempladas en el PEPRI Centro (Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Centro Histórico de Málaga aprobado por el Consistorio, es la norma que delimita el urbanismo en el casco antiguo), teniendo en cuenta que el centro histórico está catalogado como Bien de Interés Cultural”.

Como parte de la operación urbanística  especulativa para construir  delante de ese edificio el hotel de Moneo, se derribó  el edificio protegido de La Mundial, y la promotora dijo que iba a construir una copia. ¿Para qué?, para ganar un dineral vendiendo el bloque para oficinas y encima quedar bien por lo buena que era  con el pueblo malagueño la empresa. Es decir, se derriba la verdadera  construcción en vez de rehabilitarla y se construye un  horroroso pastiche o falsa copia de La Mundial. Esa es la filosofía urbanística del gobierno de De la Torre. Que todo parezca algo que no es

Según explica Ramos, “le hemos mandado una carta al alcalde en la que mostramos nuestra preocupación por la despersonalización de la ciudad y la pérdida de patrimonio que estamos sufriendo”, algo debido a que el alcalde “ha hecho caso omiso al PEPRI del año 92 que articulaba la protección de los edificios”.


Y es que “en los años 60, 70 y 80 se han cometido numerosos atentados contra nuestro carácter de ciudad histórica, contra la arquitectura e incluso contra la vista”, pero “con la aprobación del PEPRI CENTRO en 1992 se iba a poner coto a esta situación con una normativa proteccionista y que buscaba mantener la esencia histórica del centro de nuestra ciudad”.

Este edificio es más alto que los que lo rodean porque se modificó la ordenanza en un trato especial para que así fuera. Es el llamado Hotel de Moneo porque se supone que lo diseño el conocido arquitecto. Dada su apariencia, no se puede considerar una de sus obras ‘mayores’

A este respecto, Ramos considera que “no se está haciendo nada, se ha quedado en una declaración de intenciones, y en nuestra ciudad cada día se están derribando edificios históricos”. Entre ellos la concejala cita el Palacio Nazarí o el edificio de La Mundial, sustituido por “el mamotreto que se está construyendo de Moneo, pese a las advertencias ciudadanas, que cada día lo están poniendo en evidencia”.


Desde Izquierda Unida consideran que “el alcalde sigue haciendo caso omiso a lo que debe ser velar por la ciudad, que también es velar por el patrimonio histórico y artístico de nuestros edificios”. Sin embargo, a juicio de Ramos, De la Torre “está instalado en el desarrollismo franquista, lo único que le interesa es derribar edificios en lugar de rehabilitarlos, derribarlos en lugar de mantener nuestra propia esencia de ciudad”.


https://youtu.be/uulnadFQlQo
Edificio nuevo en la Alameda Principal esquina a calle Torregorda, al que hace referencia la concejala Ramos. Pide al alcalde que le proporcione información sobre esta obra nueva, si cumple con la normativa del PEPRI Centro y si lo ha inspeccionado Urbanismo como nueva construccción que es

De esta manera, el planeamiento urbano del Ayuntamiento, tal y como asegura Ramos, se reduce a “derribar edificios y hacer bloques de apartamentos turísticos sin personalidad ninguna, edificios horribles, como el de la Alameda, el pastiche de la Mundial, los rascacielos que están construyendo por toda la ciudad, el de Martiricos, o el de los terrenos de Repsol”. Respecto a este último, Ramos destaca que “en lugar de hacer un bosque urbano, algo integrado en la ciudad, pues lo que quiere hacer es más rascacielos”.


Para Izquierda Unida “estos ejemplos de catetismo urbanístico no han cesado, se siguen haciendo auténticos bodrios urbanos. No es tolerable derribar edificios históricos para construir verdaderos atentados visuales”.

“La política urbanística del Partido Popular es especuladora, no vela por el patrimonio de Málaga, está instalada en el desarrollismo de los años 70 y no haciendo caso a la ciudadanía”, afirma Ramos, y parece que es algo que comparte la Junta de Andalucía, ya que “se lo ha advertido al Ayuntamiento respecto al Centro, le ha dicho que no les da más autorizaciones porque no se está cumpliendo con la Ley de Protección del Patrimonio”.

Los rascacielos de Martiricos son otro ejemplo del despropósito urbanístico de De la Torre. Para que unos pocos privilegiados con mucho dinero que puedan comprar esas viviendas, gocen de unas excelentes vistas, los cientos de miles de malagueños que son el resto de los vecinos de Málaga, se quedan sin ver ninguna más allá del mamotreto que las tapa con sus 130 metros de altura

Ramos entiende que “es necesario proteger los valores arquitectónicos que atesora Málaga, fiscalizar las actuaciones de los promotores privados y cumplir de forma estricta con la normativa urbanística, las leyes de protección patrimonial y las estipulaciones de la declaración del Centro como BIC”.


Otro ejemplo que evidencia esta política urbanística de De la Torre, según Ramos, es “querer construir a toda costa en los terrenos del Astoria, a pesar de que se ha hecho un descubrimiento arqueológico muy importante, quizá de los más importantes hallazgos en nuestra ciudad, sin embargo el alcalde sigue empeñado en construir ahí”. A la concejala le recuerda “cómo en su momento se echó cemento sobre el Teatro Romano, se construyó una Casa de la Cultura encima, y el alcalde quiere hacer igual”.

Para finalizar el escrito, Ramos solicita al alcalde que “nos remitan las infracciones urbanísticas que se han detectado desde 2015 hasta ahora y si se están poniendo multas o no”. La concejala espera “que se digne a contestar, a veces nos contestan de alcaldía, otras veces no”.

Carta al alcalde de la concejala Remedios Ramos

Sr. Alcalde,


Hemos recibido en nuestro grupo municipal varias quejas de personas y colectivos que denuncian la destrucción de los valores arquitectónicos y estéticos del centro histórico de Málaga y que en los últimos años se han tolerado la construcción o reformas de edificios que no cumplen con las mínimas normas estéticas urbanísticas contempladas en el PEPRI Centro, teniendo en cuenta que el centro histórico está catalogado como Bien de Interés Cultural. No es algo nuevo, en los años 60, 70 y 80 se han cometido numerosos atentados contra nuestro carácter de ciudad histórica, contra la arquitectura e incluso contra la vista. Pero se supone que, con la aprobación del PEPRI CENTRO en 1992 se iba a poner coto a esta situación con una normativa proteccionista y que buscaba mantener la esencia histórica del centro de nuestra ciudad.

Sin embargo, con las burbujas (inmobiliaria, turística, etc.) y especulación inmobiliaria de las siguientes décadas y de los últimos años todo se quedó en una mera declaración de intenciones. Existen muchos ejemplos, el “palacio nazarí” de la calle Méndez Núñez (en Google aparece aun el edificio antes de su reforma y horrible fachada); dos edificios históricos del ensanche de Heredia que se derribaron para hacer un edifico horrible de apartamentos turísticos, etc.

Estos ejemplos de catetismo urbanístico no han cesado, se siguen haciendo auténticos bodrios urbanos. No es tolerable derribar edificios históricos para construir verdaderos atentados visuales. El alcalde no puede seguir mirando para otro lado, ya no estamos en el desarrollismo franquista de la década de 1960 y 1970. Por eso, exigimos que se ponga freno a la escalada de atentados urbanísticos que se están produciendo en el centro histórico de Málaga y que obligue a cumplir las normas urbanísticas para evitar que Málaga siga deteriorando su patrimonio y degenerando hacia una ciudad sin identidad.


Nos preocupa que Málaga se está convirtiendo en una ciudad despersonalizada, en gran medida porque el equipo de gobierno tolera que no se cumplan las normas urbanísticas municipales. Tenemos que recordar que todo el conjunto del centro histórico de Málaga goza de la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC). Sin embargo, asistimos desde hace años a la destrucción y el derribo de numerosos edificios de los siglos XVIII y XIX.

Además, en el centro de Málaga están proliferando con la connivencia del equipo de gobierno edificios que son unos auténticos pastiches, unos bodrios que no contemplan la mínima estética y deterioran el valor arquitectónico y artístico de nuestra ciudad, desvirtúan el concepto de BIC y nuestra imagen de ciudad. Son muchos los ejemplos recientes de aberraciones cometidas en el Centro, con el caso paradigmático del edifico de la Mundial o el del mamotreto que en la actualidad está en construcción en plena Alameda Principal.

Hay que ponerle freno a esta situación de catetismo urbanístico. No es tolerable derribar edificios históricos para construir verdaderos atentados visuales. La ciudadanía lo denuncia en las redes sociales de forma constante, no se puede seguir mirando para otro lado, ya no estamos en el desarrollismo franquista de la década de 1960 y 1970 y tenemos que proteger nuestro patrimonio. Es necesario proteger los valores arquitectónicos que atesora Málaga, fiscalizar las actuaciones de los promotores privados y cumplir de forma estricta con la normativa urbanística, las leyes de protección patrimonial y las estipulaciones de la declaración del Centro como BIC.

En atención a lo anterior, le solicitamos que nos informe de las medidas que se estén adoptando desde el equipo de gobierno en relación al cumplimiento de la normativa en cuanto a los estándares arquitectónicos y estéticos del centro histórico; así como los expedientes de infracción y sancionadores que se hayan abierto en este sentido entre 2015 y 2022 cada uno de esos años. En particular, queremos saber si se ha inspeccionado el edificio de nueva construcción sito en Alameda principal, esquina con calle Torregorda.

Atentamente,
Remedios Ramos